LARGUILUCHO Y EL ARBOL DE NAVIDAD

Había una vez un palo de golf, llamado Larguilucho, que jugaba todos los días al golf, en un campo para la práctica de este deporte a las afueras de Madrid.

El palo de golf era un maravilloso golfista, y siempre ganaba campeonatos y torneos de golf.

Cuentos infantiles - La navidad del almendro coral

Bueno siempre… siempre no…. ya que un día apareció un árbol nuevo en el campo de golf, llamado Arbolito, al que le gustaban mucho las pelotas que se usaban en este deporte, y las solía guardar para cuando llegara la Navidad, y colocárselas todas en sus ramas.

A los cuidadores del campo les pareció un árbol muy bonito, y Arbolito llegó a ser la mascota del campo de golf…

Cuando se enteró Larguilucho, el palo de golf, de a quién habían nombrado la mascota, se enfadó muchísimo. Y es que Arbolito no dejaba de coger las pelotas de golf que Larguilucho lanzaba, y así Larguilucho no podía jugar al golf.

Cuando llegó Diciembre, Larguilucho le compró unas bolas de Navidad a Arbolito, para que se las colgara y dejara de molestarle.

Pero a Arbolito le gustaban las pelotas de golf, y no otras…

Así que Arbolito se fue colgando en sus ramas todas las bolas de golf que tenía, para ser un gran árbol de Navidad.

Larguilucho no sabia que hacer.. así que decidió llegar a un trato con Arbolito, y le dijo: “Hola Arbolito, tú me has quitado todas esas pelotas de golf que llevas colgadas… y yo las necesito para jugar al golf. ¿Podrías devolvérmelas, a cambio de estas bolas de Navidad tan bonitas?

Y el árbol de Navidad contestó: “No trates de engañarme Larguilucho, las pelotas de golf son más bonitas que esas brillantes bolas de Navidad“.

Entonces a Larguilucho se le ocurrió una gran idea: pintar las bolas de Navidad como las pelotas de golf, es decir, de blanco y como si tuviera pequeños bocados.

Volvió a ver a Arbolito y le dijo: “Mira arbolito, te dejo estas bolas de Navidad que además son como pelotas de golf, y así tu disfrutas con tus adornos, y si me devuelves mis pelotas de golf yo podré jugar al golf como siempre. ¿Qué te parece?

Arbolito estuvo pensando un rato, y se dio cuenta de que así los dos salían ganando, y que había sido egoísta y no tenía que haber molestado a Larguilucho, y buscarse una forma de conseguir pelotas de golf sin quitárselas a nadie.”

Además, en Navidad especialmente, había que tratar de pensar en los demás y no en uno mismo.

FIN

Cuentos para niños escritos por: www.cuentosinfantilescortos.net

3 pensamientos en “LARGUILUCHO Y EL ARBOL DE NAVIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

16 − 16 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>