EL MONO Y LAS PIEDRAS

Había una vez, un mono llamado Monki, que vivía en una isla, en gran parte habitada por monos. Los científicos más importantes del planeta, habían deducido que el cambio climático afectaría gravemente a esta isla, inundándola casi por completo.

Así que los monos decidieron hacerse, cada uno, una casa en la parte más alta de la isla, para estar resguardados de las inundaciones, el día que llegara el desastre.

 

Cuentos infantiles - el mono y las piedras

Monki, había hecho los planos de su casa para que resistiera a una gran inundación, y eso requería de piedras de gran tamaño.

Todos los monos hicieron su casa en un día, y después se pusieron a jugar a las cartas disfrutando de sus nuevos hogares.

Además, el resto de monos, se reían de Monki, porque cuando ellos ya tenían su casa construida, Monki sólo había hecho los planos de la suya.

Pero Monki estaba convencido de que su casa iba a resistir cualquier inundación y, aunque tardara mucho más en construirla, podría valer la pena.

Monki trasladaba una gran piedra al día, para construir su casa, por lo que la casa iba tomando forma muy lentamente.

El resto de monos seguían riéndose de él, ya que veían que Monki sólo ponía una piedra al día.

Pero a Monki no le importaba, y seguía subiendo una piedra al día para la construcción de su casa.

Al cabo de unos meses, cuando el resto de monos ya se había cansado de jugar a las cartas, Monki terminó su casa y, muy orgulloso, la inauguró con una gran fiesta, a la que invitó a todos los monos de la isla.

Pero justo ese gran día de la fiesta, el nivel del mar subió sin avisar, y todos los monos, asustados, fueron a meterse en sus casas.

Pero de repente, Monki habló al resto de monos, y les dijo: “Monos de la isla!, me he preparado para esta inundación, y todos tenéis sitio en mi nueva casa. Mientras vosotros os reíais de mí, he construido una casa que nos protegerá a todos de esta gran inundación. Id entrando y encontraréis vuestras habitaciones al final del pasillo.

Todos los monos se quedaron alucinados, e hicieron caso a Monki, y se metieron en su casa.

Y así fue como Monki y todos los monos, observaron como la gran inundación, tiró todas las casas de los monos, excepto la de Monki.

Los monos de la isla, comprendieron que Monki era el más inteligente de todos, y el más bueno y generoso, por querer salvarlos a todos de la inundación sin esperar nada a cambio.

FIN

Accede a la tienda, para comprar nuestros productos exclusivos.

Compartir por WhatsApp

Deja un Comentario en este cuento

5 comentarios
  1. 03521

    era muy largo y yo pedi corto la primera vez

  2. Pingback: THE MONKEY AND THE ROCKS

  3. Pingback: EL MONO Y LA PIEDRA | Dibujos para colorear

  4. Pingback: Bitacoras.com

Siguiente CuentoEL PACIENTE INGLES