MI EXPERIENCIA CON FAMIS (I)

Cuentos infantiles escritos por: Tonny Alejandro Roa Blanco (dedicado a “Davidcito”, su hijo de año y medio).

Era una tarde soleada, del verano del 83, recuerdo, cuando en compañía de mi madre, llegamos a casa de Tía Edelmira, pues resulta que mis padres se irían de viaje, y yo debería quedarme con ella.

David, hazle caso a la tía, fue lo ultimo que escuché antes que mi madre partiera.

La tía Edelmira era una buena persona y yo me llevaba muy bien, con ella, solo discutíamos a la hora de comer. Pues ella estaba convencida, qué digo, segurísima que los niños sanos debían estar regordetes y rechonchos, y para ello era preciso devorar los grandes platos de comida hasta quedar exhaustos.

Cuentos infantiles - El duende verde de la casa

Así que como se imaginan me servia abundantes y variados platos de comidas, ordenados alfabéticamente según sus propiedades alimenticias. Era tanta comida que yo era incapaz de acabarlos.

Come, come, -insistía ella-, a ver si engordas esos brazos que parecen dos palillos.

-Es que mi estomago esta a punto de estallar le protestaba, al tiempo que me daba pequeños masajes alrededor de mi inflamada barriga. Y ella con una mirada muy seria, y el ceño fruncido, me decía, – come porque si no lo haces, el espíritu del hambre vendrá y te llevara con el.

-¿El espíritu del hambre repetí asombrado?

12 pensamientos en “MI EXPERIENCIA CON FAMIS (I)

  1. danitza

    precioso es bueno enseñarles a los niños mediante cuentos algunas cosas que tienen que hacer pues a si ellos entienden mejor y tambien se divierten tengo dos niños que les encantas los cuentos y cuando les cuento una historia ellos solitos se dan cuenta del mensaje a si que gracias por los cuentos bye

    Responder
  2. Valeria

    Gracias por publicar estos hermosos cuentos cortos,tengo un hijo de 8 años, el cual debo ayudar con la lectura, y gracias a estos hermosísimos cuentos, mi hijo incorporó el maravilloso hábito de la lectura.

    Responder
  3. ana

    muy lindo el cuento para David, qué otras cosas puede hacer el duende? . Me da lástima ese nene obligado a comer. Por eso , me gustaría que el duende sea su cómplice y se coma la comida o la haga desaparecer… muy lindo cuento espero la continuación

    Responder
  4. marta campos

    SOYU UNA ABELA DE 72 AÑOS QUE REENVÍA ESTOS CUENTOS A SU NIETA DE 8, CON EL OBJETIVO PRIMERO DE HACERLE LLEGAR A TRAVEZ DE ELLOS MI CARIÑO Y SEGUNDO DE QUE APARTE DE JUGAR CON EL COMPU, LEA ESTOS CUENTOS QUE ME PARECEN NO TAN COMUNES Y SEGURO QUE NO LOS TIENE EN SU BIBLIOTECA. ESPERO LOGRAR MIS OBJETIVOS Y QUE A ELA LE AGRADEN COMO A MI. GRACIAS POR EL ENVIO, MARTA

    Responder
    1. marta campos

      QUE TIA MAS OSADA, QUERER QUE DAVID COMO MAS ALLÁ DE SU NECESIDAD, Y POBTRE DAVID QUE AHORA ESTÁ ESPERANDO AL DUENDE, ESPERO QUE LO AYUDE Y ASÍ LA TIA COMPRENDERA, , CUENTO MUY ESPECIAL Y AGRADABLE, ESPERO LA CONTINUACIÓN…..QUE INTRIGA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>