LUNES, EL MEJOR DIA PARA MIRAR

Cuento Corto para niños/as, escrito por: El Equipo de Cuentos Infantiles Cortos

Era un lunes por la mañana y Margarita, la protagonista de nuestro cuento, se disponía a empezar la semana lo mejor posible. Estaba delante del espejo, y el reflejo que le devolvía éste, era el de una niña rubia, con los ojos verdes, con cara de cansada y con ojeras de haber dormido poco.

Aunque lo que vio no le gustó demasiado, sonrió a su reflejo, y sintió por dentro una ola de alegría que le recorrió todo el cuerpo, ya que sus ojos vieron esa sonrisa, y su cabeza pensó que se estaba mucho mejor sonriendo, que con mala cara.

Cuentos-infantiles-El-examen-jaimito

Al entrar en la cocina para desayunar, vio que su hermana Teresa, que la miraba con cara de pocos amigos.

– “¿Qué le habré hecho para que me mire así?“, -pensó Margarita.

Teresa de repente cambió la cara, le envió una carcajada y le dijo:

– “Buenos días hermanita, te estaba gastando una broma para que pensaras que me había enfadado contigo. Ya ves qué fácil, con mirarte con los ojos juntos y las cejas casi unidas, te lo habías creído”.

Juntas se miraban mientras se reían, que momento de complicidad estaban compartiendo, hasta con lágrimas de la risa que no podían contener. Finalmente tuvieron que dejar de mirarse, para que no les doliera la tripa de tanto reír.

Al terminar el desayuno, fueron juntas al colegio, iban mirando todo a su alrededor, dándose cuenta de los cambios que habían sucedido durante el fin de semana tan lluvioso que habían pasado. Había muchas hojas por el suelo de todos los colores, un árbol tenía una rama rota, y un gato callejero intentaba colarse en una alcantarilla porque había visto un ratón introducirse por ahí.

Al llegar a clase, pasó una cosa muy extraña, todos sus compañeros llevaban unas vendas en los ojos, no veían nada, se chocaban con todos los pupitres y con la pizarra. Las hermanas fueron enseguida a avisar a la profesora, y cual fue su sorpresa que ella también llevaba una venda.

Muy alarmadas decidieron quitar la venda a la profesora para que al ver a sus alumnos privados de vista, igual que estaba ella, tomara una decisión al respecto y solucionara ese extraño problema.

Así fue, en cuanto le quitaron la venda, la profesora comenzó a sonreír y a preguntar lo que había pasado, ¡no se acordaba!. Margarita y Teresa la llevaron a la clase para que viera el panorama, y la profesora quedó escandalizada, los alumnos a parte de no ver, no paraban de moverse y de chocarse unos con otros.

Entre las tres, lograron quitar la venda a todos los demás, y según las iban quitando, la reacción de los alumnos era la misma que la de la profesora, sonreían y preguntaban lo que había pasado. Esa mañana fue especial, ya que Margarita y Teresa se encargaron de explicarles a todos, lo importante que es mirarse en el espejo por las mañanas, y esperar a que el reflejo les devolviera una sonrisa.

Ninguno de los ojos vendados había sonreído esa mañana delante del espejo, así que aprendieron que a partir de entonces, se ocuparían de abrir bien los ojos, ver el espejo y mirarse en él, para tener el mejor día cada día.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+, Pinterest,… o por Email, con los botones que puedes ver al final del cuento. Gracias.

2 pensamientos en “LUNES, EL MEJOR DIA PARA MIRAR

  1. Arquiphilia

    Leí sólo un par de cuentos pero mi favorito fue “Lunes, el mejor día para vivir”, por su sencillez y significado. Tiene un mensaje para los niños pero mucho más para los adultos. Los felicito por esta propuesta, es excelente!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>