Cuentos de Solidaridad

Cuentos infantiles con la solidaridad como principal valor humano. Estos cuentos enseñaran a los niños a ser solidarios. Cuentos de solidaridad infantiles con mucha imaginación. Te lo pasarás genial contando cuentos de solidaridad a los niños. Cuentos de solidaridad que estimularán el lado más solidario y humano de los niños.

Cuentos de Solidaridad:

cuentos-infantiles-cortos-conejo

RENI Y GASPARIN

Cuento Corto Infantil para niños, escrito por: Daryana y Anahi

Había una vez un lejano y mágico bosque, en donde todos los animales convivían en completa paz y armonía. Todos los habitantes cumplían alegremente con sus actividades diarias, sin embargo existía un pequeño venadito quien ya estaba cansado y aburrido de su rutina.

– “¡Todos los días es lo mismo!” – Exclamó el venadito al dar un pequeño paseo por la orilla del riachuelo.

cuentos-infantiles-cortos-conejo

– “No hay nada interesante para hacer; siempre es comer, dormir, dormir, comer”. Sigue leyendo

cuentos-infantiles-cortos-conejo

EL CONEJO Y EL GALLO

Cuento Infantil para niños, creado por: Luis David Gamonal

Un conejo cada vez que cosechaba sus zanahorias lo visitaban sus amigos, con la finalidad de que les regalasen dichas hortalizas. Y el conejo con mucho gusto les complacía en sus pedidos.

Cierto día, el roedor se enfermó y en ese momento necesitaba la presencia de sus amigos más que nunca, sin embargo  éstos al enterarse de su delicada salud prefirieron abandonarlo a su suerte. Pero un gallo, su vecino, al no verlo laborar en su huerto  durante el día, se preocupó por él y fue a visitarlo a su casa pese a no recibir ningún favor a cambio.

cuentos-infantiles-cortos-conejo

Lo encontró muy enfermo, de inmediato el gallo fue al interior del bosque a conseguir plantas medicinales para darle la curación respectiva. Al recibir este esmerado tratamiento, el conejo quedó eternamente agradecido con el ave y le dijo la siguiente frase:

– “Si todos fueran gratos y acomedidos como tú, distinto sería este mundo”.

FIN

– Moraleja del cuento: Cuando pasamos momentos duros, muchas veces las personas menos indicadas son los que nos sacan de apuros. 

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+,… o por Email, con el botón correspondiente a cada red social. Gracias.

LA RATITA TIMIDA

Cuento Corto Infantil para niños y niñas, escrito por: Ena Ramos Ch.

En Tokio (Japón) vivía una ratita llamada Xi’an a la cual le daba pena hablar, solo conversaba con sus padres y por eso no tenía amigos ya que siempre se quedaba callada, pareciera que la garganta se le cerraba sin dejar salir palabras de su boca.

Pero un día, buscando comida con sus padres se entretuvo con una caja de panes y fue vista por un joven marinero que le atrapó para llevarla en su viaje a México.

cuentos cortos - el ratoncillo diminuto

Sin embargo ésta se escapó un día del barco al ser casi aplastada por una escoba. Caminaba por la calle en busca de un lugar donde protegerse de la gente y los gatos, pero a lo lejos vio una casa abandonada donde decidió esconderse. Cuando llegó encuentró dos ratones de alcantarilla que se mostraron muy amistosos y compartieron un trozo de pizza con ella, Xi’an solo sonreía. Sigue leyendo

EL GATO HERIDO

Cuento Corto Infantil para niñas y niños, creado por: Levis Luz Dimas

Una mañana Lucas paseaba su pequeño perro, de regreso a casa escuchó dentro unos matorrales un gatito maullando, se acercó con cuidado y lo observó.

– “Está lesionado, lo llevaré a casa para ayudarlo”. – Dijo Lucas.

cuentos-infantiles-cortos-gato

Cuando el perro vio que le iba a curar empezó a ladrar, su amo lo acarició diciéndole que no se enfadara, que estuviera tranquilo, que necesitaba ayuda y él le cuidaría. Sigue leyendo

LAS HERMANAS TRISTEZA Y ALEGRIA

Cuento Corto Infantil para niños y niñas, creado por: Ena Ramos Ch.

En Valle Miel habían dos hermanas abejas a las cuales eran conocidas como Tristeza a la más delgada y Alegría a la gordita, ¿pero porque Tristeza?. Bueno esta abejita era demasiado tranquila para trabajar, hablar y comer, ya que siempre se sentía cansada y sin ganas de hacer nada, su rostro parecía enfermo.

En cambio Alegría era muy rápida recolectando la miel y siempre andaba cantando, saludando a todos los que encontraba. Alegría invitaba a su hermana a visitar a los animales enfermos; pero Tristeza decía que era aburrido y prefería dormir y por eso nunca tenía amigos, ya que hablar le daba pereza.

Escarabajo y abeja

Una tarde, Tristeza se encontró un conejo atrapado en una red colgando de un árbol y éste le pidió ayuda, pero ella contesto: Sigue leyendo