PEDRO Y EL ALBARICOQUE

Cuento Infantil para niños, escrito por: Melicelta

Pedro era un niño de cinco años, que no le gustaba nada los albaricoques, siempre que podía huía de esa temible fruta y se comía rápidamente una gelatina o un yogur.

En el recreo a la hora de comer, su madre siempre le colaba la fruta en el merendero, puesto que

cuentos-infantiles-frutas-verduras

el albaricoque es una fruta muy sana y con vitaminas que le permitirá a Pedro crecer y ser un niño sano para toda su vida, pero al pobre Pedro le desagradaba mucho su sabor, así que cuando menos le miraban, Pedro tiraba a fruta a la basura.

Furiosa su pobre madre le regañaba por no apreciar esa fantastica fruta y tirarla habiendo tantos niños que no lo pueden comer y el sí.
Pedro se fue a la cama triste y con mucho sueño. Se metió en la cama y durmió profundamente y sonreía por el bonito sueño que estaba teniendo.

En sus sueños empezó a ver colorines por todos lados, una espiral enorme que le transportaba a un mundo imaginario de los niños donde pueden conocer todo aquello que en el mundo de los adultos no pueden ver.

Abrió sus maravillosos ojos y se encontró en un mundo rodeado de fruta y sus habitantes eran frutas que podían hablar, jugar y a trabajar con los humanos.

Pedro comenzó a pasear por la calle admirando lo que veía sus infantiles ojos y se encontraba con un grupo de frutas pequeñas, más o menos de su edad, jugando y riendo entre ellos. El pequeño Pedro quería jugar con ellos, pero por ser diferente le gritan y le decían que no querían jugar con él y le decían:

– Fuera, no te queremos aquí, fuera, no eres una fruta como nosotros.

Pedro casi llorando se fue a un rincón, pero de repente alguien le tocó el hombro cariñosamente y le dijo:

– No llores por lo que te dijeron esos chicos, no merece la pena, ni siquiera te conocen.

Pedro asombrado vio que era un albaricoque.

– Bueno niño ¿como te llamas?, yo soy albaricoquito, ¿y tu?

– Me llamo Pedro y tengo cinco años, ¿quieres jugar conmigo al pilla pilla?
– Claro que sí, juguemos y después te dejaré mis coches para jugar a las carreras.

Pedro y albaricoquito jugaron durante horas y rieron de lo divertido que eran las carreras de coches y contarse chistes el uno al otro.

Pero pedro escuchó a su madre llamarlo se despertó sobresaltado, pero su madre lo tranquilizó tocándole la frente con cuidado.

– ¡Mama, mama! – Grito Pedro.
– ¿Que te pasa hijo? – pregunto su madre preocupada.

– He soñado que tenía un amigo albaricoque y que me lo pasaba genial con él, era muy bueno conmigo.

– Vaya cariño, así que ahora te gustan los albaricoques por lo que veo.

– Sí mama, desde ahora en adelante comeré albaricoques por lo buenos que han sido conmigo. Y creceré sano y fuerte, ya lo verás.

A partir de ese día Pedro comía los albaricoques que le ponía su madre y le gustó para siempre.

Esto cuento ha acabado y felices se han quedado!

FIN

– Moraleja del cuento: No hay que desconfiar de las frutas, puesto que son buenos alimentos para nosotros y sobre todo los niños.

– Valores del cuento: La amistad, obedecer a los padres y tener una buena alimentacion.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al final del cuento. ¡Gracias!

2 pensamientos en “PEDRO Y EL ALBARICOQUE

  1. mari carmen

    Me interesa saberme un cuento para los niños a la hora de comer. Me llamaron para hacer una sustitucion en el comedor de una escuela, creo que hay niños que no saben o no quieren comer,tienen entre tres y ocho años, me encantaria saber como actuar con los niños en esos momentos y por ello pense en los cuentos,si me pueden qyudar hacer lo mejor posible el trabajo les quedo muy agradecida de antemano, QUE DIOS LES BENDIGA.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

catorce + 6 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>