SABELOTODO, LA CIGÜEÑA SABIHONDA

Cuento Infantil para niños/as, escrito por: Ulica Tizaber

Había una vez una cigüeña que aún siendo bastante mayor, no sabía volar, se llamaba Sabelotodo, y ese nombre no era casualidad, el nido en el que habitaba estaba en un poste de la luz, bien alto.

Cuentos infantiles - Greña la cigüeña pequeña


Sabelotodo tenía un carácter muy fuerte, siempre estaba desafiando a quien le importunaba lo más mínimo, lo cual mantenía en tensión al ave de manera absurda, y además, presumía de saberlo todo, fuera cual fuera el tema, ella siempre creía saber qué decir y opinaba sin pedírselo, de aquí su merecido nombre.

Todos los que conocían a Sabelotodo, pensaban que era así para suplir su carencia de no saber volar, ya que se sentía insegura, y antes de que nadie le recomendara aprender, o intentar mover las alas, la cigüeña respondía con una de sus frases rimbombantes, que dejaban sin respuesta a los que la escuchaban, los cuales eran muy pocos.

Un día, unas nubes oscuras amenazaban lluvia fuerte en el horizonte, y todos los que pasaban por el nido de Sabelotodo le decían:

– “Amiga, ¿quieres que te ayudemos a bajar del nido?, has de ponerte a resguardo o te quedarás sin nido y sin plumas”.

La cigüeña, que todo lo sabía, contestaba a todos los mismo:

– “Estáis confundiendo los altocúmulos con altostratos, lo que se ve en el horizonte son altostratos, que lo único que harán será bajar levemente la temperatura, y que caiga una lluvia suave lejos de tener que perder mi nido”.

Poco a poco, vio como se quedaba sola, a su alrededor todos sus conocidos se habían resguardado del cielo que cada vez se tornaba más negro, y ella seguía ahí, de pie, intentando mantener el equilibrio de las fuertes corrientes de aire que comenzaba a notar. Al cabo de pocos segundos, comenzaron a caer gotas del tamaño de aceitunas gordales, Sabelotodo no podía abrir los ojos de la cantidad de golpes que estaba recibiendo, notaba como las pajas de su nido se deshacían bajo sus pies, y como su cuerpo empezaba a pesar demasiado como para mantenerse erguida. De repente, cayó al vacío y perdió el conocimiento.

Cuando abrió los ojos estaba en un nido nuevo encima del tejado de una casa baja. Apenas podía moverse, la caída le había fracturado algunas costillas y un ala. Sorprendida, intentó averiguar donde se encontraba y cuando consiguió enfocar bien, vio a todos sus conocidos con cara de satisfacción.

Una compañera vecina de su poste de luz, le dijo:

– “Sabelotodo, nos alegramos mucho de verte despierta, llevas así varias semanas, estabas muy grave. En este tiempo, te construimos este nuevo nido más bajo y estable para facilidad tuya”.

La cigüeña hizo una mueca de agradecimiento, y volvió a dormirse.

En sus sueños, Sabelotodo se levantaba, y uno a uno, iba dando las gracias por la ayuda que le habían prestado. Al despertar de nuevo, tenía una mentalidad muy diferente, a partir de ahora se dejaría ayudar para aprender a volar, y enseñaría a los más pequeños todo lo que sabía, con una actitud positiva y agradable. Se convirtió en la cigüeña más carismática y dicharachera de todo Trujillo.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al final del cuento. ¡Gracias!

Un pensamiento en “SABELOTODO, LA CIGÜEÑA SABIHONDA

  1. Elsa Llanos

    me encanta leer, son hermosos cuentos y así también enseño a mi nieta más chiquita a leer. A la cual le encanta la lectura, gracias

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

tres × 4 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>