LAS NATILLAS DE GUILLERMO

Cuento infantil para niños/as, escrito por: El Equipo de Cuentos Infantiles Cortos

Guillermo era un niño de casi dos años que apenas sabía pronunciar alguna que otra palabra, pero era muy inteligente, y se hacía entender por gestos, sonidos, sonrisas y miradas. Su madre y su hermana estaban todo el día regañándole, porque aunque era muy bueno, le gustaba mucho quejarse, y eso aburría a su familia.

Algunas noches, cuando no quería cenar las judías verdes con jamón que con tanto cariño sus padres le preparaban, se iba a dormir sin haber probado nada. Se bajaba de la silla, cogía su chupete, y se iba a la habitación tan contento, y hasta el día siguiente a la hora del desayuno, que por supuesto, desayunaba de todo, tostada, zumo, leche, galletas y pasas, que daban mucha energía.

cuentos-infantiles-cortos-desayuno

Una noche que había de cena verduras rehogadas, Guillermo empezó de nuevo con los quejidos y los llantos absurdos, así que su madre se puso seria y le dijo:

– “Cómo tu quieras, si quieres premio tendrás que cenar antes lo que se te ponga en el plato”.

Guillermo con una sonrisa y un gesto, dio a entender que quería saber cuál era el premio, y cuando su hermana le dijo:

– “Natillas que tanto te gustan, hermanito”.

Guillermo con una amplia sonrisa miró a su hermana y a su madre, y comenzó a cenar sin rechistar. Cuando terminó hasta el último trozo de calabacín del plato, abrió sus natillas y en un pis pas se las comió. Esa noche nadie se enfadó y él durmió mejor que nunca.

A partir de ese día, daba igual lo que hubiera de cenar, Guillermo se sentaba, cenaba y esperaba su premio con mucha ilusión. El pequeño aprendió a quejarse y protestar, únicamente cuando algo le dolía.

La cena se convirtió en el rato en que todos hablaban de lo que habían hecho durante el día, Guillermo escuchaba con mucha atención, y poco a poco, comenzó a decir más palabras, y … ¿a que seguro que adivináis cual dijo la primera?

– “Natillas”, ¡eso es!.

Desde entonces, entre Guillermo y su hermana no paraban de hablar, y de contarse todo lo que habían aprendido en sus colegios, y los padres de los niños se pusieron muy contentos porque la comunicación que existía en su familia era muy fluida y positiva.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al final del cuento. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nueve + 13 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>