SAMUELITO Y LOS ASTEROIDES

Samuelito era muy chico, no llegaba a alcanzar los sesenta centímetros de altura pero siempre hablaba de los asteroides con sus amigos de la escuela y tenía sobresaliente al redactar sus composiciones sobre física y astronomía.

¿Cómo podremos ver los planetas lejanos de la tierra y los asteroides habitados por ardillas que viven en árboles subterráneos? ¿Cómo podremos saber que las ardillas habitan en los asteroides si nunca nos visitan ni han llamado a nuestras casas?. Pues bien, es que tengo un telescopio con inmensos espejos que me regaló mi tío Naldo– Aseguraba el chiquillo.

Samuelito siempre estaba muy seguro de lo que decía y aseguraba que él era astrónomo y que pronto viajaría hasta un astro desconocido y otros pequeñitos planetas que, según él, se proponía descubrir.

El niño tenía tan solo once añitos y pasaba gran parte de su tiempo observando la vida en las estrellas porque su mayor deseo era irse a vivir algún día, sobre alguna de ellas, dentro de una casa de campaña.

Cuentos infantiles - Lina la astronauta

Eso sí, aseguraba que se llevaría con él a todas las ardillas y los ositos que encontraba perdidos en el ancho y extenso bosque que rodeaba su pueblo.

Un día, jueves a las cuatro de la tarde, el pequeño astrónomo advirtió un planeta enano de dos colores, verde y azul, y le dio la noticia a sus amigas las marmotas que desde hacía tiempo querían emigrar a un lugar seguro donde no tuvieran el peligro de ser atacadas por las águilas blancas.

El enano planeta siempre estaba cubierto por grandes arbustos que no dejaban nunca de extenderse ni de crecer. Por las noches el astro se volvía morado y en él podía verse un río de aguas lentas y grises que, en las mañanas, se escondía bajo tierra protegiéndose del sol.

Samuelito estuvo toda una semana preparando su equipaje y luego se despidió de sus padres, abuelos y sus amigos de la escuela. El joven astrónomo viajó hasta el planeta de dos colores en un bote de velas inmensas que corría por el espacio arrastrado por los vientos.

En su nuevo hogar de bosques subterráneos el niño conversaba a diario con las ardillas, los osos menores, las marmotas y también con un anciano de mucha edad que había llegado hasta el lugar viajando en bicicleta desde un jardín de meteoritos que se miraban tras la luna.

Parecía todo un sueño pero todos los animalitos se volvían robustos, en un abrir y cerrar de ojos, después de nacer. En el planeta de colores el tiempo marchaba bien despacio y los aires eran totalmente puros porque a ninguno de sus vecinos les gustaba fumar.

Además se escuchaban suaves melodías, acompañadas de cientos de cantos, que siempre llegaban desde los satélites viajeros que volaban bien cercanos.

Samuelito era un niño cabizbajo, pero bien soñador, que nunca perdía sus entusiasmos y por ello lograba todo cuanto se proponía. Había hecho en su nuevo planeta un pequeño jardín para que las ardillas corrieran subiendo y bajando de los árboles.

El chiquillo también se convirtió en geógrafo y en viajero celestial, por esto último llegaba a descubrir, a diario, filas de asteroides escondidos que habitaban todo un espacio interminable donde los días tenían varias semanas, las semanas se extendían por largos años y, a estos últimos, era imposible encontrarles el final.

FIN

Autor del cuento corto: Lázaro Rosa | Alberta, Canadá.

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí.

Compartir por WhatsApp

Deja un Comentario en este cuento

1 comentario

Siguiente CuentoPEDRO Y EL LOBO