SANTA CLAUS Y SU GOTA NAVIDEÑA

Cuento Corto para niños/as; escrito por: El Equipo de Cuentos Infantiles Cortos

Santa Claus era un señor muy mayor que con su uniforme rojo y blanco y su espesa barba, repartía ilusión en forma de regalos todas las noches de cada año, del 24 al 25 de diciembre.

Los niños sabían que esa noche alguna sorpresa recibían, como recompensa al buen comportamiento de todo el año, así que muy obedientes todos se iban a dormir sin protestar, y cerraban los ojos para conciliar el sueño lo antes posible, ¡pero los abrían una y otra vez de los nervios que tenían!.

Cuentos infantiles - el reno soñar de papa noel

Esa noche Santa Claus trabajaba sin parar, con sus listados de regalos para cada niño intentaba no equivocarse, y les pedía ayuda a sus renos, sobretodo a Rudolf, el de la nariz roja, que llegó el último como remolcador del trineo de Santa Claus, y era el más divertido y elocuente de todos.
Cuando los renos habían comprobado que todos los niños dormían, comenzaba la ruta de la ilusión. Los primeros niños a los que visitaba Santa Claus era a aquellos que habían escrito sus cartas sin faltas de ortografía y tenían muy claro el regalo que querían.

Después la visita era para los más pequeños, que por falta de experiencia, sus cartas estaban escritas con letra muy grande y algo desordenada, y por último, el trineo hacía aparición en la casa de aquellos niños que no habían escrito carta.

Los motivos para no haber escrito la carta eran diversos. Algunos niños no sabían escribir aún, otros no pensaban que fuera necesario, porque sabían que siempre Santa Claus les dejaba algún regalo bajo el árbol, y otros pensaban que había otros niños que necesitaban más los juguetes y regalos que ellos.

Santa Claus era muy sensible al espíritu navideño propio y de los demás, y le conmovía ver como niños de tan corta edad supieran darse cuenta del verdadero altruismo de la Navidad.

Así que un buen día tuvo la brillante idea de regalar a todos aquellos niños que no habían escrito carta porque pensaban que otros niños necesitaban más los regalos, un corazón rojo en forma de gota, como símbolo del altruismo por los demás.

Ese símbolo tuvo mucho éxito a nivel mundial, porque el significado que quería transmitir era el de ayudar a los demás, y el de dejarse ayudar siendo humilde y buena persona.

Con el tiempo, Santa Claus se dio cuenta de que todos los niños, aunque escribieran sus cartas, eran muy altruistas, ya que el sello que las cartas tenían cuando las recogía del buzón al año siguiente, era ese corazón en forma de gota que tanto significaba para nutrir el espíritu navideño, y que comprobó que los niños que no escribían carta, transmitían a los que sí lo hacían para sellar las cartas navideñas.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+, Pinterest,… o por Email, con los botones que puedes ver justo debajo. Gracias.

Un pensamiento en “SANTA CLAUS Y SU GOTA NAVIDEÑA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

5 − 5 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>