cuento-infantil-el-abuelo-y-sus-nietos

LOS NUEVOS POBRES

Cuento Corto Infantil para niños, escrito por: Remedios Calderón G.

Los padres de Víctor estaban muy preocupados. Miranda hacía ya tres años que había perdido su trabajo y ahora Sergio acababa de quedarse sin el suyo.

– ¿Qué ocurre papá? – Preguntó Víctor. – ¿Por qué estáis tan tristes?

cuento-infantil-el-abuelo-y-sus-nietos

Miranda y Sergio se miraron a los ojos y luego los dos fijaron sus ojos en su hijo, y Sergio contestó:

– Hijo, no tenemos dinero para mantener este chalet y pagar a los criados. Tendremos que venderlo y mudarnos a una casa pequeña que genere menos gastos.

– Papá, ¿entonces ya no tendré piscina? –  Preguntó Sergio.

– No hijo, ya no tendremos piscina. Respondió su padre.

– ¿Y en las vacaciones no podremos ir a Disneyland Paris, mamá? – Preguntó Víctor a su madre.

– No, hijo mío, no podremos ir a Disneyland Paris.  – Respondió su madre.

Con todo el dolor de su corazón los padres de Víctor despidieron al chofer, al jardinero y a las dos criadas y vendieron el chalet.
Con el dinero obtenido compraron una casa pequeña a las afueras de la ciudad, en una barriada pobre que daba al campo.

Los primeros días fueron muy duros para ellos. Tuvieron que desprenderse de muchas comodidades a las cuales estaban acostumbrados.

Ahora Miranda tenía que hacer la comida y las tareas de casa. Sergio tenía que ayudar a su mujer y hacer algunas reparaciones en la casa y Víctor había perdido muchos de sus juguetes que ya no cabían en su nueva habitación.

Poco a poco se fueron adaptando a su nueva vida y comenzaron a hacer nuevos amigos.
Víctor ahora se iba a jugar con sus vecinos al campo, donde hacían columpios en los árboles y en verano se bañaban en el río.

Miranda y Sergio se iban a caminar por el sendero del campo. Sus vecinos les enseñaron a coger plantas del campo que eran comestibles: tagarninas, setas, palmitos, chumbos, moras…
sus vecinos a veces compartían de lo poco que tenían con ellos.

Miranda dijo a una vecina:

– Mira, he hecho unos roscos y quiero que los probéis.

En otra ocasión su vecina Adela, que había hecho callos, les regaló tres raciones; y otro día un vecino les trajo unos tomates que había cogido de su huerto.

Finalmente, cuando Sergio encontró un trabajo, Miranda, Sergio y Víctor no quisieron cambiar de casa ni de barriada, pues no querían perder el tesoro que habían encontrado, amigos como esos no se consiguen todos los días.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+,… o por Email, con el botón correspondiente a cada red social. Gracias.

  • Redacción
  • Historia
  • Enseña Valores
  • Educativo

Resumen

Cuento Infantil de una familia rica que se quedó sin trabajo y se fueron a vivir a una casa humilde. Hicieron grandes amigos y nunca se quisieron marchar.

4.3
User Rating: 0.0 (0 votes)
Sending

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Once + 8 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>