EL RATON PEATON

Cuento Corto para niños, escrito por: Ulica Tizaber

Había una vez un ratón que además de ser ratón era un peatón. Vivía en una granja, ya que era un ratón de campo, y de vez en cuando hacía excursiones a la ciudad. Cuando hacía el papel de ratón iba correteando por el suelo del granero muy rápido y olisqueando todo aquello que se pareciese al queso.

cuentos cortos - el ratoncillo diminuto
Seguir leyendo este cuento corto…

EL GRAN COCHE

Cuento Corto para niños, escrito por: Kenneth Suazo

Había una vez un coche que nunca conducía con cuidado, no le importaba si llegaba a lastimar a alguien o rompía algo que hubiera en el camino. Un día iba el coche por la carretera y de repente chocó con un árbol, en ese momento también atropelló a una persona que iba caminando por la

Cuentos infantiles - Mario y el coche electrico

Seguir leyendo este cuento corto…

APRENDER LA LECCION

Cuento Infantil para niños; creado por: Samaria Isai López Beltrán 

Había una vez un niño que salió de su casa, iba a pasear en su bicicleta. De repente el niño gira la cabeza porque vio pasar a una chica que iba caminando y por distraerse un coche pasa muy cerca de él y casi lo atropella, pero cayó al suelo y se lastimó. La bicicleta quedó horrible, muy rota.cuentos-infantiles-cortos-bicicleta

Seguir leyendo este cuento corto…

TUITU Y LAS SEÑALES DE TRAFICO

Cuento Corto para niños y niñas, creado por: Alarilla

Tuitu era un niño que tenía nueve años. Le gustaba mucho ir al colegio porque además de aprender muchas cosas de diferentes asignaturas, jugaba con sus amigos.

Su abuelo Luis siempre le llevaba al colegio de la mano para que no le pasara nada, ya que había varias calles que cruzar y los coches pasaban muy deprisa.

seguridad-vial-cuentos-infantiles-cortos

Un día, cuando regresaban del colegio y se disponían a cruzar una de las calles, un coche pasó sin respetar el paso de cebra para peatones y casi se los lleva por delante. Tuitu y su abuelo se llevaron un gran susto por lo ocurrido, casi les atropella el coche y además no se detuvo por si les había ocurrido algo. Seguir leyendo este cuento corto…

LA AMBULANCIA NI NO NI NO

Madrid, era una gran ciudad donde vivían muchísimas personas, y donde había muchísimos coches. Si por algo era conocida esta ciudad en el resto de España, era por los gigantescos atascos que se formaban en la ciudad.

mi-amigo-javier-cuento

Seguir leyendo este cuento corto…

EL VIAJE DE MARIA

María era una niña de 6 años muy responsable e inteligente. A María le gustaba mucho viajar y conocer mundo, por lo que sus padres, de vez en cuando, la llevaban en coche a conocer nuevos paisajes.

Hoy era un día especial, ya que los padres de María se habían comprado un coche nuevo, y decidieron salir al campo a pasar la tarde.

Al ser el coche nuevo, los padres estaban emocionados. Primero condujo un rato la madre de María, y para probar el coche, empezó a acelerar hasta sobrepasar el límite de velocidad permitido en la autopista.

María, que era muy lista, se dio cuenta y le dijo a su madre: “Mamá, ve más despacio porque podemos tener un accidente.

Cuentos infantiles - El viaje de Maria

Pero la madre no le hizo caso y siguió conduciendo rápido, mientras le decía a su hija: “Tranquila Ana, que este coche es muy bueno y no pasará nada“.

Después de un rato, pararon en un área comercial para tomarse un refresco, y después cogió el coche el padre de María.

El padre también aceleró hasta pasar el límite de velocidad, y continuó así un buen rato.

María se hartó y le dijo a su padre: Seguir leyendo este cuento corto…

CORTOS, EL ERIZO SIN PUAS

Había una vez, un erizo español muy muy valiente que era capaz de desafiar a cualquier carretera, para atravesarla sin ser atropellado.

De valiente que era, era imprudente. Sus padres siempre le decían: “No cruces la carretera tan confiado, que un día te va a pillar un coche!! Y mira a los dos lados antes de cruzar!!”

Pero un día se pasó de valiente, y fue a cruzar, ni más ni menos, que la M30 de Madrid… Y ese día, se le olvidó mirar hacia los dos lados antes de cruzar, y… le atropellaron.

Desde el accidente, ya casi no tenía púas y le quedaron 3 púas cortas, así que todo el mundo le llamaba “Cortos” el erizo sin púas.

