MI SELVA ES MI PATIO

Cuento Corto para niños, creado por: Rotsen Zerep

Muchos siempre dicen que desean irse al Amazonas o al Triángulo de las Bermudas, pero solo debo salir a mi patio, mi patio es mi selva, mi Triángulo o mas bien mi cuadrado de las Bermudas.

En el patio de mi casa siempre encuentras aventuras, como cuando quise cavar como un minero para encontrar algún tesoro, o para encontrar un dinosaurio.

Cuentos infantiles - el monstruo del lago Ness

 

Las cosas que hago en mi patio son mis aventuras hermosas si alguna vez rompí una cañería disculpen mama y papa, cuando corro con la manguera para apagar un incendio imaginario y mojo toda la pintura de las paredes de la sala, pero es mi patio, es lo mejor que me pudo suceder.

Mis amigos y yo nos divertimos subiendo al árbol y fingir que somos piratas buscando tierra, lo que nos separa de la realidad, es como un mundo nuevo, siempre recorro el patio tratado de encontrar algo que nunca vi, cosas que serán para una aventura en algún lugar lejano donde solo estén personas de buen corazón.

Al atardecer finjo que el sol es como una gran bola de fuego que puedo controlar desde el árbol y lo mando a ir al otro lado del mundo, o cuando vi un lagartija y jugué que casaba a un cocodrilo en el Amazonas. Con las pirañas que si tocas el agua te devoran en un santiamén y como mis amigos siempre vienen, les hablare de un juego que fue el mejor de todos.

En las tardes siempre después de hacer los deberes de la casa mis amigos y yo entramos en mi patio como unos soldados que tienen armas porque estamos en guerra contra los reptilianos, una especie de lagartos con cabeza grande como una sandia, y ellos solo desaparecen si les disparas con el rayo de luz que esta en nuestras armas, nunca mueren o no sabemos como hacer para que se mueran pero con que desaparezcan es suficiente para nosotros.

Aunque los días son hermosos en mi mundo por las noches se invierten los papeles, cuando es de noche y voy a dormir siento que mi patio es como un terrible terreno lleno de monstruos que me están mirando por la ventana, así que siempre cierro las persianas para que no estén ahí.

Una vez cuanto estábamos contra los reptilianos a un amigo mío lo hirió un lagarto y nosotros no sabíamos que hacer, sólo lo mirábamos y después vino mi hermana la enfermera y lo curo. Nunca supimos como se lastimo porque en mi mundo yo nunca me lastime, pero en mi patio hay cosas que te lastiman. Después nos enteramos que él se tropezó con una piedra, lo que causo su raspón, pero nosotros no vimos la piedra porque estábamos en otro  mundo.

En los días de lluvia en mi patio miramos como se van los barcos que hacemos de papel, pareciera que es el mar, nada dócil y nuestros capitanes, contramaestres y los demás en nuestro barco deben luchar contra la tormenta que siempre gana pero es divertido.

Una vez yo salí a saltar y jugar en el agua como en la tele, pero mi mama me dijo que no lo haga y después me di cuenta que si haces eso te enfermas y no quiero eso, así que es mejor no volverlo a hacer, pero mi patio es mi escondite también. Cuando me buscan porque no hice la tarea mi patio me protege es como si estuviera ahí para mi, yo quiero a mi patio como quiero a mi casa,  que es muy divertida pero no tanto como mi patio. Aunque si me dieran a elegir, elegiría mi patio porque mi casa es algo tenebrosa, pero esa es otra historia que les contare después.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

4 × cuatro =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>