Infundir el buen humor desde las aulas

Para que un niño de la edad que sea, rinda en clase y aprenda todos los contenidos planificados durante una jornada de trabajo completa, necesita un estímulo adicional al mero hecho de estar en clase con sus amigos y jugar en el recreo con ellos.

¿Alguien se ha parado a pensar qué sería de los niños si desde por la mañana el buen humor reinara en sus pequeñísimas vidas?

Cuantas veces los niños se levantan de la cama protestando porque algo no les cuadra en ese instante y quieren cambiarlo a toda costa, a pesar de las prisas de la mañana, del mal dormir de los padres o del llanto insostenible del bebé.

Educación niños padres y profesores

Esta situación desde el hogar se puede cambiar fácilmente, o seguro que eso intentan los padres, con una sonrisa, con promesas para el final de día, o con la actitud de educadores de libro: “cuando te tranquilices, hablamos”.

Un pensamiento en “Infundir el buen humor desde las aulas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>