Cuentos de Optimismo

Cuentos infantiles con el optimismo como principal valor humano. Fomentan el optimismo y el positivismo de los niños. Cuentos de optimismo infantiles con mucha imaginación. Te lo pasarás genial contando cuentos de optimismo a los niños. Cuentos de optimismo que estimularán el lado más positivo de los niños.

Cuentos de Optimismo:

cuento-infantil-hospital

EL PELO SANADOR

Cuento Corto Infantil para niños y niñas, escrito por: Evelyn

Había una vez un niño que padecía de cáncer y el pobre estaba ya muy enfermo.

– “Necesitará un milagro”. – Se solía decir al verlo.

cuento-infantil-hospital

Y los milagros hace mucho que no concurrían por aquella ciudad. Sigue leyendo

cuentos-infantiles-cortos

LAS AVENTURAS DE JULIA

Cuento Infantil para niños, creado por: Graciela Rodriguez

Erase una vez… un pueblito muy muy bonito lleno de alegría y paz, vivía allí una de las protagonistas de nuestra historia la princesa Julia. Ella tiene la edad en que los sueños y la realidad son la misma cosa y con siete añitos puede hacer que una cuchara y un tenedor baile un vals o un rock and roll alocado.

Dueña de una gran imaginación le agrada jugar y divertirse; y el día solo promete una gran gran aventura… la otra protagonista la pequeña princesita Ema con tan solo dos años y un torbellino de picardía y mucha ternura. Empezó recientemente a hablar donde el diálogo apurado puede expresar mil palabras y solo un weerrfdbxsahafgfg, y allí estaba compinche y compañera de travesuras su abuelita.

cuentos-infantiles-cortos

Esta aventura transcurre así: Sigue leyendo

UNA ALEGRE PICADA – 1ª PARTE

Cuento Infantil para niños, creado por: Militza Perales

Amaneció un día radiante del mes de Junio, con un sol resplandeciente. Desde la ventana de mi habitación podía observar a los pájaros cantando en la rama del árbol de mango que ocupa una gran parte del patio de mi casa.

Mientras me levanto de mi cama tratando de recordar el sueño que me hizo sentir feliz y del que no podía recordar, escucho los pasos de mi madre subiendo las escaleras para venir a mi habitación y me hago la dormida arropándome rápidamente.

Cuentos infantiles - Tip, la Hormiga curiosa

Enciende la luz de mi cuarto y corre las cortinas en su totalidad, (como si fuera necesario), para que entre más claridad según ella dice. Sigue leyendo

¡¡EL PROBLEMA..ES LA LUZ!

Cuento Infantil para niños, escrito por: Ettna García

Jacinto como todos los días le entusiasma levantarse muy de mañana para ir a la escuela, él será un gran científico-inventor… lo menciona cada vez que se lo preguntan sus padres o cualquier otra persona.

Un lunes al entrar al salón la maestra Rosita empieza su clase con una pregunta a todo la clase.:

Cuentos-infantiles-el-nino-y-los-almendros

– “¡Niños! ¿Saben por qué tenemos problemas en México de obesidad?. – Contesta seguido – “No me respondan, será el proyecto de este bimestre, investigarán y me darán respuestas lógicas a esta pregunta”. Sigue leyendo

ANTES DE NUESTRA ERA

Cuento Infantil para niños y niñas: Raquel Roldán

Los niños de todas las eras y de todos los lugares deben ir a la escuela, ahí tienen muchas cosas que aprender. Y además deben ir muy bien presentados: bañados, peinados, con las uñas limpias.

Los niños de la edad de piedra no eran la excepción: ellos iban a la escuela todos los días aunque hacía mucho frío, se ponían su piel de mamut bien lavada (no planchada, las planchas no existían), pero sí peinada (la piel de mamut y también la cabeza de los niños). Claro que los peinados de esa época eran muy diferentes a los de ahora, ahora nosotros diríamos que antes de nuestra era los niños iban a la escuela greñudos, pero no era así, lo que sucedía era que iban peinados a la moda de entonces.

cuento-infantil-primitivos

También iban con las uñas limpias, sólo que ellos no las llevaban cortas como los chicos del siglo XXI. Los niños de la edad de piedra necesitaban tener las uñas largas porque les servían para muchas cosas: como defensa de algunos animalitos, por ejemplo. Claro que si el que los atacaba era un mamut o un tigre dientes de sable, sus uñas no les servían de nada, necesitaban armas más efectivas. Las uñas largas también les servían para escarbar y sacar raíces para comer, el problema era que quedaban ¡súper sucias! y había que limpiarlas después. Sigue leyendo