UN HOMBRE SENCILLO

Cuento Infantil para niños, creado por: María Gema Salvador S. (Barcelona – España) 

¿Cree usted que las buenas acciones se premian? Lea entonces esta historia. Nuestro sujeto es un  ser sencillo. Un hombre de pueblo de esos que se ven mucho por los cafés y paseando por los parques y avenidas.

Cuentos cortos - El pastorcillo y las ovejas

No había en él nada que llamara la atención, esto es, no era guapo, ni alto, ni siquiera  joven ni tampoco estaba bien vestido. Pero era un hombre con una rica vida interior. Siempre pensaba en los demás y apenas en sí mismo. Y eso fue lo que llamó la atención de alguien allá arriba. Y  él decidió hacer una prueba. Le mandaría una serie de espíritus que pondrían a  prueba su alma. El Ser supremo dio la orden y ellos bajaron a la tierra.

En ese momento nuestro amigo estaba en el parque, hacía calor y estaba cansado.Había andado mucho y tenía sed. Llevaba una botella de agua y algo de comida en una bolsa. Cuando iba a beber de la botella se le acercó un niño y le pidió agua.

El pequeño, estaba descalzo y parecía andar solo, quizás se había perdido. Nuestro protagonista sintió compasión del muchacho y le dio la botella. El niño le dio las gracias y se marchó. Poco tiempo después apareció una anciana que andaba encorvada con un bastón y  que  parecía llevar sobre si todo el peso del mundo. Y se sentó junto a él.

Ella le comentó que no había comido nada ese día y que lo estaba pasando muy mal. Nuestro amigo sintió piedad y le dio su comida. Ella le dijo que lo que le había dado era muy poco y él sonrojándose, le dijo a su vez, que era todo lo que tenía. La anciana se marchó al cabo de un buen rato refunfuñando y sin darle las gracias, pero a nuestro hombre no le importó. Él lo  había hecho por amor a Dios.

Llegó el ocaso y se quedó dormido. Y entonces se vio ante las puertas de una gran mansión. Llamó a la puerta y salió un mayordomo. Cuando nuestro amigo le dijo que estaba muy cansado, aquél le invitó a entrar. Él se quedó pasmado por que vio que  por dentro todo era de oro. La habitación a la que fue conducido era muy hermosa y lujosa, pero él no pudo dormir bien, no estaba acostumbrado a tanto lujo y quería volver a su casa. Así se lo manifestó al mayordomo cuando volvió a parecer al día siguiente. Le preguntó el sirviente si tenía hambre y nuestro hombre  contestó  que sí, pero que su desayuno era frugal, pero el criado sin hacerle caso, le sentó ante una mesa con grandes sillas y servicio de oro. Los manjares más exquisitos estaban ante él, pero al  no ser un hombre glotón, apenas comió, solo lo hizo para satisfacer su hambre. Bebió agua dándole las gracias por todo al mayordomo y preguntó de quien era aquella magnifica residencia. A lo que el otro respondió: es de mi amo, un gran señor. Él solo recibe a los grandes personajes de la tierra.

Nuestro hombre le dijo que se sentía honrado, pero que él como no era nadie no entendía porque le habían invitado. Entonces el mayordomo sonriendo le  llevó hasta la salida.  Un poco más tarde mientras nuestro amigo  iba andando, encontró una casa más modesta. No había mayordomo para abrirle sino una bonita joven quien sonriendo, le invitó a pasar dentro. Nuestro hombre entró.

Pasó en esa  morada unos días y vio que allí solo se podía pensar en uno mismo.Tampoco se sintió  a   gusto y quiso volver a su casa. La joven sonriendo le puso en la puerta de salida. Avanzando unos metros  se vio ante una diminuta casucha. Al llamar a la puerta vio ante sí a la anciana que había  conocido en el parque. Y al entrar dentro al niño a quien había dado de beber. La una estaba  triste, el otro feliz.  Ellos le preguntaron el por qué les había ayudado, a lo que contestó nuestro amigo porque había sentido compasión. El niño que no era otro que un ángel, se transformó ante él y le dijo que su acción era buena, pero ya estaba pagada al darle las gracias. La anciana que también era un ángel, le dijo por el contrario que su obra era mucho mejor, porque no le había dado las gracias y se había ido enfadada. La ingratitud no había hecho mella en su alma. Nuestro hombre  no entendió lo que le decían; pues  él siempre había procurado hacer el bien sin esperar a que se lo agradecieran.

