VALLITA LA BALLENITA – 5ª Parte

Cuento Infantil para niños/as; creado por:Edgar Mancilla Sandoval

La ballena Olivia, al llegar al mar de Cortez todas las ballenas y sus crías se reunieron con sus papás. Quedando Vallita sorprendida al darse cuenta que ella no tenía papa, así que se fue con su mamá.

– “Mami ¿Dónde está mi papá?”

cuento-infantil-vallita-la-ballenita

– “Vallita aún estás muy pequeño para entender eso, pero te voy a explicar un poco. Tu papá fue un héroe, antes de que tu nacieras él hizo todo por nosotros, nuca lo voy a olvidar y es por eso que quiero que seas muy fuerte”.

Olivia le explicó como su padre dio la vida por ellos y también sobre las irresponsabilidades del hombre como los daños ambientales, caza inmoderada y otras cosas que pasan en la vida.

-“Y ¿Por qué los humanos son tan malos?” -Preguntó Vallita con angustia.
– “No lo se, pero yo he visto hombres buenos, al menos en el santuario ballenero. Es más vamos a presentarte con los turistas a las lanchas, es una tradición”.– Sugirió Olivia tratando de tranquilizar a Vallita.

– “Yo no creo que sea una buena idea”. – Se negó la ballenita.
-“Ten confianza mira a Mita y a Sayulita que ya se están acercando a las lanchas”.

Días después, ya más tranquila con la explicación de su mama, Vallita pidió permiso para ir a jugar con sus amigas.

– “Está bien, pero no te alejes demasiado”.- Dijo Olivia acariciando a Vallita.

En el camino, Mita habla con Vallita sobre lo que le había contado su mamá.

– “Bueno ¿Qué es lo que hablabas con tu mamá la otra vez?”
– “Es que quería saber el porqué no tengo papa”.
– “Mmm, ya veo. Pero no te preocupes Vallita cuentas con nosotros. Para eso son las amigos“.

Entonces, Vallita y sus amigas fueron a jugar fuera del territorio de los papás. Ellas se fueron a explorar el mar haciendo travesuras y molestando a calamares y otras especies. Entonces, de repente se encontraron a una enorme ballena macho que preguntaba por el santuario de ballenas grises y también por una tal Olivia.

– “El santuario esta por allá, hacia el mar de Cortez“.- Dijo Vallita señalando la dirección del santuario.
– “Muchas gracias pequeño”.

Aquel macho comenzó a nadar en la dirección indicada, dejando a las pequeños con sus juegos.

– “Oye Vallita, el señor estaba preguntando por Olivia y en el santuario, la única que se llama así es tu mamá”.
– “Es cierto”.

Vallita nadó rápidamente para alcanzar a la ballena que había preguntado por su mamá.

– “Oiga, oiga, usted busca a Olivia ¿Verdad?”
– “Así es” – Contestó aquel macho con tranquilidad.
– “Lo que pasa es que Olivia es mi mamá. Si quiere le puedo llevar con ella. – Se ofreció Vallita.
– “¿Dijiste que Olivia es tu mamá?”
– “Sí”.
– “Entonces yo soy tu papá”
– “¿Qué? ¿Por qué? – Pregunto Vallita sorprendido y confuso.
– “Yo soy Loreto, el esposo de Olivia”.
– “Pero… Mamá dijo que habías fallecido”.
“Yo también pensé que moriría aquel día. Por eso le dije a tu madre que siguiera sin mí. Pero fui rescatado, de hecho yo cerré mis ojos y al abrirlos estaba siendo atendido por los rescatistas de Green Peace. Ellos me curaron y me ayudaron a regresar al mar”.

– “Pa…Papá, estás vivo!” – Dijo Vallita abrazando a su padre con lágrimas en los ojos por la emoción.

Ambos se dirigieron al santuario, donde Olivia ya estaba siendo cortejada por otro macho de nombre Cortez.

– “Anímate. Loreto el pasado, dame una oportunidad, yo puedo ser buen padre para Vallita”.
– “Lo siento Cortez pero yo sigo amando a Loreto aunque él no esté vivo”.

Entonces a los lejos se escuchó a Vallita:

– “¡Mamá! ¡Mamá! ¡Mira quien está aquí!”

Olivia se giró y de inmediato reconoció la figura que se acercaba junto a su hijo.

– “Ma… ¿Loreto?”
– “Así es, soy yo”
– “Debo de estar soñando!”. – Dijo Olivia incrédula ante lo que veía.
– “No mamá, el es mi papi. Ya me contó lo que le sucedió.

Entonces los tres se abrazan en un momento conmovedor e inolvidable para ellos. Mientras, Cortez se alejó de allí resignado:

– “Nunca voy a encontrar una pareja”.

Después de eso, Loreto empezó a recuperar el tiempo perdido con Vallita y se la llevó a mostrarle sus secretos. Cómo conseguir plantón fácilmente, le presentó a su amigo Paz, el tiburón ballena. En su visita Loreto absorvió una gran cantidad de plantón y Vallita trató de hacer lo mismo, pero empezó a toser porque no pudo tragar mucho plantón.

– “Cof, cof, Prefiero la leche de mi mamá”.
– “No te preocupes Vallita poco a poco te vas a ir acostumbrando”. – Dijo Loreto riendo.

Una vez que Vallita aprendió los secretos de Loreto se dirigió al santuario para encontrarse con Olivia y preparar su regreso al estrecho de Bering. Una vez terminados los preparativos comenzaron la travesía hacia el norte. De regreso al estrecho de Bering.

En el camino, ellos hablaron como cualquier familia.

– “Espero que los de Green Peace estén en el camino para protegernos”. – Comentoó Loreto agradecido.
– “Yo espero lo mismo, porque creo que Vallita va a tener un hermanito”. – Agregó Olivia.
– “¿!Qué¡?” – Exclamó Loreto.
– “Es broma. La que creo que va a ser mamá es Rosarito, ya que se casó con Cortez”.

Entonces rieron todos al unisonó y continuaron su viaje, el cual se repitió año tras año. Como una tradición que no debía perderse.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+, Pinterest,… o por Email, con los botones que puedes ver justo debajo. Gracias.

2 pensamientos en “VALLITA LA BALLENITA – 5ª Parte

  1. angy

    Me encantan los cuentos y a mi hija más, pero me gustaría leer más de Navidad y estoy teniendo el hábito de leer. Gracias por sus cuentos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

tres × 2 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>