MATIAS, EL LIBRO DE MATEMATICAS

Cuento Infantil para niños; creado por: Ulica Tizaber

Había una vez un libro de color naranja, que contenía muchos números, símbolos extraños y ejercicios, muchos ejercicios. El libro se llamaba Matías, y era pequeño. Vivía en una estantería de madera, en la segunda balda empezando por abajo, y él mismo no sabía muy bien quién era,

cuentos-infantiles-cortos-libro-magico

porque apenas le consultaban dudas.

Matías era muy observador, y lo que si veía es que todos los días dos niños pequeños jugaban a los pies de la estantería con todos los libros y cuentos que les parecían llamativos. Se sentía extrañado porque a él nunca lo elegían para hojearlo, ¡pero si era de color naranja y con dibujos!.

Un día el abuelo de los niños se sentó con ellos en el suelo a leer cuentos, y eligió a Matías para hojearlo junto a sus nietos. Los niños parecían aburridos al abrir por la primera página, pero de repente, les llamó la atención una determinada operación, que aunque habían visto antes en otros cuentos, ahora les hizo abrir los ojos y atender con mucha atención.

– “1+1= 2″

– “Uno más uno, igual a dos”, – dijo el abuelo.
“Son dos palitos unidos por otros dos palitos cruzados, dos rayas tumbadas y un número que parece un pato”, – dijo la nieta mayor.

El abuelo les explicó cada símbolo, lo que significaba y como se leía esa operación, y los niños aprendieron para siempre que uno más uno son dos.

Mientras tanto, Matías estaba muy contento porque estaba siendo leído, y empezó a ponerse nervioso, tan nervioso, que se cerró sin querer, y se cayó al suelo. El abuelo lo recogió, e intentó buscar la misma página de antes, pero cual sería su sorpresa, que Matías de lo nervioso que se había puesto, cambió la operación.

– “1-1= 0″
– “¡Qué raro!, ahora no encuentro la suma anterior”, – exclamó el abuelo.

Extrañado, cerró el libro y le dijo a sus nietos que por hoy era suficiente. Los niños se quedaron con ganas de ver más cosas sobre Matías, y al día siguiente, cuando llegaron a casa después de una dura jornada de colegio, buscaron la operación que su abuelo les enseñó.

Ya no estaba esa operación, había otra. La misma que el abuelo había visto la vez anterior.
– “1-1= 0″

Los niños intentaron interpretarla: – “un palito y otro palito con una raya tumbada en medio, dos rayas tumbadas y un círculo”. – Se quedaron pensativos.

Al rato, la niña mayor dijo: – “¡Lo tengo!. Si la otra vez aprendimos que uno más uno eran dos, y ahora aparecen los mismos números y sólo cambian los palitos cruzados y el número final, será porque en vez de sumar hay que quitar”.

– “Uno menos uno igual a… ¿qué número será este?”

Estaban ensimismados con Matías, y de sorpresa llegó el abuelo:

– “Abuelo, menos mal que has venido, mira lo que hemos aprendido: uno menos uno igual a círculo”.

El abuelo no pudo contener la risa, y les explicó que ese círculo era el número cero. Además se sentía muy orgulloso de la lógica de los niños, al intuir el significado del palito sin cruzar. Sus nietos ya sabían dos operaciones matemáticas, las cuales habían aprendido muy rápidamente.
El orgullo y la alegría que el abuelo sintió, enorgulleció a Matías, gracias a su inquietud por ser de utilidad a alguien, y haberse caído de los nervios que le entraron, los niños aprendían matemáticas de una forma divertida y para siempre.

La misión de Matías estaba clara, y cada vez que lo hojeaban, sentía ilusión y ternura por el aprendizaje de las matemáticas.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al final del cuento. ¡Gracias!

Un pensamiento en “MATIAS, EL LIBRO DE MATEMATICAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

13 − 5 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>