¿POR QUE YA NO CANTAN LOS PAJAROS? – 1ª Parte

Cuento Infantil para niños/as, creado por: Cristina López

Tirado sobre la hierba del parque, Marcos buscaba con la ayuda de su lupa las huellas del pérfido bandido que había secuestrado a la princesa.

¡Te encontraré malvado! Exclamó reptando sobre sus brazos para encontrar esa pista que le llevara hasta él.Cuentos cortos- el pajaro y el señor cogollo rojo

La dejó con algo más de consuelo y se levantó de la hierba para empezar a cumplir su cometido.

Tenía que ser hábil para poder descubrir aquel misterio, poner en práctica todas sus técnicas de buen explorador, para ello era necesario agudizar todos sus sentidos: vista, oído, tacto, olfato y gusto… ¿gusto?, dudó.

Claro, ¡gusto! – exclamó una vez resuelto cómo podía emplearlo, sacó de su bolsillo un paquete de galletas y empezó a mordisquear una como si fuese un ratoncillo. – Necesitaré energía para poder emplearme a fondo.

Sin hacer caso a las miguitas que iba dejando a su paso, fue caminando mientras miraba a la copa de todos los árboles que encontraba en busca de algún pajarito pero no había ni rastro de ellos, y así fue recorriendo uno, dos… y hasta veinte pero allí no había nada de nada.

– ¡Eh! ¡Oye! – escuchó una pequeña voz intentando llamar su atención.

Miró en todas direcciones hasta que se topó con una hilera de hormigas que le habían seguido hasta allí. Se volvió a agachar para quedar más cerca de la que movía una patita para señalarle donde estaba.

¡Hola! – exclamó la hormiga mientras todas sus compañeras esperaban en silencio. – Te hemos escuchado antes y hemos seguido tu rastro de galleta.

Marcos se fijó un poco más en la fila de hormigas, parecían fatigadas como si hubieran corrido una maratón.

– Nosotras también queremos que vuelvan a cantar los pájaros, nos levantamos todos los días muy temprano para recoger alimento que llevar a nuestro hormiguero, trabajamos duramente sin descanso hasta que se pone el sol y desde hace ya tres días tenemos que hacerlo en silencio, sin esa alegre melodía que nos hacía nuestra labor más llevadera. – admitió llevándose una patita al pecho. – Mis hermanas y yo queremos que vuelvan, queremos que los traigas de vuelta.

– De momento no he encontrado ninguno. – dijo Marcos un poco cabizbajo. – No hay ramas caídas recientemente que me indiquen la dirección que debo tomar. 

– Por eso te hemos seguido, para ayudarte.

Continuará……………….

http://www.cuentosinfantilescortos.net/cuento-infantil-por-que-ya-no-cantan-los-pajaros-segunda-parte/

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí