PEPE EL PESCADOR Y LA TRUCHA JUANA

Cuento Infantil para niños/as, creado por: Martin Bravo

Esta es la historia de Pepe y Juana.

Un día Pepe, un afamado pescador de la zona decidió ir a pescar una trucha que se le había resistido año tras año a su padre, abuelo, bisabuelo, nadie de
la familia, había podido conseguir el citado trofeo. La trucha se llamaba Juana, era muy lista y grande. Tenía unos ojos vivos y brillantes, una pintona rioja y parda preciosa, grande por que nunca se había fiado de nadie, pero Pepe tenia mucha paciencia y había ideado un plan infalible.Cuentos infantiles - El rio magico

A la trucha Juana lo que mas le gustaba era comer hormigas, y Pepe muy astuto había estado toda la primavera cogiendo hormigas. En un bote de cristal tenia 1000 hormigas, para intentar engañar a la trucha Juana.

Esa noche, antes de ir al rió, Pepe durmió mal, soñó que la trucha Juana le vencía, que se comió las hormigas y no consiguió cogerla, se callo al rió, se

mojo y lloro amargamente, por perder tan preciado trofeo.

Pero eso fue solo un sueño. Eran las 7.00 h de la mañana; Pepe se levanto, desayuno sus tostadas, leche, zumo de naranja, y empezó el nuevo plan, feliz y contento por que ese día triunfaría y su familia siempre lo recordaría, por atrapar a la gran trucha, llamada Juana.

Cañas preparadas, hilo preparado, no podía fallar nada, todo perfecto, anzuelos, cola de rata y las famosas 1000 hormigas.

Y mochila al hombro comenzó a subir por la orilla del rió, hasta el pozon, oscuro, negro y enfangado donde vivía feliz y contenta Juana.

Pepe se acerco sigilosamente por la orilla, monto la caña y clavo una hormiga a su anzuelo, todo indicaba que tardaría muy poco en atrapar a Juana. Lanzo una vez y la hormiga se poso en el agua y Juana la mordió con tal suavidad que ni Pepe se entero.

Volvió de nuevo a clavar otra hormiga; pero Juana que era muy lista y astuta, de nuevo sigilosamente subió desde el fondo del pozon, cogio con su boquita la hormiguita y se la comió.

Pepe enojado, enfadado, pensó que no podría engañar a Juana, una tras otra así hasta 500 hormigas, y sin resultado.

Pepe no ceso en su empeño, 600 hormigas y nada. Juana reía , disfrutaba, con el manjar que Pepe le ofrecía, 700 hormigas y nada, Pepe sudaba, ya no reía, estaba comenzando a enfadarse, se le acababan las hormigas.

Comenzó a llover, lo que faltaba, un mosquito zumbón le pico en la cara, una zarza le araño la mano, sufría por que seria otro de la familia que no había
engañado a Juana.

……800 hormigas, 900 hormigas y nada.

A las 990 hormigas rezaba, quedaban 10 solamente y estaba anocheciendo, cuando solo le quedaba una sola hormiga, Pepe la clavo, persistente de nuevo
en el anzuelo 1000, y lanzo cerrando los ojos y esperó.

De repente Juana que se había despistado un poco, se clavo el anzuelo en el labio y comenzó a sangrar sin poder soltarse.

Pepe noto que la caña se doblaba, -¿se habrá enganchado? pensó.

Pero no, al otro extremo del hilo estaba Juana, sangrando y gimiendo de dolor, Pepe grito de alegría ¡viva, viva! y fue recogiendo hilo, hasta que vio el morrito de Juana con el anzuelo clavado de lado a lado. Juana insistía en soltarse pero no pudo, llego a la orilla y Pepe cogió en sus manos tan deseado trofeo.

Pero se dio cuenta de que la trucha Juana le miraba con ojos de pena y de su ojito salio una lágrima.

Pepe pensó, y le dio pena , dijo; ¿ si este año la pesco que pescare el que viene ?, me aburriré como una ostra.

Así que con el corazón helado mirando la carita de Juana, decidió curarle la herida y soltarla.

Pepe, todos los años, seguía recogiendo hormigas, pero cuando iba a ver a Juana no llevaba ni anzuelos ni cañas.

Se hicieron amigos y año tras año Pepe alimentó con hormigas a Juana. Pasaron del odio a la amistad y jamás se olvidó uno del otro.

Trata a los animales con respeto y sentido común , no los maltrates.

FIN

Y ahora también puedes disfrutar de este  cuento en inglés, el cual lo encontrarás en dos partes:

 

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

6 pensamientos en “PEPE EL PESCADOR Y LA TRUCHA JUANA

  1. Ohslho

    El ‘Respeto’ es la base de la armonía natural. Mientras nos respetemos unos a otros, la llave del respeto se extenderá al resto de la naturaleza como si fuera una fragancia y así todos los terrícolas seremos más amigos/as. Felicidades por el cuento.

    Responder
  2. andreina

    fabuloso me salvaron la materia de valores con este cuento
    GRAX =) *-* *-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

    Responder
  3. vanessa sierra

    este cuento me parecio favuloso pues es verdad el respeto es la vase de todo mando este bello menzaje desde la bibioteca de mi escuela pues entre a esta pajina por que dimos una clase sobre los valores y teniamos que hacer un cuento grasiaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

cinco × cinco =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>