GABRIEL Y LOS DINOSAURIOS EN LA CIUDAD QUE CAMINA – 1ª Parte

Cuento Infantil para niñ@s, escrito por: Isella Carrera Lamadrid

Todo sucedió en la ciudad que camina. Gabriel solía jugar todas las mañanas con sus primitos en la plazuela de la ciudad. Esa mañana no era distinta. Siguiendo la ruta de las montañas, después de jugar, regresó a casa de sus abuelos y se acercó a beber agua fresca de las tinajas que se encontraban en la cocina. Su abuelita enseguida le sirvió de comer y le pidió que reposara antes de volver a jugar. Lo cierto era que Gabriel era un niño muy curioso e inquieto, cuando no estaba jugando, se encontraba en el corral junto con los cuyes y las gallinas que criaban sus abuelitos, y si no casi siempre estaba pintando y dibujando dinosaurios, pues estos extintos animalitos le causaban una particular fascinación.

Después de reposar, tal como se lo pidió su abuelita, Gabriel bajó hacia el corral que se encontraba justo debajo del balcón de la casa y se puso a jugar con Jacinto, quien era el gallito más puntual de la ciudad que camina. Sus cantos se escuchaban a diario precisamente segundos antes de que las cinco campanadas de la iglesia sonaran. Mientras jugaba con Jacinto, Gabriel atendía con mucho interés la conversación de sus dos abuelos.

cuento-infantil-dinosaurios-la ciudad-que-camina

 

- Esta ciudad está encantada, no es la misma de hace treinta años, cada vez se va encogiendo más y más, es por eso que pronto tendremos que irnos a vivir a otro lugar. Seguir leyendo este cuento corto…

BIBLISER, LA SERPIENTE DE MADERA QUE SABIA LEER

Cuento Infantil para niños/as, escrito por: El Equipo de Cuentos Infantiles Cortos

Había una vez en una biblioteca de una casa, una serpiente de madera que decoraba una de las estanterías. La serpiente medía alrededor de treinta centímetros, tenía pintados dos ojos redondos a cada lado de la cabeza, y estaba hecha con madera de pino, de un tono marrón claro.

En esa biblioteca había tres largas estanterías, y la serpiente estaba en la del medio, así que los libros de su altura los había leído todos, y los de la estantería de arriba y de abajo, había podido leer los títulos, y quería leerse la mayoría.

Cuentos infantiles - La serpiente y la espada

Era una serpiente muy sabia, se llamaba Bibliser, y lo único que echaba en falta eran unas gafas para ver de cerca, porque había perdido vista con tantas letras a su alrededor. Ese era un detalle que no le molestaba, su pensamiento era muy progresista, y pensaba que cuanto más leyera, más lejos llegaría en la vida, a pesar de tener que llevar unos cristales delante de los ojos. Seguir leyendo este cuento corto…

LA PESADILLA DEL BUHO BUBU

Cuento Corto para niñ@s, escrito por: El Equipo de Cuentos Infantiles Cortos

Bubu era un búho precioso, de la especie pigmeo del norte, tenía los ojos muy grandes y de color anaranjados, y unas plumas grises que llamaban la atención, en su conjunto era un búho muy guapo, y tenía a todas sus amigas las búhas enamoradas de él.

Bubu tenía una rutina muy arraigada desde muy pequeño, y era que todas las noches a las doce en punto se posaba en el árbol grande del jardín de las mil flores, y comenzaba a ulular, ¡uhh, uhh!, durante unos veinte minutos, para avisar a todos los residentes del jardín, que era hora de estar dormido.

cuento-infantil-buho

Una vez realizado su trabajo nocturno, él mismo se quedaba vigilante toda la noche para que los demás descansaran plácidamente, y su sitio de guardia era el mismo desde donde había ululado. Seguir leyendo este cuento corto…

PILUCA, LA MARIPOSA ARTISTA

Cuento Corto para niños y niñas, creado por: El Equipo de Cuentos Infantiles Cortos

Piluca era una mariposa con muchas ganas de volar y desprender colores de sus preciosas alas. Desde que nació había sido un insecto muy bonito, ya que en sus alas tenían todos los colores del arco iris, y cuando batía las alas, aquello parecía una caja de lápices de colores.

Nadie le había enseñado a dibujar ni a pintar, su estilo era totalmente libre, así que sus creaciones artísticas eran originales al cien por cien.

Cuentos infantiles - La mariposa invisible

Un buen día, Piluca se despertó triste y muy cansada, había dormido mal y tenía la sensación de que iba a enfermar, así que al desplegar sus alas apenas salieron colores, sólo un poco de azul oscuro, un verde grisáceo y un amarillo blanquecino. Seguir leyendo este cuento corto…

PIZCA, LA HORMIGA CON BUENAS IDEAS

Cuento Infantil para niños/as, escrito por: El Equipo de Cuentos Infantiles Cortos

Había una vez una hormiga muy pequeña que vivía en su hormiguero de un jardín con muchas flores, se llamaba Pizca. La hormiguita era muy pequeña porque aunque el tiempo pasaba, ella no crecía, sus hermanos mellizos eran mucho más grandes y altos, pero ella a pesar de que comía mucho y dormía bastante bien, siempre estaba del mismo tamaño.

Pizca era muy atrevida y valiente, ella nunca dejó de colaborar en las labores del hormiguero, aunque a causa de su diminuto tamaño se dedicaba a las tareas menos pesadas, y a transportar miguitas de pan, en vez de cáscaras de pipas.

