cuentos-infantiles-cortos-tren

MAX Y LOS TRENES

Cuento Infantil para niños, creado por: Laura Gonzalez Font

Había una vez un niño que se llama Max, era un niño que le gustaba mucho los trenes, por eso siempre para su cumpleaños había pedido un tren que había visto en una tienda.

Él ya tenía uno pero ya no le gustaba, decía que ese tren era como un gusano ¡de lento!, y por eso pidió para su cumpleaños un tren muy bonito; pero sus papás no se lo compraron para su cumpleaños sino días antes.

cuentos-infantiles-cortos-tren

Ese día era el más feliz para él, Max estaba muy contento, no paraba de jugar, lo llevaba a todas partes, pero a su otro tren ya no le hacía caso. Pero un día, oyó una voz cuando era de noche que le decía:
– ¿Hola Max? ¡Aquí, aquí!
– ¿Quién me llama?. – Decía Max todo sorprendido, buscaba la voz de donde había venido.
– ¡Aquí! Yo tu tren nuevo… Max.
– ¿Hablas?, ¿quién te ha enseñado a hablar?
– Sabes Max, me llamo tren Bam Bam Tru Tru, y soy un tren mágico, soy un tren volador que no me hace falta carriles para poder pasar porque voy por agua, tierra y vuelo sin parar ¿Sabes que podrías viajar encima mío e ir a muchos sitios?.
– Max. ¡Qué dices! ¡No soy un bebe que me puedas engañar!.

El niño estaba muy asustado.

– ¿Cuándo tú quieras lo hacemos?.  – Le decía el tren.

Al día siguiente Max se lo contó a todos sus amiguitos, lo que le sucedió por la noche con su tren nuevo que le había hablado, que le decía que era mágico y que cuando quisiera él podría hacer que se hiciera realidad.

Sus amigos le preguntaban:

– ¿Tienes miedo? ¿Que le has contestado? ¿Vas a hacerlo?

Max contestaba que no tenía miedo y esta noche cuando llegase a casa lo haría.
Cuando llegó a casa Max solo pensaba en hacerlo, pero mientras hizo todas las cosas que tenía que hacer se le olvidó.

¿Y Entonces? ¿Qué creéis que sucedió?. Pues Max llegó a su habitación para irse a dormir y se encontró al tren y le volvió a preguntar:

– ¿Quieres subir?
Max contesto: – ¡Sí!, vale.
– Pero para que me convierta en tren mágico tienes que averiguar y hacer unas cosas.
– ¡Qué rollo! ¡Qué aburrido!. – Dijo Max.
– ¿Ya verás que no?. – Dijo el tren.
– 1: Ponerte mi gorra de maquinista 2: Tienes que adivinar las palabras que me hacen que sea rápido, lento y me pare. 3: Subir que nos iremos volando a donde quiera.
Antes de todo te vuelvo a recordar mi nombre que es Bam Bam Tru Tru, tu conoces a mi amigo TRUG que es un tren gusano, son trenes muy lentos pero muy listos.
– ¿De qué tren hablas? ¿De mi otro tren? ¡A vale es muy aburrido!. – Dijo Max.
– Como te he dicho antes es un tren gusano y no corre como yo pero es más listo que yo. Hazme caso, si hablas con él veras como te ayudará a encontrarlas.
– Vale, lo haré. – Dijo el niño.
– ¿Hola Trug?.
– ¿Quién me llama?. – Dijo Trug.
– Yo Max. Dice el tren Bam Bam Tru Tru ¿que eres su amigo, el mío y que quieres jugar con nosotros?.
– El tren Bam Bam Tru Tru es mi amigo ¡Pero tú ya no! ,¡porque dices que soy muy aburrido y ya no juegas conmigo! ¡antes pasaba cuando no estaba el otro tren!.
– Lo siento Trun no sabía que pensabas así, no sabía que era un tren gusano y que significaba, y ahora ya lo sé ¿me perdonas?..
– Vale, pero que no vuelva a pasar.
– Mira Max, para hacerle correr su palabra mágica es repetir dos veces sus dos primeras palabras de su nombre BAMBAM, y para que vaya más lento tienes que decir las dos últimas palabas de su nombre TRUTRU, y para que se pare tienes que decir ¡PARA!.
– ¿Max vas a subir al tren?
– Si Trun.
– ¿Cuándo?
– Si puedo ahora mismo.

Entonces Max se montó en el tren Bam Bam Tru Tru y le dijo las palabras para poder correr y andar; y cuando tuviera que volver a casa parar y descansar, porque tendría que ir a la escuela.

Todo los días Max jugaba con sus trenes Trun, su tren gusano y Bam Bam Tru Tru su tren volador.

Ahora ya lo sabéis, aunque vuestros trenes no sean tan rápidos o sean más lentos, eso no es lo importante, lo importante es jugar sin parar.

FIN

– Moraleja del cuento: Jugar con todos tus juguetes y no olvidarlos en el baúl.

– Valores del cuento: Aprender a querer a todos tus juguetes por igual y no perder la ilusión por los nuevos.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+,… o por Email, con el botón correspondiente a cada red social. Gracias.

  • Redacción
  • Historia
  • Enseña Valores
  • Educativo

Resumen

Cuento Infantil de un niño que le gustaba mucho jugar con sus trenes. Descuidó los más antiguos pero aprendió a valorar y jugar con todos a la vez.

3
User Rating: 0.0 (0 votes)
Sending

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

cinco × cuatro =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>