LOS CALCETINES DE PEPITO

Había una vez un niño llamado Pepito, que hacía mucho deporte y que cada día gastaba tres pares de calcetines, todos ellos, eran calcetines de deporte.

Cuando Pepito iba a jugar al baloncesto llevaba calcetines de deporte, cuando iba a jugar al fútbol también, hasta ahí todo era normal. Pero es que, cuando Pepito iba al colegio también usaba calcetines de deporte, y cuando iba a ver a sus abuelos también, y así hacía siempre que salía de casa.

 

Cuentos cortos - Los calcetines de pepito

En su cajón, sin embargo, había calcetines de todos tipos, incluidos los calcetines de vestir.

Un día, cuando Pepito se levantó por la mañana, vio como un calcetín de vestir se le acercaba a la almohada de la cama, y le decía: “Pepito, yo y mis compañeros de cajón, que somos calcetines de vestir, estamos muy preocupados porque no nos usas“.

Pepito reconoció a ese calcetín rápidamente, era un calcetín que le había regalado su madre, hacía ya dos años.

Pepito le contestó:no se lo digáis a mi madre, pero es que los calcetines de vestir no me resultan cómodos, y por eso no me los pongo“.

Entonces, el calcetín de vestir le pidió a Pepito que les diera una oportunidad.

Pepito pensó que, ya que había tomado la molestia de salir del cajon y hablar con él, debía concederle una oportunidad a los calcetines de vestir.

Así lo hizo, y les dijo: “Vale, os concedo una oportunidad. Mañana por la mañana me pondré un calcetín de vestir, a ver si me siento tan cómodo como con los de deporte“.

Esa noche, los calcetines de vestir decidieron que el siguiente día, debía ser el día más especial de Pepito, y para ello debían conseguir que se sintiera más cómodo que nunca.

Así que, establecieron un plan para ser más cómodos que los calcetines de deporte, y decidieron ponerse en la planta de cada calcetín unas pequeñas bolitas pegadas, para que cada vez que Pepito diera una pisada recibiera un masaje.

Al día siguiente, Pepito se levantó para ir al colegio y, tal y como había prometido, se puso los calcetines de vestir y unos zapatos, también de vestir.

A medida que iba andando, se iba dando cuenta de lo cómodo que estaba, y poco a poco tenía la sensación de ir volando mientras caminaba.

Para Pepito, fue el día que más cómodo había ido al colegio y a partir de entonces, aprendió que todo el mundo merece una segunda oportunidad, y que tenía que variar más con su vestuario.

 

FIN

Accede a la tienda, para comprar nuestros productos exclusivos.

Compartir por WhatsApp

Deja un Comentario en este cuento

10 comentarios
  1. agustina vallejos duprat

    el cuento estaba hermoso =)

  2. Lidia

    Que bueno y un excelente mensaje, creo que todos merecemos una segunda oportunidad, sin mirar quien pueda ser, hay que ponerlo en práctica

  3. Enrique Huesca Valverde

    La idea de la historia no está mal pero para que a un niño le resulte más atractiva le falta mayor intensidad en el conflicto. Por ejemplo ¿Porqué Pepito gastaba diaramente tres pares de calcetines? ¿Cómo reacionabam sus padres ante eso? ¿Qué pasa con los calcetines de deportes después de que Pepito decide usar los calcetines de vestir? ¿Se quedan tan conformes, así no más? (Aquí se puede manejar el sentimiento del desprecio o de la envidia)

    Los calcetines representan para el niño su mundo, su seguridad, lo que le gusta, lo que le es familiar.

    Me habría gustado que de pronto en la escuela Pepito siente sus pies diferentes, como más ligeros y frescos, no siente incomodidad, sino tal vez un poco de cansancio. En su clase Pepito se quita los zapatos y hace un reclamo a sus nuevos calcetines pues ya no puede correr tanto como lo hacía antes, ni jugar al fútbol, ni brincar, y cree que ahora los calcetines de vestir son los responsables pero éstos le hacen ver que existe un tipo de calcetines adecuados para cada situación y actividad en la vida: Los calcetines de vestir hacemos ver bien a los niños cuando llevan su uniforme escolar, o cuando deben asistir a la iglesia o a una fiesta formal usando traje.

    La lección es que no hay cosa alguna que pueda satisfacer todas las necesidades todo el tiempo. Hay una cosa adecuada para cada ocasión particular.

    : )

    • admin

      Gracias Enrique por tu aportación, siempre está bien que nos den más ideas para mejorar en los próximos cuentos infantiles que escribamos.

      Muchas gracias y te seguimos esperando por aquí!!

      Saludos

  4. Pingback: EL CALCETIN DE DEPORTE Y EL CALCETIN DE VESTIR | Dibujos para colorear

  5. porongo

    q cuento mas peteeee!!!vaanse a la mieeerrda!!

    • admin

      Porongo debes tener más respeto por nuestro trabajo. Nuestros cuentos infantiles requieren de mucho esfuerzo y dedicación para que los niños se diviertan leyendo.

    • yolanda

      Ten mas educacion que los cuentos son para niños y no para burros como tu y si no te gustan borrate y ya esta pero no faltes el respeto que luego nos quejamos de que los niños no tienen educacion y con padres como tu que se va a esperar.

  6. Pingback: Bitacoras.com

Siguiente Cuento2 CLASES DE JUSTICIAS