SARAY, LA GITANILLA RUSA

Cuento Infantil para niños/as, creado por: Maria Antonia Llaneras

SARAY y su abuela Manuela vivían en el gran Bosque Mágico, en el corazón del frío valle, rodeado de frondosos y centenarios arboles, las hayas gigantes, los enormes robles, los pinos albinos y un lecho de mullidos helechos verdes que albergaban multitud de animalillos salvajes.

Abuela y nieta vivían junto con su perro Rufo, de largos pelos color canela oscuro, en una profunda cueva excavada en la ladera de la montaña. Las cuevas naturales eran la mejor vivienda para soportar el rigor del invierno ruso.Cuentos cortos - El principe y la rosa

En la entrada de la cueva, había una buena estancia que hacia de cocina y habitación, cerca de una chimenea con horno incluido.

El calor del siempre constante fuego hacía de barrera en contra del aire helado del exterior.

Saray vivía feliz en el viejo bosque, rodeada de animales y pájaros, a la vera de un río llamado el Rio Esmeralda, el cual nacía a unos 700 mtrs. mas arriba. Su nombre viene por el color verde esmeralda de sus turbulentas y caudalosas aguas, ricas en polvo de esmeralda que arrastraba la fuerte corriente desde el nacimiento del río. Rufo se había despertado muy temprano y ya estaba buceando en el río en busca de los salmones que bajaban del río después de deshovar sus crías, bajaban medio muertos y agotados, los pescaba con destreza y se los llevaba corriendo a su ama, la cual los colgaba en lo negro de la chimenea para que se ahumaran y posteriormente venderlos en el mercado de los viernes.

Manuela estaba muy orgullosa de su nieta Saray a la que había enseñado todo lo que ella recordaba y algunas cosas de su propia cosecha, las tradiciones gitanas rusas
estaban llenas de sabiduría ancestral, para la curación y alimentación en los bosques mas fríos y duros del planeta. Saray vendía en el mercado de los viernes, siempre iba acompañada de su comadre Violeta, su hermana, vecina, las dos se vestían bien ese día. Sobre todo Saray que siempre se ponía su falda roja de volantes y su blanca blusa con encajes. Además sus aretes de oro colorado y su pintalabios rojo importado de la China por unos gitanos españoles, le daba un aire de princesa morena.

Su comadre Violeta parecía una chica de 17 años, con su eternas botas negras, su abrigo negro de marta y los gorritos de colores y guantes que tejía su vieja madre, los cuales también vendía en el mercado, le daban un aire totalmente juvenil. Las dos chicas parecían comerse la vida a bocados, cansadas de morar todo el largo invierno cerca de la chimenea, comiendo chocolate caliente y mermelada de arándanos. Había engordado un poco, pero eso no le preocupaba nada, era bueno tener un poco de grasa adicional, por si había que caminar mucho por el bosque a partir de ahora.

Al fin había llegado el mercado de primavera, y todos los gitanos estarían ya vendiendo sus mercancías en el mercado del los viernes, en la ciudad de Rosmarinuso llegado la primavera.

Era un día soleado de mayo, al fin las nieves se habían acabado, y se estaban deshelando muy rápido, el bosque brotaba agua por cualquier rincón, había que tener mucho cuidado de no patinar con el musgo verde y gelatinoso que alfombraba todo el valle, casi se podía ir sin zapatos y eso es lo que hacia Saray, sus zapatillas doradas le iban bien para correr, pero sin ellas era libre como un conejillo.

Fin

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

3 pensamientos en “SARAY, LA GITANILLA RUSA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

19 + uno =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>