LAS TORTUGAS TAMBIEN SE ENAMORAN

Era la primera vez quee Marco iba a viajar en avión. Sus hermanos Laura y Eduardo, ya habían viajado más de una vez. ¡Este sería su primer viaje con toda la familia!

Dos veces al año salían de vacaciones, pero desde que él había nacido, no había tenido la suerte de salir del país: solo había conocido el campo de la abuela Flor y la casa en la playa de su tata Jorge.

Así que de todos, era el más emocionado. Como ya tenía 6 años cumplidos, tuvo un asiento para él solo, entre su papá Fernando y su mamá Sandra. Laura y Eduardo iban sentados en la fila de atrás.

Eran casi las cinco de la mañana,  nunca había madrugado tanto,  y comenzaba el viaje a la Isla Galápagos, un lugar que queda en un país llamado Ecuador, del que algo le habían enseñado en el colegio.

Cuentos infantiles- La tortuga amable de la playa

Marco era fanático de los animales. En su casa tenía una ardilla, un gato, un perro y su favorita: la tortuga Uva. Siempre le decía que cómo le podía haber puesto el nombre de una fruta, pero a él le gustaba. Además, lo que quiso decir fue Luva, pero cuando Uva había llegado a su casa, él no sabía hablar muy bien.

Uva siempre se escondía y Marco pasaba horas y horas buscando a su amiga. Le daba de comer lechuga en una fuente adornada de tortuguitas de todos colores y agua en un pocillo verde, pero Uva era un poco mañosa y no siempre se comía toda la comida.

Además, como le había enseñado su papá, que era veterinario, había que sacarlas al Sol al menos una hora al día, así que mientras él jugaba después de hacer las tareas, Uva lo acompañaba en el jardín. Lo que más le entretenía a Marco, era cuando Uva no solo se escondía dentro de la casa, sino también dentro de su caparazón. Por más que le hacía cosquillas, ella seguía días, incluso meses con la cabeza guardada. Y Marco cada vez que la veía, le daba ataque de risa.

Pero en este viaje, le habían prometido que vería a la familia de Uva, y al saber eso, se le quitó la pena de no viajar con ella. Le habían dicho su papá, su mamá y todos sus hermanos que conocería tortugas gigantes, pero aunque todos se lo habían contando una y mil veces, no podía creerlo.

A Marco le gustaba mucho escribir, así que en las cinco horas de vuelo que separaban Santiago de Isla Galápagos, alcanzaría a escribir todas las preguntas que tenía sobre las famosas tortugas gigantes.

Aunque no le contaba a nadie de su familia, para evitar que su hermano le molestara, lo que Marco más quería saber, era qué hacían las tortugas cuando se enamoraban. Si Uva escondía la cabeza, no se la imaginaba dándole la mano a un señor Uvo, pensaba y se reía de tan solo imaginarlo.

Partió el viaje y parecía que el estómago se le iba a salir. Se quedó callado como dos minutos, pero toda su familia estaba junto a él, diciéndole que esa sensación duraría unos pocos minutos, y que después de eso, podría mirar las nubes por la ventana y el mar desde muy arriba del cielo.

En su colegio, le habían contando que la colonia de Tortugas en Galápagos era una de las más grandes del Océano Pacifico. ¡Parece que todo en esa isla misteriosa era grande! Le ofrecieron de todo para comer mientras estaba en el avión, así que al poco rato de viaje, Marco se quedó profundamente dormido.

Sin darse cuenta, su mamá lo despertó avisándole que estaban por aterrizar en el Aeropuero San Cristóbal, igual que el cerro que estaba cerca de su casa, donde iban a pasear en bicicleta los domingos.

El primer destino sería la Isla Tortuga. Era como estar en el mundo de las tortugas, hasta una isla llevaba su nombre. Luego irían a Wolf, Darwin y Roca redonda. Esta era la que más le interesaba.

Fueron a dejar las maletas a un hotel, y una hora después los pasaron a buscar para ir a un tour de paseo. Casi todos los días veía tortugas, pero aún no había visto ninguna gigante y tampoco sabía cómo eran cuando se enamoraban.

Pero antes de finalizar el primer día, ya sabría la respuesta. El paseo de hoy era sobre pangas, pequeños botes que permiten a los visitantes justamente ver a las tortugas cuando se enamoran.

La verdad es que las tortugas no eran tan románticas como él pensaba, pero sí que eran gigantes. No eran tan parecidas a Uva, eran como 10 veces grandes o tal vez más. Y sus manos y pies, eran parecidos a la piel de los elefantes, otro de sus animales preferidos.

Laura y Eduardo se dedicaron a sacarle fotos a Marco durante todo el viaje. Era tal su cara cada vez que miraba a las tortugas, que sus hermanos lo llenaron de fotos y cariños.

Pasaban diez minutos arriba de las pangas cuando supo la verdad. Las tortugas cuando se enamoran, tienen más de 1000 tortuguitas en forma de huevos, y tal como Uva, mientras nacen, las esconden en un nido casi tan grande como su bicicleta. Lo más lindo de todo, es que las mamás tortugas hacen sus nidos en las mismas playas donde nacieron y se ponen a tomar sol junto a sus nidos.

Nadie le contó qué hacían los papás tortugos, parece que también se escondían como Uva.

Al bajar de las pangas, incluso pudo pasear sentado arriba de una tortuga. ¡No podía estar más feliz!. Abrazó a la prima grande de Uva y le preguntó al oído. – Tortuguita, ¿cuéntame cómo es cuando te enamoras? Y cuando vio a la tortuga levantar su mano gigante para tomar la mano de un tortugo que pasaba, y la vio levantar la cabeza, tanto, que su cuello creció casi un metro, entendió que eso era enamorarse. Hacer que el otro te viera como la más grande de las tortugas.

FIN

 Cuento corto escrito por Acesita (Seudónimo)

 

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

13 pensamientos en “LAS TORTUGAS TAMBIEN SE ENAMORAN

  1. isabel

    mi pais ECUADOR ES UN LUGAR HERMOSO !! y este cuentoo esta lindisimo me gusto mucho y me encanto que saquen cuentos de las islas galapagos ahi mucho potencial de escritura en esa isla !! que triste que la tortuga GEORGE la tortuga que estaba en peligro de exticion murio hace poco : ( !! era la ultima !!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ocho + dos =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>