PABLO Y LA RANA

Cuento Infantil para niños, escrito por: Ana Isabel Martín

A Pablo le gusta mucho jugar en el campo. Sus padres tienen una casita en un pequeño pueblo cerca de la ciudad y suelen ir casi todos los fines de semana. Allí Pablo puede jugar cerca de un riachuelo pequeño, en el que solo puedes mojarte los pies.

A Pablo le gusta cazar bichos. Caza grillos, ranas, luciérnagas… Un día atrapó una rana en un bote. Cuando iba a coger la rana con la mano, la rana le miró y dijo:

cuento-infantil-rana

– Si me das un beso me convertiré en príncipe.

– Puagg, ¡¡que asco!! ¡¡ No voy a besar a una rana!! – Dijo Pablo. – Además, ¿para qué quieres ser un príncipe? Ya nadie hace caso a los príncipes, ¡¡es mucho mejor ser una rana que habla!!

La rana no parecía muy convencida. Él siempre había estado esperando que alguien le diera un beso para ser príncipe; y su vida como rana solo había sido esperar y esperar, esperar y esperar….

Pero entonces Pablo le dijo que ser una rana que habla era algo asombroso, único en el mundo. Todos iban a quedarse asombrados ¡Podría incluso llegar a ser presidente! o ministro de medio ambiente, o ayudante de ministro…

La rana seguía sin creerle mucho. ¿Quién iba a hacer caso a una rana? Pero aceptó irse con Pablo a su casa.

– Necesitas un nombre. ¿Cómo te llamabas cuando eras príncipe?

– Me llamaba William Baldimor tercero.  – Dijo la rana muy orgullosa.

– Pues ahora te llamaremos Willy ¿vale? – Dijo Pablo.

La rana no estaba muy convencida, pero aceptó de todas formas.

El lunes siguiente Pablo llevó a Willy al cole, y se montó un gran revuelo. Todo el mundo quería ver a la rana que hablaba. En un día Willy hizo más amigos que en toda su vida de rana.

A Willy le parecía increíble, ¿cómo era posible que tanta gente le hiciese caso? Sólo era una rana verde y un poco pringosa. Pablo le explicó que no tenía que fijarse en las cosas malas, sino en lo que le hacía único y diferente de los demás.

Entonces Willy se olvidó por completo de la idea de hacerse príncipe. Aprendió a leer y a escribir, y leyó muuuchos libros y habló con muuucha gente, hasta salió por la televisión. Pero nunca se olvidó de Pablo que le había enseñado a ser feliz siendo rana.

Pablo y Willy fueron amigos para siempre.

FIN

Moraleja: Hay que sacar lo mejor de uno mismo y ser feliz.

Valores del cuento: La amistad, la autoestima.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

7 pensamientos en “PABLO Y LA RANA

  1. rosario tapia

    Les agradezco por este espacio especial para los padres que pueden compartir un momento del día tan agotador con sus hijos y ver sus caritas esperando en qué acaba el cuento y ver que vuela su imaginación; yo le conté el de Pablo y la Rana y a mi hija le encantó. Seguiré contandole uno al día antes de dormir 😉 muchas a Cuentos Infantiles Cortos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diez − uno =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>