Cuentos de Comprensión

Cuentos infantiles con la comprensión como principal valor humano. Cuentos de comprension para que los niños aprendan a respetar y comprender. Cuentos de comprensión infantiles con mucha imaginación. Te lo pasarás genial contando cuentos de comprensión a los niños. Cuentos de comprensión que estimularán el lado más comprensivo de los niños.

Cuentos de Comprensión:

Cuentos cortos - El columpio de los niños

UNA DULCE TARDE PARA MANUEL

Cuento Corto Infantil para niños, creado por: María Alenjadra Torigino

Una cálida tarde de verano, los pájaros alegraban con sus trinos y el sol tibio acariciaba con sus rayos las hojitas de los árboles. Hacía mucho calor, los niños salían a tomar ricos helados y a jugar en la vereda.

Ese día, Manuel decidió salir a la plaza con su abuelito Fermín, después de hacer los deberes.

cuento-infantil-niña-oliendo-flor

Bueno y obediente se sentó en un banquito y sacó su bolsita con coches de todos los tamaños y colores, los coleccionaba y eran rojos, azules y amarillos, su color preferido. Sigue leyendo

Cuentos infantiles- La cuerda y los niños

LEONARDO Y LA CASA EMBRUJADA

Cuento Infantil Corto, creado por: Martina Araya

En un vecindario oscuro, tenebroso, que nadie pasaba por allí. Habitaba en una pequeña casa el señor Richgood, un hombre que todos decían que estaba trastornado porque nunca salía de su casa, siempre se escuchaban gritos y no le gustaba que nadie, ni su propia familia lo visitase.

Un de catorce años pasó un día cualquiera por la calle de este señor, parecía que fuese nuevo por allí, ya que nadie se animaba ni a observar un poquito.

Cuentos infantiles- La cuerda y los niños

Estaba solo, viendo la nada que había por el lugar, hasta que de pronto pasó por delante del escondite de Richgood. Le llamó la atención, así que se dirigió hasta la puerta, llamó, pero nadie salió. Entonces cuando Leonardo se estaba yendo, se abrió la entrada al infierno, ya que la casa de repente tenía una boca grande, las ventanas eran los ojos y la alfombra era la lengua; parecía una persona. Sigue leyendo

Cuentos cortos - El principe y el mendigo

ROSALINDA – 2ª PARTE

Cuento Infantil para niños, creado por: Genesis Guzman

Rosalinda se sentía molesta porque Edgar nunca le dijo que era príncipe y él se sentía triste por lo que hizo su papá.

Edgar le dijo a su papá que hiciera las cosas bien porque era su amiga, más él no le hizo caso, entonces el rey, para que ella no arruinara sus planes la envió lejos a vivir con otros padres y les dijo que ella había fallecido.

Cuentos cortos - El principe y el mendigo

Edgar muy triste solo lloraba y le contó todo a su nana, ella le dijo que estuviera tranquilo porque si están destinados a estar juntos se encontrarán al final del camino, ya que el destino se encargaría de eso. Sigue leyendo

Cuentos infantiles - La luna y el pajaro

LA LUCIERNAGA Y LA LUNA

Cuento Corto Infantil para niños, creado por: María Alejandra

Había una vez una luciérnaga que paseaba todas las noches por un castillo que se encontraba junto al mar. Cuando salía la luna se quedaba quietecita, junto a una ventana del palacio, mirando su interior, sus salas, sus jardines, todo lo bello que era.

Vivía en él una hermosa princesa, muy solitaria, que salía todas las noches a su balcón a mirar las estrellas.

Cuentos infantiles - La luna y el pajaro

Una noche, la luciérnaga vio como la princesita salía con lágrimas en los ojos, y entonces, muy despacito se le acercó y le dijo: Sigue leyendo

Escarabajo y abeja

LA ABEJITA GIPPY

Cuento Corto para niños y niñas, escrito por: Maria Alendra

Gippy era una abeja muy coqueta, vivía volando de flor en flor, disfrutando de los días de sol, de quien era muy amiga. Éste siempre estaba allí para ella en los días tristes y en los alegres, pero había un problema, la abejita pensaba que debía buscar más amigos para poder jugar.

Pasaba sus horas mirando a las hormigas, las alegres mariposas, etc. Las flores hablaban y se reían entre sí, sin ni siquiera dirigirle una mirada.

Escarabajo y abeja

Un día de mayo, Gippy se cansó y se puso manos a la obra para hallar un amiguito que jugara con ella. Vio un gusano que pasaba por allí, voló hacia él y le sonrió, pero éste siguió su camino sin siquiera saludarla. Sigue leyendo