LAS AVENTURAS DE LUCIA

Si hay alguna niña intrépida y aventurera en la Tierra sin lugar a dudas es Lucía, una niña con tan solo 8 años. Lucía vive junto con sus padres y su abuelo en una casa situada en un pequeño pueblo, rodeado de montañas, un río y muchísimos árboles.

Todos los días, cuando Lucía sale del colegio, y hace los deberes que le ha mandado la profesora, toma su merienda mientras piensa en una nueva aventura..

Lucía ya había merendado, así que se puso sus gafas de exploradora y cogió su mochila, donde guardaba una brújula, la cantimplora con agua, una linterna y un GPS que le habían regalado sus padres por su cumpleaños.

Mamá salgo al jardín a jugar un rato” dijo Lucía. “Está bien Lucía, pero ten cuidado y entra en casa antes de que se haga de noche” dijo su madre.

Cuentos cortos-las aventuras de lucia

Lucía salió corriendo al jardín de su casa, que era tan grande como un campo de fútbol, y su Abuelo que estaba sentado en el porche, le dijo: “¿cuál es la aventura de hoy? Si necesitas un compañero de aventuras no tienes más que decirmelo“.

Hola abuelo“, dijo Lucia. “Siiiii vente conmigo abuelo, que tenemos que resolver una misión muy pero que muy importante!!!”, respondió Lucia.

Entonces, Lucía y su abuelo se dirigieron hacia una parte del jardín donde había muchos árboles y arbustos, “corre abuelo mira esto!!” dijo Lucía. “¿qué es esto?!” le respondió su abuelo. “No lo ves… es una trampa para las hormigas que ha debido poner Papá o Mamá… Estos polvos amarillos son venenosos, tenemos que hacer algo abuelo, porque sino se van a terminar muriendo todas las hormigas del jardín“.

¿Y cuál es tu plan para salvar a las hormigas?!“, dijo su abuelo.

He pensado en hacer un camino alternativo para que las hormigas puedan entrar a su hormiguero sin necesidad de pasar por el lugar donde se encuentra el veneno“, contestó Lucía.

Es una idea magnífica, así tus padres no se darán cuenta, porque los polvos venenosos seguirán en el mismo sitio, y las hormigas podrán llegar a sus casas sanas y salvas“, dijo el abuelo.

Entonces, rápidamente, se pusieron a marcar, con una pala pequeñita que tenía Lucía en su mochila de aventuras, un camino que rodeaba a los polvos venenosos y que conducía a los hormigueros. Para estar más seguros de que las hormigas no tomasen el camino equivocado, que conducía a los polvos venenosos, el abuelo y Lucía fueron poniendo pequeños granos de trigo por todo el camino y así las hormigas se acordarían de cuál elegir.

Estaba empezando a anochecer, y Lucía y el abuelo se marcharon para su casa muy contentos con la aventura de hoy, pues iban a ayudar a las hormigas a no caer en la trampa, permitiéndoles llegar hasta su casa.

Abuelito, esto es nuestro secreto, no puede enterarse Mamá porque sino me regañaría, vale?!!”, dijo Lucía.

El abuelo sonriente, le dijo a Lucía: “claro que sí nietecita, será un secreto de los dos“.

Lucía estaba muy contenta, pues había cumplido la misión de ese día, y además lo había compartido con alguien a quien quería mucho, su abuelo.

FIN

Accede a la tienda, para comprar nuestros productos exclusivos.

Compartir por WhatsApp

Deja un Comentario en este cuento

7 comentarios
  1. PERLA YANETH

    GRAXIAS A QUIEN PUBLICO ESTE CUENTO BALLA Y POENSAR QUE ME HA SALBADO DE PASAR TODO EL DIA EN LA BIBLIOTECA

  2. PERLA YANETH

    BALLA PEDI UN CUENTO CORTO PERO IGUAL ME AYUDO MUXO CON MI TAREA SOLO QUE ME HA FALTADO UN CUENTO CREI QUE TENIA CUENTOS DE TODO TIPO HAORA BEO QUE ME HE EQUIVOCADO PERO IGUAL ME HA AYUDADO MUXO

  3. lucia

    estuvo buenísimo , pero lo más importante es leer en la vida siempre hay obstáculos y también bastantes lecciones en la vida y también mucho en mi tarea:)

  4. anonimo

    hermoso cuentos me ayudo
    mucho con una tarea

  5. LUCIA CASTAÑEDA MATEO

    facil de leer y de comprender , gracias :)

Siguiente CuentoEL GRIFO PARLANTE