Cuentos infantiles etiquetados como: Agua

LOS SUEÑOS SI SE CUMPLEN

Cuento Infantil para niños y niñas, creado por: Alexia

Un día sábado cualquiera Jacob decidió ser bombero voluntario. No dijo nada en toda la semana. Jacob sabía que  una decisión que sus padres no estarían de acuerdo, eran ambiciosos y anteponían el dinero sobre todas las cosas.

Cuentos cortos - Florin el bombero payaso

Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

3.03 / 5 (34 votos)

EL BAÑO

Cuento corto para niños, creado por: Xabier Pita

Hoy era viernes, y como de costumbre me tocaba un baño. El agua del grifo corría y la bañera se iba llenando. Las pompas de jabón se iban haciendo más grandes y el pato de goma iba subiendo mientras la bañera rebosaba de agua. Cogí carrerilla desde el pasillo y me tiré de bomba haciendo una enorme explosión que mojó el suelo del baño.

Cuentos infantiles - El Payaso nadador

Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

4.13 / 5 (30 votos)

LA LLUVIA

Cuento corto para niños, creado por: Martha Bianchi

Una gota de lluvia cayó sobre la calle y una pequeña ranita que andaba por allí le preguntó:

-De dónde vienes?

-Me caí de una nube y pronto caerán muchas más.

-Qué bueno! –Dijo la rana. -Así se formarán charquitos y podré jugar! –Y cómo te caíste?- Agrega.

rana-cuento-infantil-la-lluvia

Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

3.48 / 5 (61 votos)

Historia del jardín de dos colibríes II

Cuento corto escrito por: Mariache, Nicaragua.

Todos juntos decidieron encontrar el por qué de la falta de agua y al final, la mariposa blanca con puntitos rojos en las alas, llegó con la noticia:

No hay agua, porque, allá arriba, en el manantial que esta al pie del monte y de donde viene el agua al jardín, cortaron todos los árboles grandes, jenízaros, ojoches, nísperos y cedros que lo protegían y como resultado el pobrecito se está secando“.

Cuentos cortos mira quien salta

 

Antes en ese manantial llegaban todo tipo de insectos y toda clase de libélulas además de los venados, tigres, mapaches y gatos del monte, ahora ni siquiera las ranitas se han quedado, todos se han ido, pues ya no hay vida. Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

3.93 / 5 (30 votos)

EL LAGARTO Y EL ERIZO

Cuentos infantiles escritos por: Ana Barchukderodriguez

En las ruinas de san Ignacio, donde vive este lagarto, su familia, y sus vecinos. Justo a la hora de la siesta, cuando el sol  como caldera del diablo calienta misiones y la sed se adueña de muchos animales. Algunos van hacia el río Paraná, otros al arroyo Yabebiry, y unos pocos  a los bebederos de las gallinas en las casas vecinas, para calmar su sed.

Nuestro personaje debe cruzar la ruta 12 con la necesidad de beber. Y charlar con sus amigos, en el complejo Jesuita, cerca del cementerio.

Don lagarto mira hacia un lado y hacia el otro, como no viene ningún auto, atraviesa la carretera y sigue por el costado del asfalto hasta llegar al pedregal, ya dentro del complejo, donde están los reptiles al sol.

- Tengo mucha sed – dice al llegar antes de saludar.

Los lagartos soleándose apenas lo miran. Y uno de nombre Bruno, a quién le corresponde en amistad, le saluda y esto hace que entre a la cuenta de que no había saludado y sin esperar…

Buenas tardes amigos y familiares. Está lindo el sol. Me alegra verlos gozando de este reconfortante tiempo naranja -.

Los demás lagartos responden al saludo y siguen al sol sin moverse mucho.

- Tengo sed - agrega Ronco, que así se llama nuestro personaje. Seguir leyendo este cuento corto

LA LECCION DE LA CIGARRA ENFERMA

Cuentos cortos escritos por: Pia Zúñiga.

Un día la cigarra en su casa estaba enferma, estaba resfriada.

Su amigo el oso le dió unas ricas hierbas para que se mejorase.

Al día siguiente se mejoró y se puso un traje de baño, un sombrero y unas lentes de sol, se metió en la piscina de su casa y se resfrió.

Cuentos infantiles - El oso mentiroso

Su amigo, el oso, le había dicho que descansara después de mejorarse y le dió una lección. Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

3.90 / 5 (31 votos)

EL POLLITO SABANERO

Cuentos infantiles escritos por: Ruderico Diaz Romero (Venezolano)

Érase una vez, una bella mañana en la inmensa sabana, en donde todos despertaban con un tierno rocío que les acariciaba el rostro y les invitaba a salir a jugar entre verdes campos rodeados de manantiales y senderos luminosos llenos de muchos colores.

