MARTES, EL MEJOR DIA PARA OLFATEAR

Cuento Infantil para niños; creado por: El Equipo de Cuentos Infantiles Cortos

Margarita se despertó con una sensación de familiaridad en la nariz que le hizo volver a dormirse unos minutos y soñar con el momento que recordaba. Sus padres estaban preparando café y tostando pan en la cocina, y ese olor a Margarita le recordaba el momento en que nació su hermana pequeña, Teresa.
Se levantó muy contenta y con la nariz por delante fue directa a la cocina sin vestirse ni asearse, tenía que oler de cerca aquel manjar. Sus padres al verla con el pelo revuelto, en pijama y sin zapatillas se enfadaron con ella, porque se podía poner enferma, y que el resfriado le taponara la nariz y no pudiera oler nada.

Cuando la vieron con la nariz metida en el tostador y en la cafetera, comenzaron a reírse, sabían que para Margarita esos olores eran muy importante en su vida, y que le recordaban mucho a Teresa recién nacida.

cuento-infantil-nina-olfato

Ese día Margarita pudo experimentar una cadena de olores en su nariz y su cerebro, ya que a raíz de las tostadas y el café, vino el olor a bebé de su hermana, cuando regurgitaba un poco de leche de su mamá, y cuando se acercaba a olerle la ropita. Eran olores muy tiernos y la niña no se los quería perder.

Cuando llegó al colegio, enseguida supo qué había de comer, macarrones con tomate y ensalada de cangrejo, ¡mmm!, se lo comería todo sólo por cómo olía. Sus amigas de clase la observaban y de repente le dijeron:

– “Margarita, pareces un perrito olisqueando todo, ¿qué te pasa hoy?”.

La niña contestó: – “¡Me encanta sacar a pasear a mi nariz!, ¿porqué no probáis vosotras?”.

En cuestión de minutos, todas las chicas de su clase y ella incluida estaban olfateando la pizarra, los babys, las ventanas, los cuadernos… ¡Qué de olores agradables! Eran expertas en buenos olores, y eso les hacía sentirse orgullosas, ya que no todo el mundo sabía apreciar los buenos olores, y tampoco sabían sentirse bien con ellos.

Así que a partir de entonces, cualquier buen olor que se respiraba por los pasillos del colegio, allí estaban las niñas compartiéndolo y disfrutando de él. Así fue como la felicidad de sentirse bien por oler bien se transmitía de unos a otros, hasta que de tanto oler, a Margarita se le hinchó mucho la nariz, y tuvo que estar varios días sin utilizarla.

De esa manera, aprendió a racionar la capacidad de oler, y la dejó para aquellos olores que le devolvían a algún lugar precioso del pasado, y para disfrutar de los momentos olorosos más alegres del presente.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+, Pinterest,… o por Email, con los botones que puedes ver al final del cuento. Gracias.

Un pensamiento en “MARTES, EL MEJOR DIA PARA OLFATEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

3 × tres =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>