Cuentos infantiles etiquetados como: Deportes

EL NIÑO FUTBOLISTA ESLOVENO

Cuento Infantil para niños/as; creado por: Anónimo

La habilidad de un niño esloveno de dieciséis meses causa revuelo en Europa, querían fichar al niño para jugar en el Manchester United de Inglaterra. El niño se llama Matjaz Kranec. Es de la ciudad eslovena de Maribor.

Cuentos-cortos-El-entrenador-y-los-tres-ninos

Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

3.27 / 5 (117 votos)

EL MEJOR EQUIPO DEL MUNDO

Cuento Corto para niñ@s; creado por: Juan Esteban Serrato Piñeros 

Un día once niños tenían el sueño de ser los mejores futbolistas del mundo en la selección Colombia. Ellos se esforzaron mucho, pero ya habían hecho todo lo posible pero no lo lograban. Uno de los once dijo:

Cuentos infantiles - El equipo de futbol invencible

Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

3.69 / 5 (115 votos)

EL GRAN PARTIDO

Cuento Corto para niños, creado por: Agustín (del pueblo Abenza) (10 años)

Era un tranquilo lunes de primavera. Un día normal pero para Agustín era un gran día. Hoy era el gran partido, en él se decidiría que equipo era el mejor de quinto.

En un equipo estaba Agustín, Antonio, José Martínez, José Melul, Santiago, Álvaro y Axel. Y en en el otro equipo Juan José, Juan Botia, Yeray, Pablo LaRosa, Pablo Riquelme, AntonioLuis y Sergio.

Cuentos-cortos-Iris-la-nina-futbolista

Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

3.50 / 5 (38 votos)

CORRE CORRE QUE TE PILLO

Había una vez una liebre, llamada Liebriña, a la que le gustaba mucho jugar a hacer carreras “corre corre” (así las llamaban ellas) con sus amigas. Liebriña vivía en Galicia, España, al igual que todas sus amigas.

Un día, Liebriña encontró en la basura un cohete con su mecha y todo, listo para usarse.

cuentos-conejo-bambu

Liebriña estuvo preparando el cohete para usarlo en su siguiente carrera, sin que se enteraran sus amigas. De esta forma sus amigas se quedarían sorprendidas de lo rápido que corría.

Y llegó el día de la carrera con sus amigas, Liebriña cogió ventaja en seguida, y sus amigas se estaban quedando atrás y con la boca abierta… hasta que de repente Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

3.62 / 5 (66 votos)

CASTIGOS PARA NIÑOS DESOBEDIENTES

Javi era un niño de 6 años al que le gustaba mucho jugar a la pelota. Tanto le gustaba que, cuando no le veían sus padres se ponía a jugar en su cuarto sin que nadie le viera.

Sus padres no le dejaban jugar a la pelota dentro de casa porque era muy peligroso, ya que podían caerse cosas al suelo y romperse.

Un día que los padres de Javi habían salido a comprar, Javi aprovechó la oportunidad y se puso a jugar en medio del salón con la pelota.

Cuentos-cortos-Iris-la-nina-futbolista

Peo esta vez, los padres volvieron muy muy pronto de comprar, y pillaron a Javi jugando con la pelota en el salón… Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

3.21 / 5 (14 votos)

MANOLITO Y EL SILBATO DE LA PROFE DE GIMNASIA

Manolito era un niño muy peculiar, que vivía en el centro de Madrid, junto a la Plaza Mayor. Manolito tenía 7 años y si había algo en el mundo que detestaba con todas sus ganas, eran las clases de gimnasia del colegio.

A Manolito no le gustaba nada hacer deporte, pero nada nada… hasta intentaba engañar a su madre, diciéndole que se encontraba mal, para no ir al colegio los días que tenía gimnasia. Pero su madre ya lo conocía muy bien…

Su madre estaba preocupada por él, ya que al no hacer ningún tipo de deporte, Manolito cada día que pasaba, estaba más gordito. Así que decidió ir al colegio para hablar con la profesora de gimnasia.

Cuentos infantiles - Manolito y el silbato de la profe

A la semana siguiente, Manolito, desanimado, se dirigia junto al resto de sus compañeros a la clase de gimnasia, sin saber que algo cambiaría en su vida.

La profe de Manolito, después de hablar con su madre, se dio cuenta que lo que le faltaba a Manolito era una motivación para hacer deporte, así que ideó un plan infalible…

La profe de Gimnasia sabía que a Manolito le encantaban las chocolatinas que le ponían en el comedor del colegio después de la comida, así que le dijo justo antes de empezar la clase:

Manolito, hoy vamos a hacer un juego muy divertido en la clase, y tú serás el protagonista. El juego consiste en que cada vez que toque el silbato Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

3.50 / 5 (10 votos)

JAIMITO, EL NIÑO INVENTOR DE PADEL

Érase una vez un niño, que se llamaba Jaimito, y que jugaba mucho al tenis con su padre. Jaimito había aprendido con él, y por eso le gustaba mucho jugar partidos los fines de semana con su padre.

