EL ARBOL DE LAS AVENTURAS – 1ª PARTE

Cuento Infantil para niños/as, creado por:  Sharon Geraldine

María solía ser muy ingeniosa, le gustaba jugar pero ella se envolvía en sus propios cuentos, quería ser escritora de cuentos para niños.

María solo tenía ocho  años de edad, no tenía con quien jugar, tenía dos hermanos mayores.

Su hermano Luis tenía dieciocho años, estudiaba la preparatoria, Julián, el mayor, tenía veintidos años, se casó a muy corta edad y  tuvo un hijo, que ahora tiene un año; su esposa está de nuevo embarazada de seis meses, dicen que es niña.

Cuentos infantiles - Lucia la obediente

La mamá de María trabaja día y noche, por las mañanas vendía tamales y por las tardes salía a trabajar a la fábrica de pelotas. Le llevaba pelotas continuamente a María, pero ella se cansó de recibir tantas.

Sus hermanos no tenían tiempo para jugar con ella. María deseaba tener un hermano menor, la gustaba jugar en el patio de su casa, solo había pasto y tenía un árbol.

Ella se dio cuenta que podía hacer una casa en árbol. Pasaron tres semanas y por fin terminó su casita.

Tenía su muñeca llamada Lucí. A ella la contaba todos sus secretos y sus intimidades, cada tarde que su mamá salía a trabajar María subía a la casa del árbol y ahí creaba sus aventuras, le llamó “El árbol de las aventuras“.

María se sentía que sola en el árbol, aunque la inspiraba para poder crear sus aventuras. Ella creía que jamás lograría ser escritora porque no había nadie que la apoyara en su sueño, aún así no se daba por vencida, ella quería lograr su meta, así que cada que se iba a dormir recordaba una frase que su abuela le decía varias veces “Jamás des tu sueño por vencido porque algún día se cumplirá“.

Todo el tiempo María se acordaba de lo que decía su abuela y trataba fuertemente de no darse por vencida. Su abuela murió hace año y medio, ella ya estaba viejecita, no comía por sí misma, tenia enfermeras que la cuidaban. María y su mamá la visitaban cada fin de semana. Su abuela murió de un infarto, su corazón era muy débil puesto que era muy viejecita. María y su abuela solían sentarse en el patio a mirar el sol y charlar.

Pasaron solo ocho años, la mamá de María enfermo de tanto trabajar. María no tuvo opción que trabajar porque no tenían dinero para comer. María consiguió un empleo de mesera, por su edad no había trabajos en que pudieran emplearla, solo tenía dieciséis años. Su jornada laboral era desde las nueve de la mañana hasta las siete. Ella quería estudiar la prepa nocturna pero eso sería demasiado, pensaba que no resistiría el cansancio y no tuvo más remedio que renunciar a su sueño de ser escritora. Trabajaba muy triste porque renunció a todos sus ideales.

Su mamá cada vez enfermaba mas. Pasaron seis meses y llego el día que su mama murió, sus hermanos pagaron todos los gastos del funeral. Antes que su mamá muriera le dijo: “María jamás renuncies a tu sueño de ser escritora, yo sé que tú hija mía, algún día serás la mejor escritora y la más hermosa porque no solo eres buena en eso, sino que tu corazón es muy compasivo hija mía.

continuará……..

 

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

2 pensamientos en “EL ARBOL DE LAS AVENTURAS – 1ª PARTE

  1. evelyn

    el cuento esta muy bien pero algo no egusto que disen que ellos no tenian 18 bueno el cuento esta uy bien echo vay 8)

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

diecinueve − cuatro =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>