PEDRITO, ANITA Y EL ARBOL TRISTE

Cuento para niños escrito por: Michel Martinez bedevia

Un día cuando Pedrito y Anita volvían de la escuela y caminaban a sus casas, decidieron quedarse un ratito en el parque porque la tarde estaba muy linda y soleada.

Era pleno verano y corría una brisa fresca puesto que había muchos árboles, muy grandes y verdes. Pero había un árbol muy triste que no tenía hojas verdes…

Entonces Pedrito y Anita le preguntaron al jardinero del parque por qué aquel árbol estaba tan triste y mustio. El jardinero dijo que no sabían la razón y que mañana lo van a cortar.

Cuentos infantiles - el dia del arbol

Anita y Pedrito regresaron muy tristes a sus casas y Pedrito le contó a su abuelita sobre el árbol triste del parque. Entonces la abuela de Pedrito, que todos en el vecindario creen que es una especie de brujita buena o un hada salida de un libro de cuento, le dijo a Pedrito cómo podría hablar con el árbol triste, aunque también le dijo que el árbol solo hablaría con él si era un niño bueno.

Pedrito corrió a casa de Anita y le explicó cómo podían hablar con el árbol y entonces, corrieron al parque ya era la hora de la cena y no había muchas personas en el parque.

Anita y Pedrito se acercaron al árbol triste y un poquito nerviosos dijeron…..árbol triste somos tus amigos que queremos saber que podemos hacer para que amanezcas verde mañana y no te corten en ramas como lo van hacer….

Anita y Pedrito esperaron unos minutos y el árbol no hablaba. Cuando se estaban marchando, un poco tristes, el árbol dijo: no se vayan amiguitos.

Ellos se sorprendieron al oír al árbol y un poquito nerviosos le preguntaron al árbol que por qué estaba tan triste y no tenía hojas verdes como los demás arboles.

Entonces el árbol dijo: ustedes saben que en la esquina hay un orfanato donde hay muchos niños que vienen a jugar todos los días aquí al parque. Yo los oí decir que van a cerrar el orfanato porque no tienen dinero para mantenerlo y van a llevar a los niños a otro orfanato muy lejos de aquí y los niños están muy tristes, y es por eso que yo también estoy muy triste porque no volveré a ver mis amiguitos jugar en el parque.

Pedrito y Anita se miraron entre sí preguntándose que podían hacer para salvar el orfanato para que el árbol no estuviera más triste y no lo cortaran en ramas mañana como dijo el jardinero. Entonces miraron al árbol y le dijeron: lo siento amigo árbol pero no podemos ayudar a salvar el orfanato porque no tenemos dinero… y Anita empezó a llorar.

Entonces el árbol dijo escuchen ustedes, son niños muy buenos por eso estoy hablando con ustedes y les diré como salvar el orfanato. Entonces el árbol muy bajito les dijo: aquí debajo de mí hay un tesoro enterrado vengan esta noche con un pico y una pala para sacarlo que yo moviendo mis raíces los ayudaré.

Pedrito y Anita volvieron en la noche con el pico y la pala y abrieron un hueco tan grande debajo del árbol que cabía un niño. Entonces Pedrito bajó cuando vio el tesoro y el árbol moviendo sus raíces ayudó a Pedrito a sacar el tesoro.

 Anita ayudo a Pedrito a salir del hueco, tomaron el tesoro y fueron al orfanato esa misma noche y le entregaron el tesoro al encargado del orfanato que era un hombre muy bueno. El encargado del orfanato dijo que con ese tesoro mantendrían el orfanato y los niños no tendrían que ir a otro orfanato.

Anita y Pedrito volvieron al parque y le dijeron al árbol que con el tesoro podrían para mantener el orfanato, y que los niños del orfanato seguirían jugando en el parque. De pronto el árbol comenzó a florecer y en menos de un minuto se convirtió en el árbol más verde, hermoso y frondoso del parque.

Entonces el árbol dijo: gracias amiguitos. Pedrito y Anita volvieron a sus casas. Al otro día, cuando Pedrito y Anita caminaban a la escuela pasaron por el parque, y había muchas personas alrededor del árbol preguntándose unos a los otros como aquel árbol que ayer estaba seco ahora era el más verde, hermoso y frondoso del parque.

Pedrito y Anita se miraron entre sí, sonrieron y siguieron camino a la escuela.

El dinero del tesoro no solo mantuvieron el orfanato, sino que también lo arreglaron y lo pintaron y ahora es el más lindo de todos los orfanatos. Y el jardinero del parque también estaba muy contento porque ya no tenía que cortar el árbol.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí 

18 pensamientos en “PEDRITO, ANITA Y EL ARBOL TRISTE

    1. Cristian Salinas

      Moraleja: Tus problemas se solucionan con dinero. Súper malo su cuento, ademas la redacción es demasiado infantil, como máximo (tal vez exagere) para niños de 5 años.

    2. Cuentos Infantiles

      Hola Cristian,

      Los cuentos que publicamos en nuestra página web son para niños pequeños, para infantil. Son cuentos que también nos envían nuestros propios lectores y en muchos de los casos son niños, lo cual tiene un gran mérito por su parte y les hace mucha ilusión que publiquemos el cuento que creó.

      Cuentos Infantiles Cortos te anima para que escribas tu propio cuento infantil y nos le envíes para que lo puedan leer miles de personas, seguro que nos gustará muchísimo.

  1. yianella karime E. A.

    ESTO ES BUENO ME E DEDICADO MUCHO EN QUE LOS NIÑOS LO LEAN E QUERIDO SER INGENIERA CIVIL PERO MI VOLUNTAD ES SER ESCRITORA DE LA LITERATURA PERUANA NACIONAL , PERO ES MUY BONITOOOOOOOOOO . HA Y TENGO 10 AÑOS MI CUMPLEAÑOS ES EL 13 DE FEBRERO .

    GRACIAS.

    Responder
  2. quiana grant

    aaaaaaaa es commobleble en este intante estoy llorando ese arbol tenia suerteeeeeeeee jejejejejeeejeeeejeeejajaaaajaaaajaaaja

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

15 − catorce =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>