Jaimito nunca se imaginaba que pudiera inventar un deporte nuevo: el Padel.

La pista de tenis a la que iban a jugar era pequeña, y estaba rodeada de paredes para que las pelotas de tenis no se fueran muy lejos.

Jaimito siempre se preocupaba porque las paredes estaban muy cerca de él, y le impedían así poder jugar bien al tenis. Pero su padre le decía: “Jaimito, olvídate de las paredes, y no pongas excusas porque las paredes no estorban!

Pero un día tras otro, Jaimito iba viendo las paredes más cerca, y le decía a su padre: “Papá, ¿no notas como la pista es cada vez más pequeña?”

No, yo no noto nada… Ya empiezas con tus paranoias Jaimito… Venga anda, ponte a jugar y déjate de películas.”

Jaimito llegó a pensar que estaba alucinando…, pero un día descubrió que tenía razón cuando sucedió algo inesperado. De repente, mientras jugaba al tenis, oyó una voz que le decía: “Jaimito, soy la pared de la pista de tenis..” Entonces se hizo un gran silencio… Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

3 / 5 (2 votos)

LARGUILUCHO Y EL ARBOL DE NAVIDAD

Había una vez un palo de golf, llamado Larguilucho, que jugaba todos los días al golf, en un campo para la práctica de este deporte a las afueras de Madrid.

El palo de golf era un maravilloso golfista, y siempre ganaba campeonatos y torneos de golf.

Bueno siempre… siempre no…. ya que un día apareció un árbol nuevo en el campo de golf, llamado Arbolito, al que le gustaban mucho las pelotas que se usaban en este deporte, y las solía guardar para cuando llegara la Navidad, y colocárselas todas en sus ramas.

A los cuidadores del campo les pareció un árbol muy bonito, y Arbolito llegó a ser la mascota del campo de golf…

Cuando se enteró Larguilucho, el palo de golf, de a quién habían nombrado la mascota, se enfadó muchísimo. Y es que Arbolito no dejaba de coger las pelotas de golf que Larguilucho lanzaba, y así Larguilucho no podía jugar al golf.

Cuando llegó Diciembre, Larguilucho le compró unas bolas de Navidad a Arbolito, para que se las colgara y dejara de molestarle.

Pero a Arbolito le gustaban las pelotas de golf, y no otras… Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

3.40 / 5 (5 votos)

EL PAYASO NADADOR

Había una vez un payaso al que le gustaba mucho nadar, y participaba en todas las competiciones de máximo nivel de todo el mundo.

Era un gran nadador, y además siempre iba vestido de payaso cuando nadaba, por eso le llamaban “el payaso nadador“.

El payaso nadador era tan bueno, que podía ganar todas las pruebas de piscina que se propusiera. Sin embargo, el payaso nadador era conocido por todos, por su forma de terminar las pruebas…

Cuentos infantiles -  El Payaso nadador

Y es que él siempre permitía que, en el último instante, le adelantara el que iba segundo, y le dejaba así ganar.

La gente le preguntaba, cómo se le había ocurrido ese número tan gracioso, cuando estaba en un momento tan importante, y se estaba jugando ganar los campeonatos mundiales… Y el nunca contestaba nada…

Hasta que un día, en una rueda de prensa, le preguntó un periodista: “Señor payaso nadador, nos encanta su número de circo, pero no entendemos por qué lo hace… ¿por qué se deja ganar siendo usted el mejor nadador del mundo?Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

4.14 / 5 (21 votos)

EL ENTRENADOR Y LOS TRES NIÑOS

Érase una vez un entrenador de fútbol infantil, llamado Vicente, en cuyo equipo había tres niños que jugaban en la posición de delantero. En cada partido, el entrenador sólo podía sacar al campo un delantero, por lo que a veces tenía problemas para elegir al delantero que debía jugar.

Daba la casualidad, de que los tres niños delanteros eran los mejores jugadores del equipo, con tan mala suerte que sólo uno de ellos podía jugar en los partidos.

Cuentos-cortos-El-entrenador-y-los-tres-ninos

 

El entrenador buscó una solución, pero por mucho que pensaba, no la encontraba.

Además, a Vicente le costaba mucho pedir ayuda, ya que creía que la gente iba a pensar de él que era tonto, por no saber resolver el problema él solo.

Pero un día, los tres niños delanteros se le acercaron, y le dijeron a su entrenador: “Vicente, cuando hay algo que no podemos resolver solos, la mejor solución es pedir ayuda a alguien cercano

Entonces, Vicente se acordó de un viejo amigo suyo en el que podía confiar, Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

4.90 / 5 (10 votos)