Cuento la hormiga y el grano

Se sentía muy orgullosa de poder hacer lo mismo que su familia y amigos hacían, y muchas veces se envalentonaba y se la podía ver arrastrando una hoja de rosal por todo el camino a casa, sin ayuda de nadie y con la cabeza bien alta. Seguir leyendo este cuento corto…

LAS HORMIGAS LECTORAS

Cuento Corto para niñ@s, escrito por: Guillermo Suchetti

Un día la biblioteca del pueblo permaneció cerrada. Dos hormigas vecinas se les ocurrió entrar en la biblioteca; ambas sabían que no habría gente, que estarían en silencio total y que no corrían el riesgo de ser aplastadas por alguna persona.

Entraron con absoluta calma y con la gran ansiedad de ser ellas las únicas que leerían los libros de aventuras, de historia, cuentos mágico, de poemas que quisieran y así recorrer los anaqueles sin apuro alguno, al menos por un día.

cuentos-infantiles-cortos-la-hormiga-y-la-araña

Ambas sintieron que podían disfrutar de la lectura, que debían sentirse que no debían correr el riesgo que supone que alguien las pisotearan, que ellas también tienen derecho a vivir tranquilas y se merecían ser felices, ya que también ellas son trabajadoras como los humanos. Seguir leyendo este cuento corto…

LA MANTARRAYA ALTIVA

Cuento Corto para niños, creado por: Sabrina Sanchez Lara

Érase una vez una mantarraya que siempre paseaba sola en el mar, siempre majestuosa, siempre altiva, pero siempre sola, todos los animales acuáticos la veían pasar y no podían dejar de ver toda esa majestuosidad, esa belleza, esa altivez que hacía a las demás mantarrayas y animales marinos no darse el valor de acercarse a ella.

La mantarraya estaba tan acostumbrada a ser admirada que se olvidó de ser humilde y siempre pensaba que los demás animales marinos no estaban a su altura, por lo que los ignoraba e incluso los hacía menos con comentarios hirientes respecto al aspecto que tenían:

cuentos-infantiles-cortos-mantarraya

- Ese pez globo es muy espinoso, y ese tiburón demasiado narizón y el delfín tiene una frente muy grande, y la ballena es muy gorda. – Decía. Seguir leyendo este cuento corto…

LUIS Y SU CACHORRO

Cuento Corto para niños/as, creado por: Shania Naomi Quiroz Quispe (7 años)

Había una vez un niño llamado Luis que vivía con su mamá y su abuela Rosa, todos estaban muy felices porque llegaría el día de la feria.

Luis le pidió permiso a su mamá para poder ir con su abuela a la feria que había en la plaza. Su mamá le dio permiso para que fuera a la feria, entonces Luis y su abuela se fueron, a ellos les gustaban muchos los perritos pero a la mamá no.

Cuentos muy cortos - Harry el perro cachorro

Luis y su abuela al regreso de la feria encontraron un lindo cachorro lastimado, así que pensaron en llevarlo a casa y curarlo. Su mamá al verlos con el cachorro en los brazos gritó y se molesto mucho. Seguir leyendo este cuento corto…

BERTA, LA GATA EMPRENDEDORA

Cuentos Infantil para niñ@s, escrito por: El Equipo de Cuentos Infantiles Cortos

Berta era una gata persa que vivía en un chalet de una urbanización de lujo en las afueras de Barcelona, en España. Nació allí, y desde siempre se había dedicado a lo que un gato persa puede dedicarse, que es descansar y dormir. Sus dueños, Felipe y Sandro la cuidaban muy bien, y gozaba de una salud excepcional, gracias a sus cuidados.

Berta estaba muy contenta con su vida, pero había algo que no le gustaba del todo. Su raza, la persa, tenía fama de ser muy vaga, a veces les llamaban los tigres del sofá, porque se podían pasar horas completas tumbados sin hacer nada más que dormitar y mirar a través de la ventana, y eso a Berta no le convencía.

cuentos-infantiles-cortos-gato

Ella se sentía diferente al resto de gatos persas, incluso en algún momento se llegó a plantear si quizás no fuera de raza pura, y tuviera mezcla con la raza siamesa, que destacaba por la curiosidad que expresaba. Seguir leyendo este cuento corto…

EL CONEJO Y EL MISTERIO DE LA CAJA

Cuento Infantil para niños/as, escrito por: Luz Herminda Gallego Virguez

Cierto día Tabio, un conejo malicioso, pasaba por el bosque buscando algo que comer, cuando de pronto no muy lejos de allí, escucha un ruido muy misterioso, con mucha cautela se acerca a mirar tratando de no hacer tanto ruido, porque no quería espantar, mucho menos asustar. Agazapado se mete entre las ramas y sorpresa tan grande lo que encuentra, una caja destrozada de la cual salían unos gritos muy fuertes, pero en su adentro no había nada.

La levanta con cuidado y de pronto escucha un suspiro muy fuerte, que susto que se mete, pero vuelve a quedar otra vez en silencio, entonces decide coger la caja y llevarla para la cueva, la coloca en un rincón muy caluroso, la cubre con hojas secas y se recuesta sobre ella, de pronto siente que alguien se le acerca, que le hala de las orejas con fuerza, y ve como una hermosa mariposa en forma de hada se le aparece y le comienza a decir:

cuentos-infantiles-cortos-conejo

- Tienes un corazón muy grande, un corazón muy bueno, pero a veces eres muy curioso y por eso te metes en muchos problemas.

El conejo muy sorprendido quiso salir corriendo, pero no pudo porque descubrió que se había convertido en un pedazo de cartón, y se pregunta a sí mismo: Seguir leyendo este cuento corto…