LOS NIÑOS FELICES DE BARRA VIEJA

Cuento Corto para niños y niñas, creado por: Silvia Hernández Suástegui

Erase de un lugar hermoso de sol, mar, arena y palmeras llamado Barra Vieja, donde viven criaturas preciosas de bellas caritas, con ojitos negros, de piel dorada con bello olor a canela y de cabellos rubios, tostados por los rayos del sol. Sus pies desnudos, cubiertos de botitas negras juegan, corren, brincan y se espinan. Si así son los niños felices de Barra Vieja.

Sus juguetes predilectos son una pelota hecha de un coco seco y no se diga de las culebrinas viajeras hechas de ramitas secas que evitan a la bruja Yumba se las rompa o se las pierda, pero también juegan con la luna y las estrellas a quienes consideran sus mejores amigas. Así se divierten los niños felices de Barra Vieja.

cuento-infantil-los-niños-felices-de-barra-vieja

Sus conversaciones entre ellos dejarían al mejor orador con la boca abierta. Pero lo más sublime y tierno es el amor y respeto entre ellos, sin importar edad o sexo. Todos se reúnen, hablan y juegan. Así se aman los niños de barra vieja.

FIN

Niños felices de Barra Vieja, los llevo en mi alma como una promesa.

  • Moraleja: No hay alma más hermosa que la de un niño.
  • Valores del cuento: Alegría, amistad, amor, comprensión y humildad.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

Opt In Image
¿Conoces las claves para motivar el aprendizaje en tu hijo?
Recibe semanalmente los mejores consejos para fomentar de forma positiva el aprendizaje y el comportamiento de tu hijo.

Y de paso, descárgate GRATIS un eBook de 20 páginas para entender las claves para motivar a los niños y ponerlo en marcha en tu casa el día después.

* No compartiremos tus datos con nadie. Newsletter libre de SPAM.

Compartir por WhatsApp

Deja un Comentario en este cuento

17 + tres =

2 comentarios
    • Silvia

      Este cuento fue inspirado por unos niños que viven en Barra Vieja, cerca de Acapulco, Guerrero, Mexico.

Siguiente CuentoKIARA, EL HADA SIN ALAS