Cuentos de la Luna

SEBASTIAN Y LA LUNA

Cuento Corto Infantil para niños, creado por: El Equipo de Cuentos Infantiles Cortos

Todos los días el señor Sebastián se preparaba para desayunar una gran tostada de pan de pueblo con aceite y tomate, un café de Colombia bien cargado y una pieza de fruta.

Cuando salía a la calle después de hacer la cama y preparar los ingredientes de la comida, se ponía su precioso sombrero, y se llenaba los bolsillos de billetes de todos los colores.

Cuentos infantiles - La luna y el pajaro

 

Sebastián era un señor muy educado al que todo el mundo por la calle saludaba con mucho respeto. Sigue leyendo

XIMENA Y EL CIELO

Cuento Infantil para niños y niñas, creado por: Carolina Mora Arévalo

Había una vez una pequeña niña de nombre Ximena, que disfrutaba mirando al cielo, no perdía ocasión para observarlo, siempre encontraba algo distinto en él. Por las mañanas, se asomaba por su ventana y disfrutaba el animado aletear de las mariposas, éstas al verla en la ventana hacían figuras entre ellas para deleitar a Ximena y animarla a seguir observando.

Cuentos-cortos-para-ninos-el-dia-y-la-noche

Sigue leyendo

LA LUNA DORMIDA

Cuento Infantil para niños/as, creado por: Rosa Maria Martin-Moreno Navarro

Martín era un niño que vivía en un pequeño pueblo al lado de unas pequeñas montañas. Todas las noches le gustaba mirar al cielo, y buscar la luna para poder verla y admirarla. A veces la miraba tanto que le dolían los ojos y acababa durmiéndose en el rellano de la ventana.

Su madre trabajaba en una panadería, y a veces le hacía un pequeño pan blanco muy redondo, al que le dibujaba unos ojos y una boca sonriente y al entregárselo su madre le decía :

luna-cuentos-infantiles-cortos

– Toma Martín, te traigo una pequeña luna. Sigue leyendo

CUENTO DE LA ESTRELLA Y EL HOMBRE

Cuento Infantil para niños/as, creado por: Juan Carlos Domínguez (Mexico) 

Hace tiempo hubo un hombre que encontró, una noche, a una estrella dentro de una cajita de cristal. La estrella le daba luz y calor, le daba compañía pero siempre que el hombre quería abrazarla, la estrella le quemaba los brazos y las manos, entonces él tenía que alejarse para curar sus heridas. Sabía que la estrella le miraba desde lejos, y los dos querían estar juntos. Mucho tiempo él tuvo heridas en sus brazos y ella le lastimaba sin quererlo.

Un día, el hombre, cansado y triste, vio el cielo y al fin puso atención a las otras estrellas. Entendió que las estrellas están lejos para no lastimar a las personas, y aunque estén allí arriba también están dentro de nuestros ojos cuando las miramos, y juntos, aunque por un instante, podían estar. Tomó una decisión.

Cuentos infantiles - La luna y el pajaro

La estrella descansaba en esa cajita de cristal desde la que veía al hombre. Él tenía que cogerla en sus manos y subirla al cielo, le dolería mucho las quemadas, pero no había otra forma. Cuando tomó a la estrella en sus brazos, ahora fue ella quien le dio el abrazo, gesto que le ardió en el alma más que en el cuerpo al hombre, puesto que estaba triste de tener que dejarla ir. La subió tan alto como pudo y entonces la estrella, con lágrimas, se posó en su lugar junto con otras estrellas.

El hombre siempre que es de noche sale de su casa y siempre mira hacia el cielo. Busca a su amada estrella y sabe, en el fondo, que habrá un día en el que puedan estar juntos; tal vez cuando ella se convierta en mujer y puedan vivir a su lado, o cuando él se convierta en estrella y pueda estar en el cielo con ella.

Colorín colorado, este cuento se ha acabado

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí