PABLO EL NIÑO QUE HACIA MAS FACIL LA VIDA A LOS DEMAS

Cuando yo era niña, me pasaba el día observando todo, pero lo que más me gustaba era observar el comportamiento de las personas, de todas ellas: grandes, pequeñas, tristes, alegres, flacas o robustas. Aunque lo que más me gustaba era observar a los niños.

Observaba cuando hablaban y reían, y también cuando callaban o estaban tristes.

Me llamaba mucho la atención que la misma situación a unos les hiciera mucha gracia, y otros apenas se reían, y siempre me preguntaba el porqué.

Quería conocer los secretos del corazón humano, y me parecía que el camino más rápido era observar los comportamientos de la gente que me rodeaba.

Pero esta cualidad mía no era muy valorada, ni por supuesto practicada a mí alrededor, y eso me daba mucha tristeza.

Sentía mucha pena cuando observaba que había niños que querían hablar y casi no podían, que les costaba mucho expresar la alegría y me preguntaba porque les pasaba esto.

Un día, vi un grupo de niños jugando alegremente al escondite, había chicos y chicas y todos juntos formaban una algarabía que llenaba de voces y risas la calle de nuestro pequeño pueblo.

Yo quise unirme a sus juegos, y con una sonrisa me dirigí a la primera persona que vi, sin darme tiempo a observarla muy bien todavía.

Hola, me llamo Ana y me gustaría jugar con vosotros.

Hola Ana, yo soy Pablo, y estamos encantados de que te unas con nosotros.

12 pensamientos en “PABLO EL NIÑO QUE HACIA MAS FACIL LA VIDA A LOS DEMAS

  1. Pingback: Short Story | PAUL, THE BOY WHO USED TO MAKE LIFE EASIER TO THE OTHERS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>