Cuentos de Humildad

Cuentos infantiles con la humildad como principal valor humano. Cuentos para enseñar a los niños que sean humildes. Cuentos de humildad infantiles con mucha imaginación. Te lo pasarás genial contando cuentos de humildad a los niños. Cuentos de humildad que estimularán el lado más humilde de los niños.

Cuentos de Humildad:

Cuentos-infantiles-La-cuerda-y-los-ninos

¡HURRA AL HEROE DESHILADOR!

Cuento Infantil para niños y niñas, escrito por: Diana Santos

En la huerta de Hilario cerca de la higuera, doña Hilda se pone a hilar las hojuelas hastiadas de miel de las hojas mágicas que caían al hoyo hasta que echaba humo como una chimenea, ¡qué horror! ¿Quién logrará deshilarla? él que lo haga será un deshilador hábil.

– Hemos hallado al mejor deshilador de esta zona entre los hijos de los Hidalgos que es: Homero, quien ha dicho:

Cuentos infantiles- La cuerda y los niños

– Mi habilidad de deshilador deja huella y si hago mi mejor movimiento huyan de inmediato, huyan sin dudarlo.” ¿Han sabido que pasó con Homero?, ¿ya hizo su mejor movimiento? porque no nos dimos cuenta si teníamos que huir. Sigue leyendo

cuento-infantil-la-col

EL CUENTO DE LA COL

Cuento Infantil para niños y niñas, escrito por: Silda Barberá

Desde el cielo, la lluvia iba cayendo… cayendo, suave, suavemente. Era bonito ver el cielo nublado.

De noche no se veía ni una estrella. Así durante seis días. A pesar de todo, había que reconocer que era bueno aquella lluvia, ya que beneficiaría a la tierra.

cuento-infantil-la-col

Los hombres que con su sudor la habían trabajado, miraban complacidos como crecían las plantas. Al cabo de seis días salió el sol, las plantas mojadas por la lluvia brillaban como si fueran perlas preciosas. Sigue leyendo

cuento-infantil-paraguas

EL PARAGUAS

Cuento Infantil para niños, escrito por: Silda Barberà

Voy a contar una historieta de un pueblo pequeño, pequeñito. Las casitas eran todas muy blancas, como si las hubieran terminado de pintar.

Tenía una iglesia muy bonita, estilo románico, rodeada de tiendas con arcos.

cuento-infantil-paraguas

Este pueblo pequeño, pequeñito, tenía delante de la iglesia una plaza donde iban a pasear los días de fiesta. Las personas de este pueblo eran muy sencillas, estaban muy contentos y orgullosos de tener aquella plaza, los porches con sus arcadas, que en una de ellas vendían helados. Sigue leyendo

Cuentos infantiles - el dia del arbol

EL ARBOL PRESUMIDO

Cuento Infantil Corto, creado por: Ale Torigino

Había una vez un árbol que vivía en un campo muy grande y estaba contento con su belleza. Tan lindas estaban sus ramas que parecían un candelabro.

Estaba plantado en medio de los demás árboles y los superaba en altura a todos.

Cuentos infantiles - el dia del arbol

– Si con lo hermoso que soy diera además frutos….. estaría mucho mejor. – Dijo muy triste.

Por fin un día, en lo alto de su copa comenzó a crecer un bellísimo fruto. Cuanta alegría sintió nuestro árbol, tanto que se hacía cada mes más grande su fruto y un día la copa del árbol se fue doblando y doblando hasta que empezó a tambalearse. Finalmente se rompió y cayó pesadamente al suelo.

Estaba triste por ello, pero aprendió una valiosa lección, que era disfrutar en cada momento de lo que tenía.

FIN

– Moraleja del cuento: Cuantas veces el no ser felices con lo que tenemos complica las cosas. La ambición a veces arruina las cosas, como le pasó a nuestro arbolito.

– Valores del cuento: Humildad. Felicidad. Sabiduría.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+,… o por Email, con el botón correspondiente a cada red social. Gracias.

cuento-infantil-la-semilla-presumida

LA SEMILLA PRESUMIDA – 1ª PARTE

Cuento Infantil para niños, creado por: Miguel Padova

Entre los dedos de un arce grandote, vivía una semilla. No había en toda la Foresta semilla más presumida, más fanfarrona y más desagradable. Tenía un ala, y sólo una, que era el orgullo de su corazón. Cada mañana la sacaba a pasear hasta una rama baja y poco poblada y la acariciaba a la vista de todos. Y entre caricia y caricia, decía:

– “¡Bah!, esas no tienen un cuerpo alado como el mío”, – sacando la lengua a unas orugas.

cuento-infantil-la-semilla-presumida

– “¡Bah!, esas alas no sirven para volar”, sacando la lengua a unas gallinas. Sigue leyendo