Cuentos de Ciudades

LANA Y LA ESTRELLA

Cuento Corto para niños, creado por: Paky 

Lana era una perrita, muy juguetona, traviesa y algo miedosa.  Quería mucho a sus amigos Juan y Edu. A veces se encontraba aburrida, sola; ya que sus amigos tenían que ir al colegio, no podían jugar todo lo que ella quisiera. Ellos tenían obligaciones que atender.

Cuentos muy cortos - Harry el perro cachorro


Sigue leyendo

SUPERMAN HIJO ROJO

Cuento Corto para niños/as; creado por: Jared

Todos saben que superman es único pero hay un secreto. La mayoría pensaba que superman no existía o que fue derrotado por Doomsday.

Doomsday andaba dominando el mundo hasta que un día cayó un meteoro lejos de metropolis. Ahí estaban los que se salvaron. Encontraron a alguien dentro, era un niño que andaba buscando a su padre. Le preguntaron quien era su padre y el niño contesto:

Cuentos-infantiles-El-regreso-del-malvado-principe

– Callel. Sigue leyendo

EL OSO MENTIROSO

Había una vez, un oso muy grande, que vivía a las afueras de una ciudad muy grande en España, Barcelona.

A nuestro protagonista le llamaban “el Oso Kuba“. Kuba estaba perfectamente integrado con los ciudadanos de Barcelona, paseaba por las calles con tranquilidad y tenía amigos allá donde iba.

Cuentos infantiles - El oso mentiroso

Pero a la gente que no lo conocía, le solía dar miedo ver a un oso tan grande por las calles de Barcelona, y como Kuba era muy mentirosillo, en cuanto veía cara de miedo en alguien, salía corriendo y rugiendo para asustarle, y luego se reía a carcajadas y decía: “Pero si no te voy a hacer daño!! Jajajaja“.

Hasta que un día Sigue leyendo

CHECHO Y EL RECOGEDOR

Checho era todavía un niño cuando empezó a preocuparse por el medio ambiente y por conservar su pueblo limpio de basuras que otras personas tiraban.

Todo empezó el día de su cumpleaños, cuando los padres de Checho le prepararon una fiesta sorpresa en el jardín de su casa para que celebrase su noveno cumpleaños con todos sus amigos.

Habían colocado una mesa enorme llena de bolsas de patatas y otros aperitivos, así como sandwich y varias tortillas de patatas, para que merendaran todos los niños.

Cuando acabó el cumpleaños, el padre de Checho le pidió que les ayudara a recoger a él y a su madre el jardín.Justo en el momento en el que Checho llegó al jardín, se quedó paralizado de ver todas las bolsas por el suelo, platos de plástico y vasos.

Cuentos infantiles - Checho y el El recogedor

Mamá, ¿nosotros hemos dejado el jardín así?“, le dijo Checho a su madre.

Si…, ¿Menudo desorden, verdad?“, le contestó.

En ese momento, el padre de Checho, Antonio, que estaba allí le dijo: “seguro que estas pensando que cuánta suciedad habéis provocado en un ratito. Pues seguro que lo que no saben tus amigos, es que no se preocuparían de recoger la basura si hubiera sido en la calle, en la playa o la montaña, contaminando el medio ambiente con estos plásticos

A Checho, las palabras de su padre, junto con todo lo que había aprendido en la asignatura de conocimiento en el colegio, le sirvió para darse cuenta de lo importante que era recoger todo lo que se ensucia.

Así que pasados unos días, Checho habló con sus amigos y les explicó el problema que existía en el pueblo, pues había mucha suciedad porque nadie se preocupaba de recoger las cosas.

En ese momento, elaboraron un plan para acabar con la suciedad del pueblo y concienciar a todo el mundo que hay que cuidar el planeta. Así que se fueron al supermercado y compraron 10 recogedores, y todos los días durante muchos meses, una hora al día, fueron recogiendo la basura que se encontraban por las calles depositándola en los contenedores de basuras.

Así el pueblo volvió a ser un pueblo limpio y los vecinos de allí aprendieron una lección muy importante: todos juntos debemos cuidar el planeta.

 FIN

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

FERMIN Y LOS TOROS DE PAMPLONA

Había una vez un hombre llamado Fermín al que le gustaba mucho correr los encierros de toros en Pamplona.

Fermín era de un pequeño pueblo de España, y todos los años preparaba la maleta para irse a Pamplona y estar el 7 de Julio corriendo el primer encierro.

El primer año que fue a esta fiesta tan popular, que precisamente lleva su nombre, “Sanfermines“, no sabía que los toros del encierro eran muy grandes y corrían mucho.

Cuentos cortos - Fermin y los toros de Pamplona

Fermín vestido de blanco y con el pañuelo rojo atado en el cuello, ya estaba preparado para correr el encierro. Toda la gente que estaba allí, cantaba una típica canción al santo San Fermín para que les protegiera en el encierro…, y a los pocos minutos soltaron a los toros de los toriles.

Cuando Fermín vio a los toros y cabestros acercarse a él, sintió mucho miedo, pues no había visto nunca antes a unos toros tan grandes, así que se quedó paralizado de ver a tanta gente corriendo y a los toros persiguiéndoles.

Fermín se había quedado paralizado en medio de la calle más peligrosa del encierro, la calle Estafeta. Justo cuando los toros estaban a punto de pillarle, Sigue leyendo