Mantener la calma es cosa de adultos, enseña a tu hijo

TU CALMA SERÁ SU CALMA

Cuando después de un duro día de trabajo, tu hijo empieza a desobedecer y a hacer lo contrario de lo que debe hacer, tu estado de nervios y pérdida de control comienza a acelerarse, y poco a poco, se atisba el desbordamiento de la paciencia hasta que un grito termina la tarde.

Ese grito de desesperación delante de tu hijo, provoca en él una respuesta automática de llanto, y unos sentimientos de culpabilidad y mal hijo, que resulta muy difícil de recomponer. Él no sabe porqué tu respuesta ha sido esa, desmedida y violenta, y la interpreta como si fuera el culpable de algo que desconoce y no entiende.

A todo esto se añade que tu hijo ha estado todo el día sin verte, por lo que cualquier cosa que deje de hacer y que tú pienses que está desobedeciendo, en realidad de trata de una llamada de atención por estar contigo, y por eso trastea, para intentar jugar contigo, y compartir todo aquello que tanto ha echado de menos durante el día.

educacion-ninos-hogar-padres

Aunque esto al contrario que consolar, lo que hace es trasladar el sentimiento de culpa a tu persona. Pero teniendo en cuenta tanto tus sentimientos como los de tu hijo en situaciones de estrés, lo mejor que se puede hacer es analizar cada momento y saber abordarlo de la manera más sana para ambos.

Vamos a ver de una manera rápida y eficaz, qué pasos dar para en situaciones de predesbordamiento de paciencia, y previsión de malestar familiar, actuar lo más inteligentemente posible y hacer que tu hijo se encuentre con el mejor de tus abrazos al llegar a casa.

TRES PASOS PARA MEJORAR LA GESTIÓN DE LA EDUCACIÓN EN LA CALMA

1. El primer paso a dar es hacer un análisis de la situación:

– ¿Las preocupaciones que me rondan la cabeza las puedo posponer para cuando mi hijo esté durmiendo, y que no intercedan en mi relación con él?.

– ¿Qué motivo es el que me puede estar sacando de quicio delante de mi hijo?.

– ¿Estoy cansada y mi hijo lleva una temporada muy desobediente, cosa que me hace sentirme fuera de control constantemente?.

2. Una vez que tienes claro qué es lo que provoca en ti esa tensión interior, que si la descontrolaras terminarías gritando y sintiéndote mal, tienes que optar por la reacción más afín a ti en ese momento:

Voy a jugar un rato con mi hijo, nos necesitamos y el hecho de hacer algo que requiere otra manera de disfrutar del tiempo, enriquece a los dos como personas, y a la relación madre-hijo.

– Le voy a explicar a mi hijo que tengo que solventar unos problemas, y que luego estaré con él mientras cena.

– Mi hijo es pequeño y aún no ha entendido la importancia de la obediencia para que las cosas fluyan adecuadamente, se lo explico jugando y seguro que mañana me sorprende ver lo bien que lo ha entendido.

3. El tercer paso es poner en marcha la decisión que hayas tomado, y asumir las consecuencias, de forma que si estás jugando con él, y suena el teléfono, seguramente puedas responder más tarde a esa llamada. Piensa que estás haciendo algo por tu hijo, por su educación y por ti, y en ese momento, es lo más importante.

Por último, y no tanto como paso, sino como estrategia de autocontrol, si ves que en algún momento tu hijo empieza a tener síntomas de cansancio que a ti pueden desesperarte, acepta que su inmadurez no puede ser el motivo de tu pérdida de control. Piensa que es solo un niño, que necesita tus cuidados y descansar, hazle partícipe de las rutinas, para que no sean una carga para ti si él no colabora, y para que él sienta que es útil y adopte mayor autonomía.

Y recuerda siempre, como madre tienes todas las ventajas de la educación de tu hijo, disfrútalas con él, ya que el tiempo que ahora compartes con tu pequeño es único, nunca volverá a tener la edad que tiene.

Comparte este artículo infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+, Pinterest,… o por Email, con los botones que puedes ver justo debajo. Gracias.

Un pensamiento en “Mantener la calma es cosa de adultos, enseña a tu hijo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

catorce − 14 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>