Educación Emocional: No al efecto Pigmalion

Para un correcto desarrollo emocional infantil, no al efecto Pigmalión

¿Es adecuado etiquetar a los niños en sus conductas?

Cuántas veces de manera inconsciente, tanto padres como profesores, se ven en el papel de tener que “criticar” u “opinar” acerca del comportamiento de los niños en su presencia, sin percatarse de lo que un comentario mal interpretado por parte de los más pequeños puede suponer para su desarrollo personal y emocional.

Este comentario en el momento inadecuado o de la forma inapropiada puede tener unos efectos devastadores en la salud de los niños y los adolescentes, produciendo una huella imborrable a lo largo del tiempo sobre su autoconcepto, y como consecuencia, sobre su autoestima y autoconfianza.

Este hecho es lo que suele llamarse el efecto pigmalión, término acuñado por Rosenthal y Jacobson en la década de los 60, que de manera particular se aplicó a lo que sucedía en las aulas, cuando un profesor con ciertas expectativas en un determinado alumno, hacía que de manera inconsciente, éste se comportara tal como estaba pronosticado que iba a suceder, cumpliendo sus expectativas, para bien o para mal.

Formación del autoconcepto

El autoconcepto en todas las personas se forja desde la más tierna infancia, en función de las expectativas que las personas más allegadas y de mayor apego materializan en cada uno, de forma que un mal concepto de los padres, profesores o familia cercana, puede ocasionar una falta de confianza absoluta en el niño, de forma que se sienta inestable para desarrollar determinadas habilidades en un ámbito concreto.
ninos-jugando-matematicas

Un pensamiento en “Educación Emocional: No al efecto Pigmalion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>