LA FLAUTA MAGICA DE ESTELA

Cuento Corto para niños/as, creado por: Ulica Tizaber

Estela era profesora de música de una escuela infantil para todos los cursos. Todos los días todas las clases tenían media hora de música con Estela, y en ese tiempo les enseñaba a los niños a solfear, a escuchar, a tocar diferentes instrumentos y a disfrutar de las melodías clásicas

cuentos-infantiles-cortos-musica

de diferentes compositores. El día se le pasaba volando.

Las clases eran muy amenas y emotivas, Estela llegaba con un instrumento o una partitura, y los niños podían palpar la música de cerca y aprender de su armonía. El momento que más disfrutaba Estela era en el que los niños se abstraían con la música y se quedaban obnubilados escuchando algo que gustaba a sus oídos.

Un día a Estela se le ocurrió llevar a la clase de los mayores una flauta, era un instrumento de viento que nunca antes ningún niño había visto, y les encantó el sonido que emitía y la melodía que aportaba al ambiente. Cuando terminó el día, Estela salió corriendo de la escuela porque tenía una cita médica, y se olvidó de la flauta. Se acordó de que se la había olvidado al poco de salir, pero ya no le daba tiempo a volver a por ella, así que pensó:

– “Como les ha gustado tanto, mañana volvemos a trabajar con la flauta”.

Al día siguiente, Estela llevaba un plan en la cabeza, uniría a todas las clases de todas las edades para su sesión musical. Y así lo hizo. Nada más empezar a mostrar la flauta a los más pequeños que aún no la habían visto, un sonido muy agradable salió del instrumento. Los niños se quedaron estupefactos, con los ojos muy abiertos miraban a Estela y a la flauta alternativamente, como si Estela fuera una maga.

La profesora fue la primera sorprendida, desconocía lo que estaba sucediendo, y no quiso hacer mucho caso para no desconcentrarse. Siguió con su explicación musical, y de nuevo la melodía. Esta vez, Estela se quedó igual de sorprendida que los niños, y todos con cara de sorpresa, comenzaron a aplaudir al son de la melodía que sonaba, para ver que pasaba después.

La flauta comenzó a girar mientras cambiaba de color y se volvía de color rojo, la música que salía de su interior era cada vez más bonita, y nadie quería perderse esa experiencia. Acudieron el resto de profesores y el director de la escuela, que no daba crédito a lo que veía y oía.

“¡Es una flauta mágica!”, – gritaron los mayores.

Estela no entendía lo que estaba sucediendo.

Poco después, la melodía iba sonando más despacio, y de nuevo la flauta se tornaba del original color crema. De repente, quedó posada en mitad de la sala grande con todos los ojos de la escuela puestos en ella. Estela se levantó y aún con cara de sorpresa, dio una explicación que en ese momento era la única que podía encajar en lo sucedido.

– “Anoche fue la primera vez que una flauta dormía en una escuela infantil, y como sabemos que los instrumentos tienen sentimientos, la flauta ha querido agradecernos a todos los que hacemos posible la música, la buena acogida y las buenas sensaciones que le hemos transmitido en este tiempo que hemos compartido con ella”.

A partir de entonces, la flauta mágica era el símbolo y el nombre de la escuela infantil, y todos los niños que salían graduados de la escuela, conocían todos los intrumentos, sabían solfear y tocar algunos de ellos, y tenían una sensibilidad especial a las melodias de las flautas.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al final del cuento. ¡Gracias!

2 pensamientos en “LA FLAUTA MAGICA DE ESTELA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

dieciocho + quince =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>