EL ESPEJO MAGICO DE PETALO

Cuento Infantil para niños y niñas, creado por: El Equipo de Cuentos Infantiles Cortos

Todas las mañanas en el espejo de su habitación, Pétalo se miraba de arriba a abajo para comprobar que su nariz seguía siendo igual de gordita, sus ojos grandes y algo tristones, y su sonrisa un poco hacia abajo. Ella pensaba que era la mejor forma de empezar el día, para que luego todo lo que le pasara desde ese momento, empezara a alegrar sus ojos y a mostrar una sonrisa de verdad.

Ese espejo se lo había encontrado casi destrozado en la calle, y con ayuda de sus padres lo reparó y lo puso en su habitación. El marco lo pintó de color negro y marrón, y el espejo estaba roto por alguna esquina, ya que ese detalle no lo pudo reparar.

Cuentos infantiles - El duende verde de la casa

Un buen día soñó que unos duendes le escondían su espejo en el hueco de un árbol del bosque, y lo sustituían por otro muy parecido pero con el marco de colores, y con reflejos dorados y plateados cuando se reflejaban las imágenes. Seguir leyendo este cuento corto…

LA ANSIADA CARRERA

Cuento Infantil para niños y niñas, escrito por: Hugo Elangel

Agosto había llegado, en La Pampa, en las cercanías de la estancia La Tramontana, la carrera tan ansiada en el campo estaba en los últimos preparativos.

Recostándose en los alambrados, los competidores de aquella complicada travesía, poco a poco iban juntándose. El sol desperezaba los colores sobre la tierra en aquella mañana apacible y fresca. Los cánticos de los pájaros anunciaban con jolgorio el comienzo del día, los loros despertaban en lo alto de los eucaliptos con su bulla típica. A lo alto se divisaban chimangos y unos halcones que observaban minuciosamente el terreno.

cuento-infantil-viento

Los jabalíes, en un pequeño charco, estaban a la expectativa, al igual que unos zorros que jugaban entre los renuevos. Pero, no toda esa mañana saldría según lo previsto, el personaje principal de la carrera se había tomado un descanso. El “Señor Viento”, no soplaría esa mañana, por lo agitado de su pasar días atrás había decidido tomarse el día. Los cardos rusos estaban desorientados, estáticos, por tal decisión. Seguir leyendo este cuento corto…

EL CIELO NO ES SIEMPRE AZUL

Cuento Infantil para niños, escrito por: Matias Olivares

Entró a su hogar apurado haciendo sus maletas.
– “¿Dónde vas?” – preguntó el niño.
– “¡A la casa de Lota, tu abuela!”
– “¿Volverás pronto?” – Preguntó de nuevo.
– “¡Muy pronto, pero muy pronto!” –Exclamó el dueño de casa.

Besó en la frente al menor de sus hijos, cerró la puerta de calle por fuera mientras el pequeño Matías observaba como su padre se alejaba con la ilusión de verlo pronto.

cuentos-infantiles-cortos-el-nino-y-la-madre

No descansó de mover su mano en señal de adiós, mirando como se movía el viento entre las hojas, el canto de gorriones entre los últimos alumbramientos de sol cubriendo el cielo rojizo, en una evidente señal de adiós. Seguir leyendo este cuento corto…

EL OGRO Y EL UIRAPURU

Cuento Infantil para niños/niñas, escrito por: O.V.V.

En lo profundo del bosque, en los alrededores del pantano, vivía un feo y amargado ogro. Se había alejado del mundo, pues guardaba tanto rencor que prefirió estar solo y no tener que enfrentarse a nadie.

Al ogro todo le molestaba y se quejaba por todo. Si alguna criatura del bosque se acercaba gruñía fuerte para ahuyentarla.

Cuentos cortos- el pajaro y el señor cogollo rojo

Pasaba encerrado en su choza todo el tiempo, la cual él mismo construyó, toda cerrada con una única ventana que daba al este, para darse cuenta cuando amanecía y recibir un poco de luz del sol. Seguir leyendo este cuento corto…

NAHUEL, EL INDIECITO

Cuento Infantil para niños y niñas, escrito por: Hugo Elangel

En tierras pampeanas, en un lugar de medanos y monte, en las cercanías del departamento Loventué (tierra que vuela), se alzaba una tribu de indígenas ranqueles. Entre ellos había un niño llamado Nahuel (tigre del monte) que se paseaba cantando por toda la toldería. Era el primero en despertar a todos con su entusiasmo y gracia; a última hora de la noche, su voz acunaba los sueños de todos en la tribu.

Muchas veces peregrinaba por los alredores de la toldería con sus incesantes saltitos. Era frecuente verlo cantando a la sombra de los árboles, dedicando versos a los pájaros y a los animales del llano que ansiosos y expectantes, no dejaban de escucharlo.

Cuentos-infantiles-el-nino-y-los-almendros

Una tardecita, cuando el sol se desplomaba en la silueta de la pampa, los loros balbuceaban las plegarias en la agónica tarde. La tribu fue atacada por la caballería del hombre blanco, desgarrando con sus armas y sus gritos, el silencio y la quietud del llano. Seguir leyendo este cuento corto…