PIQUI, LA BALLENA ORGULLOSA

Cuento Infantil Corto para niños/as; creado por: El Equipo de Cuentos Infantiles Cortos

Pinqui era una ballena azul que, junto con sus padres, vivía en el océano Antártico. Se trataba de una familia feliz, y su ambición no era más que estar sanas e intentar ayudar a los animales que lo necesitasen.

Un día, Pinqui comenzó a nadar jugando con una manada de focas, y se despistó de la trayectoria que sus padres llevaban. Cuando se dio cuenta de que estaba sola en medio del océano, comenzó a llorar muy asustada.

cuento-infantil-ballena-mar

Un banco de sardinas que pasaba por allí le preguntaron:

– “Ballenita, ¿te has perdido?. Si nos dices de donde has venido, te podremos ayudar a regresar con tu familia”.

Pinqui les dijo muy desconfiada: – “Tranquilas sardinillas, no necesito vuestra ayuda”.

Las sardinas al escuchar tal respuesta, se fueron sin despedirse, – “¡qué se había creído la ballena gigantona!”.

Cuando Pinqui comprobó que las sardinas ya no la veían ni oían, comenzó a llorar de nuevo. Realmente estaba muy asustada y pensaba:

– “Nadie sabrá lo mal que lo estoy pasando, ni siquiera se lo contaré a mis padres cuando los encuentre”, – se prometió.

De repente, escuchó un ruido detrás suya, intentó girarse para ver quién era, con la mala suerte de que calculó mal su longitud, y con la cola rompió una roca de coral, que se partió en añicos.

Los pececillos que vivían en esa colonia, miraron a Pinqui con cara de terror. Si Pinqui no hubiera estado tan preocupada por haberse perdido, se los hubiera comido sin pensárselo dos veces, pero no fue así, y los diminutos peces fueron a darle las gracias:

– “Muchas gracias por no tragarnos, señora ballena. ¿Sería posible que la ayudásemos a solucionar aquello que le preocupa?”.

Pinqui les miró con cara de lástima, por un momento sintió que alguien le estaba agradeciendo algo que hacía, y sentía la necesidad de involucrarse y olvidar el orgullo por un momento, así que les dijo:

– “Pececitos, qué buenos sois, sabéis que os hubiera comido en cualquier otra ocasión, y ahora estoy hablando con vosotros, y explicándoros lo que me pasa”.

Los peces muy agradecidos sonrieron de tal manera que la sonrisa les tapaba la cara, entre todos intentaron animar a Pinqui cuando ésta les contó que se había perdido, y como pudieron empezaron a averiguar por las algas dobladas, y el plancton derribado en la arena, por dónde había llegado Pinqui al arrecife de coral.
Cuando al fin vio a sus padres a lo lejos, les dijo a sus pequeños salvadores:

– “Me despido aquí de vosotros, no quiero que mis padres sepan que me he perdido. Aunque se que a partir de ahora no seré tan orgullosa. He aprendido de vosotros el valor de la humildad y la generosidad. Muchas gracias por confiar en mí”.

Los peces volvieron muy contentos a su arrecife, y Pinqui con la mejor de sus sonrisas se abrazó a sus padres y les dijo:

– “Os quiero mucho, siempre estaré a vuestro lado”.

La familia al completo siguió nadando como si nada hubiera ocurrido, y Pinqui a partir de entonces se volvió la ballena más comprensiva de todos los océanos.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+, Pinterest,… o por Email, con los botones que puedes ver justo debajo. Gracias.

3 pensamientos en “PIQUI, LA BALLENA ORGULLOSA

  1. sahira

    pues es muy lindo porque tenemos que ser generosos con todas las personas y ayudarlas en todo momento cuando lo neseciten, eso si es amabilidad, me gustó

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Trece − 5 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>