LAS OVEJITAS DEL PUEBLO

Hace muchos años, cuando yo era una niña pequeña, había muchos rebaños de ovejas y pastores, era muy raro no encontrarte uno en cada pueblo, pues ser pastor era un trabajo muy normal en aquellos años. Hoy en día, muy pocos niños, salvo en cuentos y fotos, han visto un rebaño de ovejas.

Las ovejitas solían vivir en un corral llamado “tinao“, que era un recinto vallado, donde las ovejas tenían un pilón con agua, para cuando tenían sed y en otro lado, paja para cuando tenían hambre. Dentro del vallado, había un cobertizo, que las ovejas utilizaban como refugio los días de lluvia y frío.

 

Cuentos infantiles - Las ovejitas del pueblo

El pastor era el que se encargaba de cuidarlas. Él era quien les echaba la paja para que comieran, y agua para beber. Además, el pastor también las ordeñaba y salía al campo con todo su rebaño.

Lo que más recuerdo de esa época cuando era pequeña, era el ruido de las ovejitas al regresar de pastar en el campo, pues Nino el pastor, les ponía cencerro y cuando andaban, se escuchaba: “tilín,tilón”, y todos los niños que estábamos por allí, corríamos detrás de ellas y lo pasabamos muy bien.

El rebaño de ovejas siempre pasaba por delante de mi casa, y tengo que reconocer que cuando veía al pastor salir  con ellas, me daba un poco de miedo, pues además del rebaño de ovejas, Nino, que así se llamaba el pastor, tenía un par de cabras, y a mí me daban mucho miedo, pues estas cabras tenían cuernos.

A pesar de la humildad de aquel pastor y de lo bondadoso que era con la gente del pueblo, ya que les regalaba leche y quesos, que él mismo elaboraba de sus ovejas, había ciertas personas en el pueblo que le odiaban.

Cuando pasaba el rebaño por la calle principal del pueblo para salir al campo, las ovejas y cabras a su paso, dejaban toda la calle sucia. Siempre, la gente del lugar se había encargado de barrer cada uno su puerta, y así conseguían mantener el pueblo limpio. Sin embargo, había dos vecinos, de los que os he hablado antes, que odiaban a Nino, que no querían barrer, porque decían que era el pastor el que se debía encargar de barrer todo lo que ensuciaba su rebaño.

Pero Nino, cuando llegaba el momento de repartir leche entre sus vecinos, nunca excluía a ningún vecino, ni siquiera a estos dos vecinos que hablaban mal de él. Y lo hacía, porque entendía que para los vecinos, el que las calles se ensuciaran todos los días, era un molestia, así que la forma que tenía de agradecérselo, era llevándoles leche y queso.

 

FIN

Cuento infantil escrito por Mila.

Gracias por enviarnos este bonito cuento infantil!!

Accede a la tienda, para comprar nuestros productos exclusivos.

4 pensamientos en “LAS OVEJITAS DEL PUEBLO

  1. Pingback: THE LITTLE VILLAGE SHEEP

  2. Maria fernanda

    todo esto esta muy bonito es como estar en los sueños y parece que es verdad y un mensaje a los que han visto este cuento infantil y mando un besote para ellos

    Responder
  3. Pingback: LAS OVEJITAS EN EL CAMPO | Dibujos para colorear

  4. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ocho + diecisiete =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>