EL DRAGON MAXIMO Y EL MEDIO AMBIENTE

Cuento Corto Infantil para niños, escrito por: El Equipo de Cuentos Infantiles Cortos

Máximo vivía en una cueva de una gran montaña en la parte más alta del hemisferio norte, que por ser del norte siempre hacía mucho frío, y la nieve apenas se derretía.

Quizás por ello, Máximo estaba tan aclimatado y contento en su hogar, ya que con el fuego que expulsaba cuando bostezaba por las mañanas, calentaba la cueva y los alrededores hasta que volvía a bostezar antes de irse a dormir, de manera que conseguía una temperatura muy agradable a lo largo de todo el día.

Cuentos-cortos-el-cumpleanos-del-dragon

Su misión en el planeta era vigilar que la nieve siguiera en su punto de dureza y temperatura, para que el deshielo que había habido en otras décadas no terminara con el ecosistema de la zona, y como consecuencia, de parte del mundo. Así que el único fuego que debía salir de sus fauces era el de la mañana y la noche, y siempre orientándolo hacia dentro de la cueva. Seguir leyendo este cuento corto…

EL CASTILLO DE CRISTAL

Cuento Corto para niños; creado por: Gianluca Alberti Díaz

Había un da vez, un hermoso castillo que estaba en el corazón de un bosque. Al mismo tiempo era el corazón de un pueblo donde había varios personajes como dragones, hadas, ogros, un Rey llamado Nitram y una reina llamada Arsa.  Ellos eran muy generosos con los  habitantes.

cuento-infantil-el-castillo-de-cristal

Seguir leyendo este cuento corto…

EL PAIS DE LAS MARAVILLAS – 2ª PARTE

Cuento Infantil para niños/as, creado por: Abraham Moises

Capitulo 6: Empezando a Montar un Dragón

El mago empezó a enseñarle a Andrés como entrenar a un dragón, él eligió a alguien llamado Viernes y empezó a entrenarlo con unas duras pruebas que solo el mejor dragón las podrá cumplir. Viernes empezó a volar bajo, después alto luego muy alto y finalmente superó todas las pruebas, ya esta listo para el viaje.

Cuentos infantiles - la princesa y el dragon

Seguir leyendo este cuento corto…

CLARISA Y SU DESEO PROHIBIDO

Cuento Infantil para niños, creado por:  Valeria Torres

Hace mucho tiempo había un pueblo llamado “Findergard”, allí todos eran muy felices, sus habitantes eran duendes que trabajaban en lo que ellos deseaban y se transportaban a donde estaban los humanos.

Ellos trabajaban en una feria que decían la fortuna a todos los niños buenos, pero un día una niña llamada Clarisa Endard pidió que su madre regresara. Pero los duendes no podían hacer ese tipo de deseos, sólo podían conceder lo que un niño normalmente desearía como por ejemplo: un oso de peluche, una muñeca, caramelos y un poco de dinero. Pero el deseo que Clarisa pidió era prohibido para un duende.  Además, los duendes tenían órdenes de obedecer, quien no obedeciera las reglas sería castigado con un malvado dragón.

Cuentos infantiles - El duende verde de la casa

Había un duende recién llegado, por lo tanto, éste no sabía de las reglas. Entonces le sacó una tarjeta y decía: Tus deseos son órdenes.

Seguir leyendo este cuento corto…

EL DRAGON DE LA MAZMORRA

Érase una vez, un dragón que estaba encerrado en una mazmorra de un castillo muy muy lejano.

En el castillo vivían los reyes con su hijo pequeño, llamado Arturo. Arturo era un niño muy curioso, con lo que a sus cuatro años de edad, ya había descubierto la mazmorra del dragón, sin embargo, no le había dicho nada a sus padres.

Todas las semanas bajaba a ver al dragón e intentaba hablar con él, aunque sin éxito alguno, ya que el dragón no hablaba su idioma. Aún así, Arturo le contaba las historias que le sucedían en el castillo y así tenía un amigo con quien compartir sus aventuras.

Poco a poco, el dragón iba captando lo que le iba diciendo Arturo, y aunque no entendiera todas las palabras, sí que se daba cuenta de lo más importante de las historias que le contaba.

Cuentos infantiles - El dragon mazmorra

El dragón se moría de ganas de poder hablar con Arturo, así que empezó a intentar pronunciar palabras en el mismo idioma que Arturo. Poco a poco, iba aprendiendo a pronunciar algunas palabras, hasta que llegó el día en que pudo hablar con total normalidad con Arturo.

Así, llegaron a ser grandes amigos y se contaban muchas cosas, pero había una pregunta que el dragón nunca le contestaba a Arturo, y era esta: “¿Por qué estás en esta mazmorra?

Arturo no estaba dispuesto a no recibir respuesta, por lo que se le ocurrió contar toda la historia a sus padres para ver si ellos sabían algo… Pero cuando los padres se enteraron de que Arturo había estado yendo a las mazmorras a ver al dragón, le castigaron y le dijeron que el dragón era muy peligroso y que no debía acercarse.

Arturo tuvo aquí la contestación a su pregunta: sus padres eran los que le habían encerrado, porque pensaban que era un dragón malo.

Arturo no estaba dispuesto a admitir que el dragón era malo, así que bajó a las mazmorras y decidió liberar al dragón que sus padres tenían capturado. Seguir leyendo este cuento corto…