CUENTOS PARA DORMIR

Un cuento le conté
a mi hijo José,
y cuando se durmió
al rato despertó.

Un cuento le conté
a mi hijo José,
y cuando se durmió
después se despertó.

Otro cuento le conté
a mi niño José,
y cuando se durmió
al rato despertó,
y ya le dije yo:

Te tienes que dormir,
que cinco cuentos llevo,
y me vas a hacer morir,
que yo también quiero dormir!!

 

Los cuentos para dormir son una herramienta fantástica para los niños; pero niños: ¡os tenéis que dormir de verdad!

Nos cuentan nuestros lectores, que sus hijos necesitan de varios cuentos para llegar a dormirles. Que son fantásticos, pero que les gustaría que con sólo dos cuentos pudieran llegar a dormirse.

Y tú, ¿cuántos cuentos cortos necesitas para dormir?

Déjanos tu comentario!!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí 

Deja un Comentario en este cuento

6 comentarios
  1. Manoli

    Pues no es obligatorio pero debería de serlo, por lo menos tanto a mí como a mis hijos nos ha ido muy bien. El mayor ya tiene 9 años y empecé a contarle cuentos con 1 año, esos 5 minutos que pasábamos juntos todas las noches era maravilloso, luego llegó el pequeño y seguimos leyendo unas veces leía yo y otras su hermano, ahora al mayor le encanta leer y el pequeño que tiene 5 años esta empezando a querer leerme él a mí algunos renglones del cuento y eso me llena de alegría, no lo dudéis y leerle un cuento a vuestros hijos.

    • Cuentos Infantiles Cortos

      Hola Manoli,

      Nos alegra muchísimo que les estés inculcando a tus hijos el amor por la lectura, porque tiene muchas ventajas y además creáis un vínculo muy bonito todos juntos. Seguir así y nos gustaría mucho recibir un cuento infantil creado por tus hijos y por ti, así nosotros lo publicaremos y miles de personas lo podrán leer.

  2. clara

    yo 1 cuento y me duermo pero a mi no me leen cuentos cuando duermo no es obligatorio leerle un cuento a los niños

    • Alejandra

      Nada en este mundo es obligatorio, pero es una exelente forma de crear un habito de lectura en nuestros niños y sobre todo vínculos afectivos fundamentados en nuestras acciones.

Siguiente CuentoLUCIO, EL PEZ GLOBO