Cuentos infantiles etiquetados como: Lagos

GLU Y EL CICLO DEL AGUA

Érase una vez, una pequeña gota de agua llamada Glu que vivía en un río, y aunque aún no lo sabía, tenía una misión muy importante en la Tierra, el ciclo del agua.

 

Cuentos infantiles -El ciclo del agua

 

Glu era una gota de agua muy joven, y no sabía por qué su madre se iba del río, y regresaba a los pocos días. Así que, una mañana en la que había un sol espléndido, Glu le preguntó a su mamá: “Mamá, ¿por qué te vas del río algunos días?

Entonces su mamá le contestó: Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

4.09 / 5 (81 votos)

EL MONSTRUO DEL LAGO NESS

Hace mucho mucho tiempo, existió una leyenda sobre un monstruo que vivía en un lago llamado Ness, al lado de un pequeño pueblo.

Nadie había visto al monstruo del lago Ness nunca, pero todo el mundo hablaba de él.

La gente decía que el monstruo del lago era grande como un campo de fútbol, que tenía cuatro ojos, y que se comía a todos los niños que pasaban cerca del lago.

 

Cuentos infantiles -  el monstruo del lago Ness

Juanín, que así se llamaba un niño aventurero de la zona, decidió investigar y se dispuso a hacer una exploración de la zona del lago Ness. Juanín sabía que si eran ciertos los rumores del monstruo, no saldría con vida de su aventura en el lago, pero había algo dentro de él que le hacía pensar que las habladurías de la gente eran falsas.

Juanín creía que, si existía monstruo en el lago Ness, no podía ser tan malo como decía todo el pueblo, ya que él pensaba que todos los seres vivos tienen su parte amigable y su parte más antipática, y que sólo debía saber como tratarlo para sacar de él la parte más amable.

Juanín salió con su mochila de explorador cargada de comida.

Cuando llegó a los alrededores del lago, empezó a lanzar comida para atraer al monstruo del lago Ness.

Y de repente, oyó un ruido ensordecedor que procedía del lago Ness…, era el monstruo!!

Juanín, que era un niño muy valiente, se quedó quieto al borde del lago y empezó a Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

4.14 / 5 (28 votos)

EL COCODRILO COJO

Había una vez un cocodrilo muy valiente que vivía desde pequeñito en la casa de Jamelguillo y Jamelguilla, su nombre era Cojo, sí, Cojo, así fue como le llamaron y os vamos a contar por qué.

La historia de nuestro amigo el Cocodrilo comienza en la orilla de un río, pero no era un río cualquiera… era un río peligroso no solo por la fuerza que tenían sus aguas, sino porque en aquel río, habitaban unos cocodrilos salvajes y muy muy peligrosos, era el río Nilo.

Hacía ya mucho tiempo, que nadie se acercaba por aquel paraje, a pesar de la gran belleza de ese lugar, pues estos malvados cocodrilos acechaban las orillas del río Nilo. Fue por eso, que pusieron carteles alertando a la gente de los cocodrilos salvajes.

cuentos cortos El cocodrilo cojo

Un día, Jamelguillo y Jamelguilla se encontraban dando un paseo por un camino cercano al río Nilo. Estaba siendo un paseo muy agradable, pues el sol había salido y los pajaritos cantaban sin parar.

Pero de repente, Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

3.82 / 5 (17 votos)

LOS PATOS DEL LAGO

Como todos los días en el lago de aquel pequeño lugar llamado Ranguren, los patos que habitaban en él, se despertaban con los primeros rayos del sol incidiciendo en el lago y dando color a toda la preciosa vegetación que allí se encontraba.

Dory, que así se llamaba la patita más fuerte del lago, ayudaba a los demás patitos y sobre todo a sus crías a conseguir sus alimentos. La vida en aquel lago era un remanso de tranquilidad.

Cuento los patos del lago Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

3.52 / 5 (23 votos)

ULICA, LA TORTUGA SOÑADORA

Ulica, una tortuga que vivía en el Bosque de la Imaginación, tuvo un día un sueño tan real que quiso vivirlo en cuanto despertase. Al empezar el día, se vistió de piedra y se situó en mitad del camino hacia el lago “Tranquilidad”.

En toda la mañana, sólo pasaron por allí, la ardilla “Despistada”, la mariposa “Saltarina” y el ciervo “Explorador”. “Despistada”, iba tan metida en sus asuntos que ni siquiera se percató de que Ulica estaba allí, “Saltarina” la sorteó mientras iba de flor en flor, y “Explorador” la olisqueó y pasó de largo.

Cuento-la-tortuga-sonadora

Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

3.43 / 5 (23 votos)