Entre los más divertidos y jubilosos habitantes de aquel lugar, destacaba “el pollito sabanero“, que a pesar de su pequeño tamaño, siempre ganaba las carreras que se celebraban para premiar, al habitante mas rápido que viviera en esa localidad.

Un día, el tierno rocío no llegó de primero en la mañana a ese lugar, y en su lugar un Sol muy radiante y caluroso tomo su lugar, por lo que los primeros habitantes en despertar se pusieron a indagar, que había pasado con la brisa tierna y matutina que siempre pasaba temprano a invitarlos a jugar.

Cuentos cinfantiles- Poki y el coco

Pronto averiguaron que ese día el Sol deseaba ir también a jugar, que se había levantado más temprano que de costumbre, adelantándose al tierno rocío que venía con mucha cautela en su andar, esparciendo su dulce aroma y frescor en cada rincón, teniendo mucho cuidado en no dejar, a ningún habitante sin acariciar.

El pollito sabanero” viendo lo que sucedía, de inmediato tomó por la mano al tierno rocío y corrió lo más rápido que pudo hasta alcanzar al Sol, para colocarlo delante de él para que fuera esparciendo sus caricias y dulce aroma al despertar en los habitantes de aquella sabana que se perdía en su inmensidad. Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

3.57 / 5 (14 votos)

EL AGUACIL Y LA RANA

Cuentos infantiles cortos escritos por: Ana Barchukderodriguez.

Sobre una piedra está una rana con sus ojos cubiertos de lágrimas.

Un aguacil que vive en la totora vecina le pregunta:

- ¿Qué te pasa ranita?¿Por qué estas llorando?-

Cuentos cortos-sarita la rana saltarina Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

4.13 / 5 (15 votos)

QUE LLUEVA QUE LLUEVA

En un lugar de la Tierra llamado África, vivía un niño llamado Jambó. Desde muy pequeño Jambo había aprendido los cantos mágicos de su abuelo y maestro, Abú.

Contaba la leyenda, que cuando el maestro Abú subía a la montaña y cantaba a los dioses la canción “Que llueva que llueva“, conseguía que durante unas horas estuviera lloviendo en todo el continente africano.

A Jambó le habían explicado desde muy pequeño que en el lugar en que vivía él y toda su familia, era un lugar muy seco ya que llovía muy poco, y por eso había sequía, y muy poca agua. Así que desde muy pequeño Jambó supo lo importante que era cuidar el agua y no derrocharla.

Un día, Jambó iba paseando por medio del desierto y se encontró con una lagartija de color amarillo, ya que estaba camuflada, pues apenas se distinguía del suelo. Esto lo hacían para protegerse de otros animales.

Cuentos infantiles -El ciclo del agua

- ¿Qué te pasa lagartija? no tienes buena cara…, le preguntó Jambó con preocupación.

- No puedo moverme de aquí porque no tengo fuerzas, llevo días sin beber ni una gota de agua, este verano está siendo muy duro para mí jovencito.., le respondió la lagartija.

- Yo te llevaré conmigo, intentaremos conseguir algo de agua.

Jambó llevó a la lagartija amarilla a un pequeño charco de agua para que pudiera beber, y después la dejó bajo unos pequeños matorrales donde daba la sombra.

Rápidamente Jambó fue a ver a su abuelo Abú, para decirle que debían de ir a cantar a los dioses a la montaña para que volviera a llover, pues los animales estaban en peligro, ya no quedaba casi agua.

Así que juntos subieron a la montaña y comenzaron a cantar la canción “Que llueva que llueva…”. Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

4.03 / 5 (34 votos)

EL COCODRILO BUENO

Cuentos para niños escrito por: Escritor Stephany Gabriela edad 10 Años .

Había una vez, en un pueblo muy feliz, vivían muchas personas y nada les ponía triste, sólo que ahí vivía un Cocodrilo. Toda la gente, y los otros animales, pensaban que era malo.

Un día una señora, que no se llevaba muy bien con el Cocodrilo, ya que todos los días que lo veía, le tiraba la basura y le decía: tonto, no sabes hacer nada. Pero a él no se le partía el corazón, porque él sabía quién era realmente.

Todos los animales le culpaban y él nunca hacía nada, además de regañarle y tratarlo mal. Aunque él ya estaba acostumbrado a lo mismo todos los días…

Al día siguiente, él estaba en su cascada donde la gente a veces se bañaba, y cuando le vieron, empezaron a pegarle. Pero hubo un niño que al verle lo miro con tristeza y se fue a su lado y le dijo:  ’No te preocupes que yo seré tu amigo‘ y el Cocodrilo se puso feliz y le dijo: ‘Gracias ahora por lo menos tengo a un amigo
El Cocodrilo creyó en él… y no se equivocaba.

Pasaron las semanas, y cada vez, se hacían más amigos, pero hubo un día que robaron en todas las casas del pueblo

Seguir leyendo este cuento corto

Vota este cuento infantil:

4.78 / 5 (18 votos)