A partir de entonces “Cortos” no volvió a cruzar una carretera de forma imprudente.

FIN

Cuentos para niños escritos por: www.cuentosinfantilescortos.net .

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí.

CHECHO Y EL RECOGEDOR

Checho era todavía un niño cuando empezó a preocuparse por el medio ambiente y por conservar su pueblo limpio de basuras que otras personas tiraban.

Todo empezó el día de su cumpleaños, cuando los padres de Checho le prepararon una fiesta sorpresa en el jardín de su casa para que celebrase su noveno cumpleaños con todos sus amigos.

Habían colocado una mesa enorme llena de bolsas de patatas y otros aperitivos, así como sandwich y varias tortillas de patatas, para que merendaran todos los niños.

Cuando acabó el cumpleaños, el padre de Checho le pidió que les ayudara a recoger a él y a su madre el jardín.Justo en el momento en el que Checho llegó al jardín, se quedó paralizado de ver todas las bolsas por el suelo, platos de plástico y vasos.

Cuentos infantiles - Checho y el El recogedor

Mamá, ¿nosotros hemos dejado el jardín así?“, le dijo Checho a su madre.

Si…, ¿Menudo desorden, verdad?“, le contestó.

En ese momento, el padre de Checho, Antonio, que estaba allí le dijo: “seguro que estas pensando que cuánta suciedad habéis provocado en un ratito. Pues seguro que lo que no saben tus amigos, es que no se preocuparían de recoger la basura si hubiera sido en la calle, en la playa o la montaña, contaminando el medio ambiente con estos plásticos

A Checho, las palabras de su padre, junto con todo lo que había aprendido en la asignatura de conocimiento en el colegio, le sirvió para darse cuenta de lo importante que era recoger todo lo que se ensucia.

Así que pasados unos días, Checho habló con sus amigos y les explicó el problema que existía en el pueblo, pues había mucha suciedad porque nadie se preocupaba de recoger las cosas.

En ese momento, elaboraron un plan para acabar con la suciedad del pueblo y concienciar a todo el mundo que hay que cuidar el planeta. Así que se fueron al supermercado y compraron 10 recogedores, y todos los días durante muchos meses, una hora al día, fueron recogiendo la basura que se encontraban por las calles depositándola en los contenedores de basuras.

Así el pueblo volvió a ser un pueblo limpio y los vecinos de allí aprendieron una lección muy importante: todos juntos debemos cuidar el planeta.

 FIN

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

LA TORTUGA MOTORISTA

En un lugar de una gran ciudad costera, había una playa enorme donde las tortugas llegaban para criar a sus hijos recién nacidos. En ese lugar fue donde nació Julieta, la tortuga protagonista de este cuento.

Julieta, cuando era una tortuga bebé, se pasaba todo el día junto a su madre, para estar protegida y que no le pasara nada.

Cuentos infantiles - La tortuga motorista

Seguir leyendo este cuento corto…

EL COCHE ELECTRICO DE MARIO

Érase una vez, una familia muy unida que vivía en una humilde casa en el campo. La casa había sido construida por ellos mismos, con mucho esfuerzo y dedicación, ya que siempre habían querido tener una casa bien construida y que fuese eficiente energéticamente.

La mayoría de los vecinos tenían coches todoterrenos,y por eso, Mario que tenía ocho años y era el hijo mayor de la familia, en varias ocasiones les había pedido a sus padres que cambiaran el actual coche, que ya estaba muy viejo, por un coche 4X4, aunque no lo había conseguido.

 

Cuentos infantiles - Mario y el coche electrico

Finalmente, los padres de Mario fueron a comprarse un coche, pues es suyo había dejado de funcionar. Cuando llegaron a casa, Mario les estaba esperando en el jardín, impaciente por ver que 4×4 se habían comprado sus padres, pues pensaba: “seguro que se han comprado el todoterreno más grande y que más corre, ahora podré presumir delante de los vecinos del nuevo coche“.

Sin embargo, cuál fue la sorpresa de Mario, al ver cómo un coche que no era un 4×4, en el que iban montados sus padres, se metía en el jardín de su casa. Mario inmediatamente, fue corriendo hacia el coche.

– “Papá, mamá, ¿este es el nuevo coche que habéis comprado?”, le preguntó Mario a sus padres angustiado.

– “Sí hijo, este es nuestro nuevo coche, ¿te gusta?“, le respondió su mamá.

– “Claro que no me gusta, no es un coche todoterreno, es un coche eléctrico que no vale para nada, ¿pero por qué os habéis comprado este coche?“, preguntó Mario enfadado. Seguir leyendo este cuento corto…