Cuentos infantiles - dos niños hermanos

Después ellos desaparecieron. Curiosamente nuestro protagonista se sintió allí más feliz que en el palacio y en la otra hermosa casa anterior. Durmió toda la noche. Y al despertar cual no sería su sorpresa que se encontró otra vez en el parque. No pasaba nadie y soplaba el viento. Su experiencia había sido de lo más curiosa, pero quería volver  a casa. Mañana sería otro día, habría otras personas a las que favorecer. Se levantó del banco y echó a  andar.

Arriba en los cielos, dos ángeles  esperaban el fallo del Altísimo. Los dos esperaron  la sentencia sobre el proceder del humano en el parque. Uno de ellos, el primero le dijo al Señor, que la acción de ese hombre  no tenía apenas mérito, el otro que si lo tenía. Y aquel que todo lo ve y su mirada penetra hasta el más pequeño de los pensamientos, escudriñó la mente de nuestro hombre y le preguntó que le había parecido la actitud de los dos ángeles y por qué lo había hecho.  A lo que el hombre respondió.

– Señor, es lo que debía hacer.

Esa era la respuesta correcta sin orgullo, ni afectación. La prueba había sido superada.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

5 pensamientos en “UN HOMBRE SENCILLO

  1. Haydee

    Hola, soy Abu de tres adorables criaturas, de 6, 4 y 2 añitos, varones los mayores y nena la menor. Me alegro mucho encontrar esta página con cuentos que podré contarles, esperando sembrar buenos valores en sus corazones, como lo hice con sus padres. Gracias

  2. BEATRIZ

    SOY MADRE DE 3 Y ABUELITA DE 5 PRECIOSOS NIÑOS. GRACIAS POR ABRIR ESTE SITIO FAMILIAR. YO CRECI ESCUCHANDO CUENTOS QUE AHORA LOS VEO EN MI VIDA SACADOS O INVENTADOS DE LA BIBLIA POR MI QUERIDA ABUELA, COMO DEL AMOR A LOS HIJOS DEL LIBRO DE TOBIAS Y DE LAS SUEGRAS Y NUERAS DEL LIBRO DE RUTH,ETC. Y AHORA SIN PENSAR TRATO DE SER BUENA NUERA Y ENTENDER MEJOR A MIS HIJ@S Y CON SUS PAREJAS.
    QUE DIOS LOS SIGA LLENANDO DE SU GRACIA PARA QUE SIGAN EDUCANDO MAS AL MUNDO ENTERO.

  3. Elvira Kato Enomoto

    Hola amigos, soy abuelita de una hermosa niña de seis añitos, está en Primer Grado, todo quiere leer y hay que explicarle que se puede leer todo pero no todo lo que lea lo entenderá, y los cuentitos serán de gran ayuda para trabajar en la niña el valor que destaca en el cuento leído.
    Los cuentos se convierten en grandes herramientas para enseñar a los niños, inclusive a los adultos, a trabajar sentimientos, emociones, valores de toda índole, desarrollo del sentido crítico, para convertirnos en personas juiciosas y nobles, especialmente con los demás, y lograr una sociedad en un grupo humano solidario, pacífico y justo.
    Gracias mil por la preocupación e intención.

    1. Cuentos Infantiles Cortos Autor

      Buenas tardes

      Nos alegra que mucho que no solo los papas ayuden a sus hijos con la educación, sino también sus abuelos. Es fundamental que entre todos hagamos que los niños crezcan con estos valores humanos.

      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

quince − Doce =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>