LA MARIPOSA, LA LUNA, Y LA RANA QUE DEJO DE CANTAR… (PARTE III)

Cuentos infantiles escritos por: Alex (Salamanca). Parte III

El caballo se detuvo junto al estanque, el sonido que producían sus cascos al chocar con el suelo, cesó, y también la vibración.

La ranita saltó sobre los nenúfares de noche en su estanque antes de plata, y se metió entre sus piedras asustada, pero no se durmió, y escuchó, y miró.

Un hombre joven descendió del caballo, vestía elegante, llevaba botas de cuero negro y una capa también negra que dejaba ver una espada en la cintura, al cabo de poco tiempo apareció de repente, como surgido de la nada otro jinete, su caballo era de un blanco inmaculado, y se detuvo justo al lado del primero, una mujer bellísima de larga cabellera negra, vestida de blanco, se acercó al caballero y le abrazó.

Cuentos cortos - la princesa y su caballo veloz

La ranita les miraba desde las piedras de su estanque y aunque había decidido no volver a cantar nunca, intentó hacer el menor ruido posible, estaba tan asustada

4 pensamientos en “LA MARIPOSA, LA LUNA, Y LA RANA QUE DEJO DE CANTAR… (PARTE III)

  1. kenny Pucachaqui

    Kenny Este cuento eta muy interesante nos enseña a esforzarnos mas para llegar a descubrir de lo que somos capases

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>