ALEX Y LA CENA DE NOCHE VIEJA

Alex es el protagonista del cuento de hoy, y sólo hay una palabra que lo describa: “TRAVIESO“. Alex, Tan sólo tiene 5 años, pero desde que empezó a dar sus primeros pasitos no ha parado de ir haciendo alguna de las suyas.

Hoy era 31 de Diciembre, conocido por todos como el día de noche vieja, y la mamá de Alex, ya estaba preparando todos los detalles para la cena de nochevieja, las uvas, el pavo relleno, los turrones, etc.

Mientras tanto Alex merodeaba por el pasillo de la cocina jugando con el coche teledirigido que le había traído Papá Noel hacía unos días, pero sin perder detalle de lo que hacía su madre. A Alex le llamaba mucho la atención que su madre tuviera en una bandeja del horno un pavo al que no paraba de meterle cosas dentro.

Pasadas unas horas, por fin, la mamá de Alex había terminado de preparar la cena de la nochevieja, y se fue a su habitación para darse una ducha y vestirse de gala para recibir a los invitados.

Alex, voy a darme una ducha, no tardo nada. Quédate jugando con el coche en el pasillo, ¿vale?“, le dijo su mamá a Alex.

Vale mamá“, respondió Alex mirando fijamente al pavo que había dejado su madre en la mesa de la cocina.

Alex esperó a que sonara el agua de la ducha para llevar a cabo la idea que tenía en la cabeza, y en cuanto sintió las primeras gotas de agua, corrió hacia el pavo para ver qué era eso que su madre le había metido dentro al pavo.

Esto no va a ser fácil“, pensó Alex. “¿Cómo saco las cosas de ahí?“, se preguntaba en voz alta.

Y de repente,

fue corriendo hacia el cajón de los cubiertos y cogió una gran cuchara. Volvió hacia la mesa de la cocina y empezó a sacar todo lo que tenía el pavo dentro. Patatas, pimientos, cebollas, ajos, y un sin fin de cosas que Alex desconocía.

Alex había conseguido lo que quería, adivinar qué era lo que le había metido su madre al pavo, aunque se quedó muy asombrado, pues nunca se hubiera imaginado que le cabrían tantas cosas ahí dentro.

Como Alex ya había cumplido su objetivo, volvió a por su coche y siguió jugando.

La madre de Alex empezó a bajar las escaleras y vio que Alex seguía en el mismo sitio. “Muy bien Alex, eres un niño muy obediente“, le dijo su madre muy contenta y ya vestida con un bonito vestido.

¡Ahhhhhhhh!“, gritó la mamá de Alex. “¿Pero qué has hecho Alex?¿Has visto cómo has dejado el pavo? con el trabajo que me ha costado prepararlo….” dijo su madre muy triste, casi a punto de llorar.

Mientras tanto, Alex no sabía que decir…

Alex, estás castigado, hoy no vas a cenar y te vas a ir ahora mismo a la cama“, le dijo su madre muy enfadada.

Así que Alex se quedó sin cenar la noche vieja con el resto de su familia, pero ya había aprendido una gran lección que nunca olvidaría, y es que tenía que ser obediente y respetuoso con las cosas que hacen los demás.

FIN

Cuentos infantiles escritos por: www.cuentosinfantilescortos.net

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí.

5 pensamientos en “ALEX Y LA CENA DE NOCHE VIEJA

  1. Siussy

    Que tontería de cuento….y que castigo más brutal. ¿Hay alguien capaz de dejar sin cenar a un hijo en un día especial por haberse portado mal?

    Responder
  2. Alex

    mola mucho el cuento porque Alex , coge la cuchara para sacar lo que habia adentro del pavo. Cuando pega el grito la Madre, mi padre y yo nos partimos de risa.

    Responder
  3. PEPA

    Este cuento es una cacafuti!
    es muy aburrido por lo tanto no se lo leeria ni un burro!
    No es nada original, y nada moderno, hable de una ducha su madre? por

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

2 × tres =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>