CUENTOS DEL ABUELO – Los Pareados de la Zanahoria 1ª Parte

Cuento Corto para niños y niñas, creado por:  Margarita Sanz Herranz

Alberto, cuando llega a su casa a la hora de comer, lo primero que hace es entrar a la cocina donde su mama está atareada con los últimos preparativos del menú. Tras darle un beso, se lava las manos porque le gusta ayudar y con ellas sucias no se deben de tocar los alimentos. Su tarea consiste en lavar bien las hortalizas con las que van a preparar una apetitosa ensalada.

Cuentos cortos - El domingo de la tortilla en la playa

Pero Alberto no solo entra en la cocina porque le gusta ayudar, también lo hace porque su madre le cuenta cuentos mientras trabajan. Hoy quiere que el cuento que le cuente esté inventado por ella.

La mama de Alberto sabe contar los cuentos muy bien, pero no inventarlos; y menos sobre la marcha.

El abuelo de Alberto, que también ayuda en la cocina poniendo la mesa, se llama Gil y sabe muchos cuentos, algunos muy antiguos, pero como  tiene una imaginación asombrosa también se le da muy bien inventar otros nuevos.

Gil, cuando vivía en el pueblo cultivaba un huerto donde crecían una gran variedad de hortalizas y sabe que todas las plantas, para desarrollarse debidamente, necesitan agua y sol, pero todo en su justa medida. Hoy va a inventar un cuento inspirándose en una lozana zanahorias que Alberto está lavando.

                                    Los pareados de la zanahoria

Había una vez una zanahoria que estaba plantada en el último rincón de la huerta, en un árido ribazo a donde, ni por asomo, llegaba una sola gota de agua. La desafortunada hortaliza se llamaba Cosilla.

 Aquella calurosa tarde, Cosilla, además de sedienta y sofocada, estaba indignada.

 – ¡Uf, que calor! -¡Jolines!. -Exclamó. – ¡Jolines! – Repitió, secándose el sudor que le caía por su verde pelambrera. Al sol en pleno verano… No es justo. Me estoy asando. Una huerta tan poblada y animada y yo aquí, sola y olvidada. De esta no me salvo, en este árido rincón fenezco de inanición. – ¡Que gracia! – Exclamó Cosilla, olvidando su enfado, me ha salido un pareado.  No puedo distraerme, he de espabilar.

La atribulada zanahoria, gritando en dirección a una frondosa tomatera repleta de hojas y de rojos tomates, que estaba ubicada en un privilegiado bancal, en lo mejor de la huerta, informó:

– Doña Tomatera, tengo un problema que no vea usted. 

La tomatera, al oír gritar a Cosilla,  retirándose de la cara un perfumado sombrero de hojas, le preguntó – ¿Qué pasa pequeña, puedo  hacer algo por ti? 

Cosilla, se apresuró a contestarle: – Sí, por favor señora ¿podría plantarme a su sombra? tengo un calor exagerado…, un calor que no aguanto.

La solanácea, que era una planta sumamente solidaria y comprensiva, dijo compungida:

– Pobre pequeña… Veras, por mí no hay inconveniente, te puedes quedar, pero no te lo aconsejo. Tengo que informarte, que al loco del hortelano cuando se pone a regar se pasa y puede terminar por ahogarte.

Cosilla no comprendía lo que le decían.

– Yo tengo los pies en la tierra, lo normal para una planta, pero tú hija mía…  ¿es qué no te ves? estas metida en la tierra de la  cabeza a los pies.  Pregúntale a Don Pepino, es listo el sabio cocombro, él te podrá aconsejar.

 Continuará………………

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

4 pensamientos en “CUENTOS DEL ABUELO – Los Pareados de la Zanahoria 1ª Parte

  1. FLOR QUINTERO GONZALEZ

    Los cuentos son maravillosos para abordar cualquier tema con los niños, felicitaciones a quien dedica parte de su tiempo a escribirlos y regalarnos momentos tan agradables .

    Responder
  2. Elvira Sanz Herranz

    Me encanta el cuento de la pequeña Cosilla y estoy deseando leer la segunda parte pues me ha dejado intrigada esta primera. Enhorabuena a la autora.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

diecinueve + Doce =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>